Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Es cuna de literatos
El Conaculta edita la Guía Literaria del Centro Histórico, lugar donde varios escritores han dejado su huella
01/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
MÉXICO (NTX)._ El Centro Histórico de la capital mexicana ha sido cuna de destacados escritores como Sor Juana Inés de la Cruz o Carlos Monsiváis, y fuente de inspiración para otros tantos personajes que han contribuido al desarrollo intelectual de México.
Por eso, sus calles y edificios como el Museo de Medicina Mexicana, el Claustro de Sor Juana, el Hotel Cortés o la Casa de los Condes de Miravalle, siempre serán dignos de ser visitados, sobre todo en esta época vacacional, que permite recorrerlos con libertad.
Para ello, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y Teléfonos de México editaron la Guía Literaria del Centro Histórico, que describe algunos de estos predios y ofrece una pequeña semblanza de estos literatos y personajes de la historia que han hecho de esta zona de la capital un lugar imprescindible.
Por sus casi mil manzanas, los escritores mexicanos no sólo han paseado, han escrito, tomado café o editado sus libros; también han nacido y muerto pero, sobre todo, han dejado huella de lo que significó para ellos este lugar en obras literarias como Tradiciones y leyendas mexicanas, de Juan de Dios Peza, o A ustedes les consta, de Carlos Monsiváis.
El Centro Histórico vio nacer a personajes como los escritores Juan de Dios Peza (1852-1910), en la calle de Luis González Obregón 16, a un costado del Convento de la Encarnación; al conde de la Cortina (1799-1860), en República de Uruguay 94; al historiador Daniel Cosío Villegas (1898-1976), en Isabel la Católica 97, y al poeta Jaime Torres Bodet (1902-1974), en Allende 8.
El Museo Histórico de la Medicina Mexicana o el Palacio de la Inquisición, ubicado en Brasil 33, debe su nombre al general Vicente Riva Palacio, quien guardó por un tiempo el archivo de la inquisición y de ahí tomó historias para sus novelas con personajes célebres como Martín Garatuza, condenado a morir por suplantar a un sacerdote.
El predio, ubicado en la calle de Ayuntamiento 33, fue el lugar donde el cronista oficial de la Ciudad de México, Artemio del Valle Arizpe, vivió durante la década de 1920 y fue lugar de inspiración para su colección de leyendas sobre el Centro Histórico o el Anecdotario de Manuel José Othón.
Fray Toribio de Benavente Motolinia tuvo su lugar de inspiración para escribir crónicas del Siglo 16 en el desaparecido Convento de San Francisco, ubicado en Madero 7, y del que en la actualidad sólo se conserva la iglesia principal y algunas partes de sus edificios.
La primera hospedería de México, ubicada en lo que hoy es el Hotel Cortés, en avenida Juárez 85, fue donde el profesor de Juan Rulfo y cuentista mexicano Efrén Hernández, halló inspiración para escribir su famoso Tachas, uno de los cuentos mexicanos más bellos.
La juventud del poeta tabasqueño Carlos Pellicer transcurrió en el predio ubicado en Moneda 12, mientras que en Mina 93 el también bardo Xavier Villaurrutia vivió durante la década y su vida nocturna por el Primer cuadro le sirvió de inspiración para su obra.
El Convento de San Jerónimo, localizado en Izazaga 92, hoy Universidad del Claustro, dio cabida a la llamada Séptima Musa, Sor Juana Inés de la Cruz, pero no sólo eso, durante el Siglo 19, albergó a la Sociedad Nezahualcoyotl, integrada por Manuel Acuña y Agustín F. Cuenca. Posteriormente fue convertido en el Smyrna Dancing Club, lugar favorito de Salvador Novo y Xavier Villaurrutia.
Donde hoy se encuentra el Palacio de Bellas Artes estaba la casa de Rosario de la Peña, considerada la musa más importante del romanticismo mexicano e inspiradora del famoso poema Nocturno, de Manuel Acuña, y otras obras de autores como Ignacio Ramírez, José Martí y Manuel M. Flores.
Caso similar es el de Doña María Ignacia Rodríguez de Velasco y Osorio Barba, La güera Rodríguez, quien habitó el inmueble localizado en el cruce de las calles de Madero e Isabel la Católica.
Célebre figura histórica, inspiradora de escritores como Salvador Novo y Artemio de Valle-Arizpe, y musa de personajes como Agustín de Iturbide y Simón Bolívar.

OTROS RECINTOS
- La actual sede del Senado de la República, en Xicoténcatl 9, fue la casa del general Vicente Riva Palacio, mientras que el poeta de la generación de Contemporáneos, Jaime Torres Bodet, habitó el inmueble de Allende número 8 desde que nació y el escritor Juan Rulfo vivió algunos de sus mejores momentos en Filomeno Mata 17.
- En el Café Rosales, ubicado en el número 13 de la calle del mismo nombre, Carlos Monsiváis vio la primera luz en 1938 y a lo largo de su vida el Centro Histórico ha tenido un papel protagónico en obras como Antología de la crónica en México, Entrada libre", "Lo marginal en el centro" y "Días de Guardar.
- En este 2007, el antiguo edificio "La Esmeralda", ubicado en la calla de Isabel la Católica 26, fue convertido en el Museo del Estanquillo, en el que el escritor y cronista exhibe buena parte de su acervo personal.
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades