Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
DÍA DEL PADRE
Entrena Luis Márquez para ser un padre ejemplar
El creador de Ludus Magnus aprendió de su padre que hay que seguir los sueños, que todo se puede y a ser la figura que admiren sus hijos
Nelly Sánchez
13/06/2019 | 10:00 AM
Marcar como favorita
Foto: Marco Ontiveros

Con un futuro prometedor como agrónomo especializado en fertirrigación y bioquímica, un buen día, Luis Márquez se sinceró con su padre y le dijo que lo suyo no era el campo, sino el deporte.

"Fíjate papá, yo siento que en esto soy bueno, siento que en esto soy mejor que en nada y me levanto todos los días con ganas de hacerlo, el deporte es mi vida", le dijo.

Tenía entonces 24 años, pero desde los 15 ya era un entrenador certificado. Durante 10 años alternó sus estudios de preparatoria y la universidad, con su trabajo como entrenador.

Entonces, su padre, Jesús Humberto Márquez (qepd), le dio un consejo que ha seguido a lo largo de su vida: "Si tú crees que puedes hacerlo bien y te gusta tanto que te levantas pensando en eso todos los días, eso es, persíguelo", le aconsejó.

Hubo otro consejo que también le dijo: "Sé el ejemplo que guía, la figura a la cual sigan o al que traten de imitar".

Ahora esa es la filosofía que comparte con sus hijos: Mariana y Luis.


El deporte

Hijo de Jesús Humberto Márquez y Hermelinda Cañedo, Luis Márquez, especialista en fitness, entrenador personal, creador del gimnasio Ludus Magnus, comenzó su vida en el deporte desde muy pequeño.

"Inicié como a los 5 años, pasé por una serie de procesos deportivos, desde karate, atletismo, triatlón, etcétera. Siempre apoyado por mis papás, algo que tengo que agradecer a mi padre es haber tenido siempre su apoyo para lo deportivo, lo cultural", comparte.

"Nunca hubo una limitación y no hablo de dinero, sino del apoyo real como padres, en el sentido de traslados, de elegir un deporte, cambiar de deporte, siempre con el apoyo y responsabilidad de que lo que fuera deporte lo podría desarrollar, me decía".

Ahora que Luis es padre, comprende que esa fue la estrategia para mantenerlo ocupado, lejos de la calle y de los vicios.

"Esa fue su estrategia y gran parte del apoyo que me dio fue porque él no lo pudo hacer, entiendo que uno como padre quiere darle a los hijos lo que uno no tuvo y creo que es parte de lo que hicieron mis padres conmigo".

Aunque estudió agronomía y se dedicó un tiempo a ella, su pasión por el deporte le ganó y ahora es un empresario exitoso en este ramo.

"Siempre hubo el apoyo, nunca limitación, ni me dijeron 'oye por qué no lo piensas mejor', siempre fue apoyo total de decirme 'si tú crees que eres bueno y eso te hace feliz, dale', ambos fueron claves para que yo esté en este momento aquí".

 

Ludus Magnus

Luis Márquez inició en el negocio del fitness, siendo socio de Quantum Quality Fitness Studio, con él cual llegó a tener cinco sucursales.

"Q Studio fue un negocio maravilloso en el cual yo estaba asociado, pero con la madurez personal elegimos ciertos caminos, mi socia en ese momento y yo tomamos decisiones y optamos en quedar como amigos y dividir el negocio en dos ramas", comparte.

"Yo me dediqué un poco más al entrenamiento personal, al fitness, y ella un poco más al wellness, y se bifurcó y cada quien tomó su camino.

Ludus Magnus inició hace casi 5 años, los dos primeros años fueron el detonante, se les vino la chamba encima, y ahora tienen cuatro sucursales ubicadas en las colonias Tierra Blanca, Terranova, La Conquista y en la Guadalupe.

Sabíamos que tendríamos éxito porque lo hicimos con mucho cariño mi equipo y yo, pero no sabíamos el impacto que íbamos a tener, lo que podíamos desarrollar, hasta que empezamos a ponerle orden gracias a una empresa que nos ayudó y empezamos a despegar con más estabilidad".

Y ese éxito lo ha alcanzado gracias a que tuvo un motor que lo impulsaba: su esposa Cony Mendoza.

"Yo creo que a quien más le debo el haber detonado el Programa 22/22 fue a Cony, mi esposa, ella me dijo 'ya desarrolla ese programa', porque lo venía haciendo desde hacía bastante tiempo y dijo '¿por qué no lo lanzas ya?, haz un programa piloto'.

Empezamos con nueve personas y a vuelta de un año eran 900 por programa, se hizo un buen trabajo, pero es gracias a la familia que te impulsa".

La familia

Luis conoció a Cony hace 25 años y se casaron hace 11. Ambos con el mismo gusto por el fitness, la salud, el deporte.

"Creo que todo fue causalidad, es una persona que siempre me ha apoyado también, nunca había en ella dudas de estar conmigo ni de perseguir el mismo sueño, ella es odontóloga y se ha venido adentrando en el mundo del fitness, ahorita es muy buena repostera, terminó su carrera de chef, diseña y hace postres saludables".

Juntos han hecho un gran equipo y ella como Luis, es parte fundamental de Ludus.

La llegada de sus hijos ha venido a completar la familia. Para Luis sus hijos son la inspiración que lo levanta cada día con propósito y responsabilidad.

"Son un motor grande de poder darles no solamente lo económico, sino la educación, el tiempo y el ejemplo", reflexiona.

"Tengo una frase que utilizo en algunos post, que me nace escribir en redes sociales. algo que me decía mi papá desde hace mucho tiempo: 'Sé el ejemplo que guía, la figura a la cual sigan o al que traten de imitar'".

El mayor legado

Que su padre hiciera hincapié en que todo se puede en esta vida, marcó la vida de Luis Márquez, y ese es uno de los mayores legados que le dejó.

"Yo tuve un gran padre, a pesar de que no era el más platicador del mundo, tenía su particular sentido del humor, el cual disfrutábamos mucho y muchos dichos, pero yo creo que fue un ejemplo de vida, por lo que logró, desde dónde salió y cómo lo hizo", comparte.

"Él fue alcohólico anónimo y dejó de beber cuando yo nací, yo no lo entendí hasta que asistí a Al-anon, y creo que me marcó. Nunca lo vi beber, aún así hubo un programa de recuperación en mi casa y creo que ha sido clave ver lo que ellos hicieron para que yo estuviera bien".

Ahora, ser un ejemplo para sus hijos es lo que lo mueve y no se trata de cometer o no errores, asegura, sino de darles una mejor plataforma.

"Creo que lo fundamental es ser ejemplo en todo: un niño no va a comer bien si tú no comes bien, no va a hacer deporte si tú no haces deporte, no va a ser responsable si tú no eres responsable, hay mucho honor en el hecho de ser padre, en honrar todo lo que tú haces y dices con ellos".

Llegar a casa para él es un remanso, aún y cuando su trabajo le apasiona y podría dedicarse a él 24 horas sin necesidad de dormir, llegar a casa es la descripción de felicidad.

"Estar con ellos es diferente, yo creo que es donde ves reflejados muchos de tus esfuerzos, de tus logros, el reflejo de lo que has llegado a ser como persona hasta este momento y por eso es grato verlos, cuando te abrazan, te besan", comparte.

"Simplemente le digo a mi esposa que el verlos a los tres dormidos en la misma cama es un confort, yo creo que otorga mucha paz que tus hijos están en casa, que están bien, que no tienen una enfermedad, que se divirtieron, que jugaron, es un logro y también saber que son prestados, que los vas a tener un rato y hay que disfrutarlos".

Salir los domingos a desayunar, ir al cine, al parque, es algo que Luis Márquez disfruta hacer con su familia. Pero lo que más les gusta a Mariana, de 9 años, y a Luis, de 5, es la actividad física: correr, saltar, llevar a pasear los perros.

"Todo lo que sea actividad física lo disfrutan mucho, quién sabe por qué", dice entre risas. "Normalmente corremos algunas carreras juntos, sí tenemos actividades deportivas juntos".

Se acerca el Día del Padre y el día lo pasará Luis Márquez en familia, visitará la tumba de su padre y comerá y convivirá con sus hijos, su esposa y su mamá.

 

 

"Que yo esté aquí es por mis papás, ellos están en el poco o mucho bien que esté haciendo, en el que haya logrado ciertas metas, la calidad de vida, la salud, el comportamiento con la gente, con mi esposa, tiene mucho que ver en cómo viví yo en mi casa".

Luis Márquez

Entrenador

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades