Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Columna semanal
EVANGELIZACIÓN, EDUCACIÓN Y CULTURA: CUANTOS PANES HAY
Columna Religiosa
Padre Amador Campos Serrano
18/02/2020
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

El día iniciaba ya su declive, la silueta de las sombras empezaban a proyectar siluetas alargadas, un día más empezaba a desvanecerse, pero Marcos advierte que ya era la tercera jornada acompañando Jesús en sus enseñanzas para establecer los lineamientos para establecer un nuevo reino. Entre los participantes había conceptos y percepciones diferentes

Ya era el momento de preparar el retiro y de evaluar los acontecimientos de la jornada, algunos han permanecido durante los tres días, algunos se han ido y otros sean incorporado, en total se calcula un número alrededor de cuatro mil o tal vez cinco mil participantes.

Jesús contempla la numerosa concurrencia, en este su tercer día de labor. el lugar está alejado del área poblada, pleno de naturaleza virgen y ya es el momento inminente del regreso, pero se percata de que algunos no han comido en todo ese día.

En diversos grupos las gentes comentan las enseñanzas llenas de sabiduría, el interesante tema sobre la instauración de un nuevo reino, en donde, como norma, imperara la justicia y el solidario amor.

Los discípulos también participan del entusiasmo de las gentes, pero con diferente visión, para ellos el éxito ha sido total y el entusiasmo de la gente es un signo elocuente de una base sólida en donde se estructurará el restablecimiento del nuevo reino teocrático de Israel.

Con un gesto de preocupación el Maestro se dirige al grupo de los apóstoles para externarles una inquietud, pues las gentes se marcharán sin haber probado bocado y la jornada de regreso, para muchos, será de un distante recorrido, es urgente proveerlos del alimento necesario.

La triunfalista actitud de los discípulos, quienes no contemplaban esa situación, se turba, ellos no tenían eso presupuestado, ellos contemplaban un posible ejercido de unos cinco mil hombres, las mujeres y los niños no entraban en su consideración, en esa base deberían de estar dispuestos, desde ahora, al esfuerzo y a la disciplina, solo hay que recordar como el legendario Gedeón había seleccionado a su ejército.

No hay dada en este lugar y si lo hubiera sería necesaria una fuerte cantidad económica y los recursos no se deben de desperdiciar, Jesús les manda investigar cuanto alimento se puede reunir, los discípulos contrariados afirman que solo una persona tiene 7 panes y 2 pescados y los puede aportar, lo cual equivale a nada e insisten en despedir a la gente y que ellos se las averigüen. El rostro de Jesús se ilumina y exclama, si tenemos algo y podemos darles de comer.

Es importante señalar la mención de una anónima persona dotada de gran generosidad ofreciendo lo poco que tenía, un muchacho ofreciéndose al servicio de los demás, este finalmente, junto con Jesús, le dará de comer a toda una multitud.

Más allá de la narración de un hecho extraordinario, el mensaje evangélico es una invitación a actuar con una actitud positiva, confiando siempre en Dios, y aportando con generosidad los recursos a nuestra disposición. Ahí la gente comió hasta saciarse.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades