Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
CORRUPCIÓN
El Tiburonario quedó en un lodazal: Esperanza Kasuga
Este proyecto es un monumento a la corrupción en Mazatlán, expresa la ex regidora
Sheila Arias
09/05/2018
Marcar como favorita
Foto: Andrés García

La ex regidora Esperanza Kasuga Osaka está convencida de que el Tiburonario es el gran monumento a la corrupción en Mazatlán.

Dos años antes de abrir este recinto, en 2014, denunció las condiciones y pidió una investigación a la Auditoría Superior del Estado y a la Federación... y sigue sin respuesta.

En la administración pasada de 2014 a 2016 ella coordinó la Comisión de Seguimiento de este caso en el Cabildo mazatleco siendo regidora por el PRI. Exigió estudios internos, todos evidenciaron deficiencias, a pesar de ello, el Gobierno del Estado decidió concluir la obra.

“Fue polémica desde inicio, desde el momento de la entrega recepción de las etapas y del proceso de las cuatro licitaciones desde ahí ya está sospechosa. Al final de 2016 todavía se le invirtieron cerca de 20 millones de pesos, es cuando Humberto (Becerra, también regidor de oposición) y yo recomendamos que se hiciera un peritaje de todo lo que estaba ya construido”, aseguró.

El diagnóstico, dijo, se lo recomendaron al nuevo contratista, a la Dirección del Acuario y al entonces Alcalde Carlos Felton González, pero no se hizo.

En 2014 Kasuga Osaka y su compañero de partido, Humberto Becerra, denunciaron en la ASE, pidieron auditorías del proceso de licitación de las cuatro etapas de la obra, las que iban hasta ese momento. Y siguen esperando, ninguna autoridad ha resuelto nada, al menos, no les ha notificado.

El lunes InnDaga, unidad de investigación e innovación de Noroeste, publicó una investigación que revela cómo 30 ex funcionarios y ex servidores públicos intervinieron en el proceso de esta obra que inició en 2010, además el recurso público no se auditó, pero su presupuesto casi se triplicó, pues llegó a los 82 millones 803 mil 300 pesos.

La obra proyectada para construirse en 2 años tardó 6. Fue inaugurada en diciembre de 2016.

Sin embargo, el 1 de febrero de 2017, un acrílico colapsó, apenas 38 días después de su apertura, desde entonces el Tiburonario está cerrado, asegurado por la Fiscalía General del Estado.

Para Kasuga Osaka la obra estuvo mal desde el principio.

“Desde la estructura, dos veces se hicieron las perforaciones y la cimentación... tenía paredes humedecidas, cuando entramos como regidores (en 2014) ya estaba la obra, tenía agua, no operaba ¿por qué?, porque estaba mal hecha, y de todos modos se le invirtieron 20 millones de pesos, pero no dudamos que hay moches. ¿Cómo se atreven a la terminación de la obra cuando todo lo demás estaba bajo sospecha de la calidad?”, cuestionó.

 

-Habla de 'moches', ¿hubo corrupción?

Yo creo que es el monumento a la corrupción, desde el inicio hasta el final.

 

 

Ya han pasado ocho años del inicio de la construcción, y la ex Regidora exige respuestas.

“Total impunidad. Este tipo de acciones la autoridad no ha aclarado, se echan la culpa, es lo que crea esa desconfianza con los ciudadanos, esa falta de transparencia, esa obra que hubiera sido emblemática para Mazatlán quedó en un lodazal”, aseveró.

 

 

Expedientes... 'abiertos'

Han pasado 15 meses del colapso del Tiburonario y las investigaciones siguen “abiertas”, pero sin informes públicos.

De la Fiscalía General del Estado se informó que el caso no tiene fecha de “caducidad”, que la investigación está en tiempo legal, y cuando haya información se dará a conocer, pero limitada. La Fiscalía tiene asegurado el Tiburonario desde el año pasado, y de los avances del caso nada se sabe.

La misma situación impera desde la Auditoría Superior del Estado, ayer se informó que la investigación iniciada antes del colapso, concluyó y está en el Congreso del Estado, pero el expediente por el colapso no ha concluido, sigue abierto.

Lo que sí aclaró la ASE es que nada puede informar todavía de esos avances. En ese contexto los dos órganos de investigación mantienen el caso, en situación similar.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades