Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
ELECCIONES 2018
ELECCIONES 2018: Robespierre Lizárraga Otero, el brazo derecho de Cuén
La política y ‘sueños de fuga’ siempre estuvieron presentes en Robespierre Lizárra Otero, sin embargo, en ambos casos el panorama era difícil
Claudia Beltrán
29/05/2018
Compartida 6 veces
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

La política y "sueños de fuga" siempre estuvieron presentes en Robespierre Lizárra Otero, sin embargo, en ambos casos el panorama era difícil.

Para ser político, requería dinero, padrino, partido y no tenía, como tampoco algún talento extraordinario que lo hiciera brillar por sí mismo y abrirse paso en ese mundo.

Y para irse, la situación era algo similar: no tenía dinero, pero sí una hermana en España, que se fue a estudiar un posgrado en Barcelona, y ya no regresó.

Su hermana lo animaba a irse, pero él le decía que si no tenía dinero para el avión, menos para mantenerse allá, ella le decía que no se preocupara por la estancia.

Cuando tiene la oportunidad de irse, la política corta de tajo ese "sueño de fuga", ya que en 2010, se le propone ser secretario particular de Héctor Melesio Cuén Ojeda, quien buscaba la Alcaldía de Culiacán, impulsado por el PRI.

 

 

Su origen

Lizárraga Otero es actualmente candidato a la Presidencia Municipal de Culiacán por la coalición Por México al Frente, integrada por PAS, PAN, PRD Y Movimiento Ciudadano.

En 2016, también fue candidato a la Alcaldía de Culiacán impulsado por el PAS, contendió contra el priista Jesús Antonio Valdés Palazuelos que resultó ganador.

A la par de ser candidato a la Alcaldía por el PAS, Lizárraga Otero encabezó la lista de regidores de representación proporcional.

Por segunda ocasión contenderá contra el priista Valdés Palazuelos, quien busca reelegirse.

Lizárraga ve posibilidad de triunfo, porque el escenario político es diferente.

Hay una elección, indica, con un PRI debilitado y Morena, "pegará", pero más al PRI.

El pasista tiene 36 años de edad, es originario de este municipio. Marco Apolonio Lizárraga, su padre, es Ingeniero Civil, y María Isabel, su madre, Contador Privado.

Tiene una hermana de nombre Ruth, quien se fue a Barcelona, España, a estudiar una maestría. Y allá se quedó.

También tiene medios hermanos, con quienes se lleva muy bien, menciona. Está casado y tiene un niño de 10 meses de edad, su adoración.

Fue criado por dos mujeres: su abuela y madre, sin embargo, siempre vivió con la primera.

"A mí me crió mi abuela como el décimo hijo que le faltó, siempre viví con mi abuela y abuelo".

 

 

Transparencia

Lizárraga Otero se considera una persona honesta, tranquila. No tiene problemas personales con nadie.

Asegura que puede dar su declaración patrimonial, abrir la puerta de su casa, la de los bancos y quien quiera puede consultar el Registro Público de la Propiedad.

Vive de sus ingresos, que no han sido nada malos, primero como Diputado, después como Regidor. Tiene registro de su dinero que entra y sale. No se le encontrarán carros de lujo, tampoco terrenos, casas.

Sale adelante también con sus ingresos como catedrático de la Facultad de Derecho de la UAS donde todos los días, a las 07:00 horas imparte clases.

"Yo me considero honesto, y quien diga lo contrario que le busque y a las pruebas nos remitimos", expone.

Ni como Diputado, ni Regidor le han ofrecido dinero. Sólo ha escuchado que esos sobres sí circulan.

"No me tocó, no me ofrecieron, porque sabían que les iba a decir que no, yo no acepto ningún sobre y que sí circulan, tampoco te puedo decir yo lo vi, pero me he enterado que sí circulan los sobres de dinero", subraya.

Lizárraga Otero considera que recibir dinero de alguien, es un "amarre de manos", es tener un "patrón", y lo más importante, es perder la libertad.

En esta elección competirá con lo que ganó como Regidor y competirá contra el "capitalón" de Valdés Palazuelos.

"Yo tengo lo que gané, y eso a mí me da mucha seguridad, yo no le acepto dinero a nadie, porque luego al rato son tus patrones, al rato generas compromiso, yo valoro mucho mi libertad, en ese sentido ando a gusto".

 

 

La semilla en la política

En su etapa de estudiante, siempre anduvo de "grillo". La política siempre le gustó, la empezó a practicar en su escuela.

En 1993, estudió secundaria en la Federal Número 1, donde fue presidente de la Sociedad de Alumnos. Le apasionaba organizar eventos, sacar fondos, pintar aulas.

En la preparatoria hizo lo mismo. En la Emiliano Zapata, fue consejero universitario. Cuando participaba, definía una estrategia, analizaba cómo lograr su objetivo.

Su carrera profesional la hizo en la Facultad de Derecho de la UAS, donde fue consejero técnico y posteriormente consejero universitario. Ahí le costó trabajo el objetivo, debido a un plantel politizado con más de 4 mil alumnos.

En las aulas los alumnos pueden obtener formación política, independientemente de participar en un partido político, considera.

"Cuando ya egreso de la licenciatura, ya tenía determinada formación política en cuanto a debate, discurso, contenidos que hay que manejar, en cuanto a estrategia de penetración en un mercado electoral", añade.

Un mes de mayo termina su licenciatura y en junio, empezó a estudiar su Maestría en Derecho Electoral.

"Yo siempre tuve sueños de fuga, tengo una hermana que terminó su licenciatura y se fue a hacer su posgrado a España, siempre me decía: ¡anímate!, ¡vente!, 'esto es de animarse', me decía", explica el pasista.

 

 

Su ingreso a la UAS

Cuando era consejero universitario en la Facultad de Derecho conoció de vista a Héctor Melesio Cuén Ojeda, quien estaba en campaña para Rector.

En ese entonces no era del círculo cercano de él, sólo un simpatizante más que votó por él para ser Rector. En esa etapa lo conoció.

Ingresó a trabajar a la UAS por el licenciado Ramón López, que fue director de la Facultad de Derecho y después director de Recursos Humanos. Primero estuvo con él en su despacho, poniendo en práctica la teoría enseñada en aulas.

López le pide ayudarlo en la organización de expedientes laborales en la UAS. Al paso de los meses, Lizárraga Otero recuerda manejaba más los temas de la universidad, que los del despacho.

En Recursos Humanos su plaza fue coordinador administrativo, asistente del director.

"Así fue como entré a la UAS".

 

 

Su relación con Cuén

En 2010, cuando Cuén Ojeda intenta ser Gobernador, empiezan a pedirle una serie de documentos para el órgano electoral.

Un amigo en común de Cuén y de él, de favor le pide redactar oficios, elaborar tarjetas, hacer análisis.

Cuando Cuén Ojeda no puede ser candidato del PAN a la gubernatura y se va por la Alcaldía, le piden hacer un análisis Dafo donde exponga debilidades, fortalezas.

Ante la existencia de algunas dudas en ese estudio, le piden vaya a explicarlo. En esa reunión Lizárraga Otero menciona sintió que a Cuén Ojeda le gustó la exposición.

A partir de ahí empieza a "colarse" en el grupo y se dedica a ser necesario para todo, desde lo más sencillo, hasta lo más importante.

"Porque sí decían: ¿quién hace este escrito?, ¡yo lo hago!", "¿Quién hace el borrador?, ¡yo lo hago!", "¿Quién va al Oxxo por las cocas?, ¡yo voy!", recuerda.

Después manejaba mucha información electoral.

En 2010 Cuén Ojeda arrancó campaña electoral con su secretario particular, quien renuncia al cargo y es cuando lo proponen a él.

Se ocupaba a alguien joven. Él tenía 27 años, soltero, con todo el tiempo del mundo para meterse en la actividad, comenta.

Cuando lo llaman, inmediatamente acepta, recuerda Lizárraga Otero. Era su oportunidad.

Pero estuvo en la disyuntiva: aceptar ser secretario particular o irse a España, donde ya había sido preinscrito, previo a un protocolo de investigación.

Eso fue en junio, en agosto debía estar en España, porque en septiembre iniciaban clases en la universidad.

"Entonces no me fui, y aquí me tienes, y mis sueños de fuga y academia se quedaron ahí", destaca.

Después de la Alcaldía, acompañó a Cuén Ojeda en su proyecto por el Senado, así como en la formación del Partido Sinaloense.

Cuando forman el PAS, muy poca gente quería ser candidato. En 2013 batallaron para armar la planillas de regidores. La gente decía que no llegarían y sólo se "quemarían".

En esa elección, señaló, tuvieron el mejor de los resultados, logrando tres diputaciones en Congreso del Estado, una de ellas la de él, y varias regidurías.

 

 

Pierde en 2016 la Alcaldía... pero le va bien

Robespierre Lizárraga Otero perdió la Alcaldía de Culiacán en 2016 pero asegura que le fue bien.

Jesús Valdés ganó con 116 mil votos y él obtuvo 57 mil 313 votos a pesar de poco trabajo, posicionamiento político y poco recurso económico, ya que participó con el dinero que se obtuvo como diputado, añadió.

El PAS también lo apoyó, así como amigos y familia, quienes lo ayudaron a repartir volantes, lo cual fue suficiente para mandar al PAN al tercer lugar, continuó.

Además se consolidan como la segunda fuerza política. En esta ocasión confía le irá mejor, porque nunca se dejó de trabajar para fortalecer al PAS.

En esta elección espera de la gente un voto razonado.

 

 

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades