Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
MÚSICA CON HISTORIA
El laúd es el instrumento más bonito que existe, asegura Hopkinson Smith, considerado el mejor laudista del mundo
Hopkinson Smith, considerado el mejor laudista del mundo, ofrece un concierto y participa en la grabación de un disco en homenaje a Manuel M. Ponce
Nelly Sánchez
04/06/2018
Compartida 12 veces
Marcar como favorita
Foto: Roberto Armenta

Que lo consideren el mejor laudista del mundo no es algo que a Hopkinson Smith le quite el sueño. Es más, dice que "no es necesario decir esas cosas".

"Si aprecian la música y lo que estoy haciendo, con eso es suficiente", considera.

"Es un momento de satisfacción, sí, pero la vida va por delante y no hacia atrás, sigo estudiando el instrumento, tomando nuevos proyectos y sigo intentando crear lo que imagino en la cabeza".

Smith, especialista en música renacentista, visitó Culiacán para participar en la grabación de un tema de Manuel M. Ponce, en el disco que ADLiB Music está preparando, con apoyos del Instituto Sinaloense de Cultura y la Fundación Cultural de la Guitarra, como un homenaje al compositor mexicano, por su 70 aniversario luctuoso.

En The Legend by the Legends, aún en proceso de grabación, participarán los mejores guitarristas del mundo y Hopkinson es uno de ellos. Grabó la Suite, en estilo antiguo por primera vez con laúd. Y durante esta estancia, ofreció un concierto ante estudiantes de música.

 

 

Música que toca el alma

Hace 40 años se enamoró del laúd.

"Porque es el instrumento más bonito que existe", dice, "y porque me toca el alma musical".

Y durante este tiempo se se ha dedicado a los instrumentos antiguos de cuerda pulsada, como el laúd y toda su familia de instrumentos, y también la guitarra barroca, la vihuela y la tiorba.

Para Hopkinson que el público actual escuche música renacentista puede coadyuvar a recuperar las emociones del interior.

"Hoy en día, con todo el jaleo que hay alrededor de nosotros, somos bombardeados de impresiones día y noche, el peligro es que la vida interior se va apagando, y justamente un instrumento íntimo, como el laúd, puede ayudar a abrir otra vez la increíble serie de pasiones y sensaciones que todo mundo tiene por dentro, pero que no se deja salir tanto como en épocas anteriores", advierte.

"El laúd es un instrumento intimo, que dice al oyente ven y escucha un poco".

 

 

La obra de Ponce

El teatro Socorro Astol se llenó de estudiantes de música y de guitarra, para escuchar a Hopkinson interpretar una selección de música del Siglo de Oro inglés para laúd y disfrutar de la música de 1600, que en Inglaterra fue muy apreciada por su calidad y belleza.

Pero la sorpresa de la noche fue la música de Manuel M. Ponce, un fragmento de la suite que grabó para el disco, la compartió también en el concierto.

"Manuel M. Ponce escribió en la Suite un par de movimientos en estilo antiguo, nosotros decimos neobarroco, neoclásico y no es el único compositor que tenía esta tendencia y curiosidad, Stravinsky también".

Pero la interpretación de estos dos movimientos fue un estreno mundial, pues no los tocó en la guitarra, sino en el laúd, idioma musical en el que se inspiró Ponce.

Para el laudista neoyorquino, que actualmente vive en Basilea, Suiza, Ponce es un autor que con su música trasmite el amor por los sonidos.

"Se siente su amor por los colores, la expresividad y la intimidad en el instrumento, como ocurre en las piezas neobarrocas", asegura.

"Nuca es fácil interpretarlo, porque uno entra, empieza a descubrir y después va descubriendo más, encontrando matices que lo llevan a otra dimensión. Pero es muy agradable y es un trabajo muy gratificante".

Por eso aceptó venir a Sinaloa y participar en el disco de homenaje a Ponce.

"Me lo propusieron y me cayó en un buen momento, tenía ganas de ir un poco en esta dirección, estoy muy contento de haber aceptado este proyecto que es enriquecedor", reconoce.

"Pero estamos grabando en un lugar muy caluroso, ¡33 grados!, y esto tiene sus desventajas, pierdes un poco la concentración y la energía, yo tuve al final del día entero los dedos como fetuchini", dice entre risas, pues en Basilea los veranos son de alrededor de 24 grados.

 

 

Los proyectos

Ahora, Hopkinson se concentra en el laúd isabelino, de ocho cuerdas, una sencilla y las demás dobles.

"El laúd fue el instrumento preferido en el renacimiento y hay montones de música para laúd. Yo me estoy concentrando en este momento en la música renacentista, hay varios capítulos en la historia del laúd que todavía no se ha documentado bien".

Además, tiene en puerta un proyecto musical de música de los siglos 16 y 17 para laúd y voz, con una cantante, y otra serie de proyectos con laúd y guitarra barroca.

 

 

PARA SABER:

Hopkinson Smith participará en el Festival Internacional de Guitarra de Taxco, Guerrero, del 15 al 20 de julio, donde hará un programa de música para Laúd, de la época isabelina.

 

 

EL LAUDISTA

Hopkinson Smith nació en Nueva York en 1946.

Se graduó en Harvard con honores en música en 1972.

Sus estudios instrumentales lo llevaron a Europa donde trabajó con Emilio Pujol y con el laudista suizo Eugenio Dombois.

Desde mediados de los 80, se ha centrado casi exclusivamente en los repertorios solistas para instrumentos de cuerda temprana.

Ha presentado y dictado clases magistrales en Europa oriental y occidental, en América del Norte y del Sur, Australia, Nueva Zelanda, Corea y Japón.

En 2010 recibió el premio de música de la región italiana de Puglia.

Vive en Basilea, Suiza, donde enseña en la Schola Cantorum Basiliensis.

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades