Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Columna semanal
El Octavo Día: Por favor, sin tanta retórica
Espacio de reflexión cultural
Juan José Rodríguez
11/02/2019
Marcar como favorita

La frase que da título a este texto era muy usada cuando alguien urgía a evitar rollo o discurso innecesario en una conversación.

Sin embargo, en su origen, era la expresión máxima de la inteligencia en un mundo sin universidades e imprentas, dicho sea en orden de aparición.

La retórica se entendía en los tiempos clásicos de Grecia como “el arte de conducir a las almas mediante palabras”.

Algo queda aún de eso. La publicidad es retórica de urgencia que nos hace creer que Mejor Mejora un Mejoral o que La familia pequeña vive mejor.

Mucho antes de esto se definía, en palabras de los tratadistas clásicos, como el ars bene dicendi, esto es, la técnica de expresarse de manera adecuada para lograr la persuasión del destinatario. El arte del buen decir.

¿Cómo surgió la idea de darle cuerpo a la forma de hablar? La retórica nació alrededor del año 485 a. C. en la ciudad siciliana de Siracusa, técnicamente una colonia griega, cuando Gelón y su sucesor Hierón I expropiaron las tierras a sus ciudadanos para adjudicárselas a miembros de su ejército personal.

Con la llegada de la democracia y el derrocamiento de los tiranos, los perjudicados pretendieron recuperar sus propiedades y esta situación provocó una serie de pleitos en los que se manifestó la importancia de la elocuencia o arte de hablar bien y persuasivamente para conseguir las recuperaciones.

Así pues, su origen no está vinculado a lo literario sino a lo judicial, y estrechamente relacionado con lo político.

Fue ese un tiempo de grandes oradores, cosa que llegó a Roma y por eso recordamos a tribunos como Cicerón o Séneca. Marco Antonio logró ser emperador después de dar un discurso encendido a la muerte de Julio César.

La retórica era y es una disciplina transversal a distintos campos de conocimiento que se ocupa de estudiar y de sistematizar procedimientos y técnicas de utilización del lenguaje, puestos al servicio de una finalidad persuasiva o estética, añadida a su finalidad comunicativa.

No solo trataba de comunicar, sino de decirlo bonito, con convencimiento y con vencimiento. (La frase anterior ya es un juego de palabras retórico).

Abarca la ciencia de la literatura, ciencia política, publicidad, periodismo, ciencias de la educación, ciencias sociales, derecho, estudios bíblicos, etcétera.

No en balde los abogados tienen que manejar bien el lenguaje y los políticos ni se diga.

Antes había concursos de oratoria por todos lados y figuras como Luis Donaldo Colosio surgieron de concursos estudiantiles.

El sacerdocio no era necesariamente una labor retórica, aunque los sermones son importantes, el trabajo de los ministros está supeditado a los libros sagrados y las ceremonias.

Hoy, la gente de la farándula y el espectáculo necesita más que nunca dominar más este arte cuya más sentenciosa versión está en los tuitazos.

Veamos esta frase sencilla de Sophia Loren: “Si tu cuerpo está lejos de ser perfecto, si tu piel no es tan transparente como quisieras, o si eres pequeño, no es una tragedia. La belleza tiene otros mecanismos, proviene de otras fuentes”.

Una gran verdad, dicha con retórica, que sin querer, nos revela el secreto de la retórica.

La belleza está en saber recrearla y compartirla, aunque no esté presente, transmitiendo con palabras su verdadera esencia.

Así es como nace la poesía.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades