Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Columna semanal
El Octavo Día: Abril en Mazatlán
Espacio para la reflexión cultural
Juan José Rodríguez
08/04/2019
Marcar como favorita

Abramos con optimismo este mes de abril. Aprilis, abril, palabra que viene del latín, como todos los meses de nuestro calendario.

Lógicamente significa abrir, porque en esta época es cuando la tierra se abre para recibir las semillas que producirán los frutos.

Se cree también que la palabra abril deriva del griego aphròs, espuma de mar. Este mes estaba dedicado a Venus, diosa nacida de la espuma del mar, Afrodita.

Como la espuma de la olas que viene desde oriente, así como antaño hizo la Nao de China, este destino se yergue con brío y fuerza enjundiosa para demostrar su valía, a pesar de su gente que a veces se pelea sola para matar a la gallina de los ovoides dorados.

Una península que entra al mar como mano abierta, con playas sensuales y promontorios que arañan deslumbrantes el litoral, un faro que como puente de cristal hacia el cielo, nos invita a la aventura saludable de ascender con seguridad y firmeza a lo desconocido.

Mazatlán, perla encendida que se renueva con el nácar de un esfuerzo compartido. Una población que desafía el resto de vivir frente al elemento marino con alegría y disciplina. Aquí, la pobreza es un estado de ánimo que se derrota con esfuerzo y vida.

Su Centro Histórico es testimonio de la ofrenda arquitectónica de sus antepasados. La calles que buscan la sombra entre portales de piedra fresca y ventanales con madera luminosa invitan a no dejar de caminarlas.

Aquí, el Carnaval dura todo el año y se es anfitrión 365 días y uno más. Hasta un pobre se siente billonario, si actualizamos el corrido acorde con la inflación.

La mayor flota pesquera de País cumple su cometido de brindarle suficiencia alimentaria sin descuidar la mayores normas de seguridad ecológica.

El turismo recreativo y de convenciones cuenta con las mejores instalaciones para el encuentro.

Tres islas vigilan cada crepúsculo, que la luz del sol no le falte a nada ni a nadie. Abril sonreía feliz junto a mi ventana, decía el poeta Antonio Machado.

Venus, la diosa, nació de la espuma. Enamórese de Mazatlán y vuélvase uno solo con cada una de sus olas y sus fiestas.

Frente a nuestro Trópico de Cáncer, algo sucede. Se eleva Mazatlán ante el oleaje de la cuenca del Océano Pacífico como una escala náutica con proa rumbo a lo novedoso. Que este aprilis sea, para todos, provechoso.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades