Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
BUSCABA VENGARSE POR ROBO
Empresario de Puebla ordenó descuartizar a 6 hombres que le robaron, pero 2 eran inocentes
El empresario Jorge Aduna y sus escoltas secuestraron y asesinaron a seis jóvenes en venganza por un presunto robo
Sinembargo.MX
11/03/2016 | 11:46 AM
Marcar como favorita
Foto: Sinembargo.MX

MÉXICO (Sinembargo.mx)._ Dos de los seis hombres que fueron secuestrados, descuartizados y calcinados por el empresario poblano Jorge Aduna Villavicencio y sus escoltas como venganza por haber entrado a su casa a robar, son inocentes.

La investigación de la Fiscalía General del estado determinó que Román Limón y Marco Cuautle no participaron en el atraco contra la familia y ni siquiera tenían relación con los otros delincuentes.

De acuerdo con el empresario, los seis hombres entraron con violencia a robar a su casa; sin embargo, el hecho nunca fue denunciado.

Aduna Villavicencio, a través de sus escoltas, entre ellos el ex policía ministerial Ricardo López Meza, ordenó la búsqueda y desaparición de los jóvenes.

Entre los responsables por las muertes de los jóvenes también se encuentra el ex agente de la Agencia Federal de Investigación, Yosafhat Berlanga Flores.

Además fueron identificados como participantes directos Alejandro Páez Valenzuela y José Emanuel Limón Meneses, también escoltas del empresario.

Esos sujetos lograron ubicar a los seis jóvenes que participaron en el robo a través de un iPad que había sido robada el día de los hechos.

Una vez identificado uno de los probables responsables, se dieron a la tarea de ubicarlos y privarlos de la libertad, para posteriormente trasladarlos a un inmueble en la colonia San José El Conde, al parecer de la propiedad de Jorge Aduna, en donde fueron asesinados y después sus cuerpos fueron descuartizados, incinerados y tirados a una coladera.

El pasado 20 de febrero, la dependencia estatal dijo en conferencia de prensa que algunos de los asesinados no participaron en el delito contra la familia de Aduna, pero no dio nombres.

Fuentes de la Fiscalía de Puebla revelaron al Periódico Central que Román Limón y Marco Antonio Cuautle eran inocentes.

En una investigación realizada por el periodista Edmundo Velázquez, el mismo diario corroboró estas afirmaciones.

En un recorrido hecho en la colonia Lomas de San Miguel, en la ciudad de Puebla, donde supuestamente vivían los delincuentes, vecinos de la zona revelaron que Marco Antonio Cuautle, levantado el 28 de octubre del año pasado, era lechero además de que repartía su producto en la zona, pero vivía en Cholula.

En el caso de Román Limón Gómez, levantado el 12 de noviembre, sus familiares y amigos dijeron que no tenía un trabajo fijo, que vivía en la zona pero no estaba relacionado con los otros cuatro delincuentes.

La semana pasada, el Juzgado Cuarto de lo Penal dictó auto de formal prisión en contra del empresario gallero Jorge Aduna y seis detenidos más entre ellos Javier Cruz Ventura y José Felipe Riveros Hernández, ministeriales responsables de la desaparición de seis jóvenes de Lomas de San Miguel.

 

 

 

 



LOS ASESINADOS

La Fiscalía General de Puebla estableció que el 19 de octubre de 2015, Marco Antonio Cuautle Cuautle, de ocupación lechero, quien iba a bordo de su camioneta Chevrolet Silverado con placas del estado de Puebla, fue el primero en ser “levantado”.

El 28 de octubre de 2015, Román Limón Gómez viajaba en compañía de su esposa y su hija en un vehículo, cuando fue interceptado y secuestrado por unos sujetos que iban en dos camionetas, una con vidrios polarizados y otra de color rojo.

El 12 de noviembre de 2015, Pedro Negrete Orea y Luis Ángel Flores Gutiérrez, de manera simultánea, fueron privados de la libertad engañados mediante ofertas de trabajo.

El 26 de noviembre de 2015 desapareció Rogelio Rivera Osorio. Fue visto por última vez en compañía de un sujeto que usaba sombrero, quien también le ofreció trabajo y hoy está plenamente identificado como uno de los escoltas detenidos.

El 27 de noviembre de 2015, Bryan Gerardo Torres Sandoval, fue atraído con engaños, le prometieron comprarle cocaína. Una persona se acercó y lo privó de su libertad. Se trata del mismo sujeto que habría secuestrado a Rogelio Rivera y que también tuvo contacto con Pedro Negrete y Luis Ángel Flores.

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades