Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
Evangelización, Educación y Cultura: Babel. la torre de la confusión
Columna Religiosa
Padre Amador Campos Serrano
10/09/2019
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

En el libro de Génesis, encontramos la narración de pasajes ocurridos después del Diluvio Universal, el establecimiento de una nueva humanidad, partiendo de la descendencia del Noé. Esto adquiere relevancia en el episodio donde se narra la edificación de la Torre de Babel, la cual tuvo la pretensión de alcanzar el lugar donde habita el mismo supremo ser.

El texto bíblico no mencionaba aún la ciudad de Babilonia, solo dice que los descendientes de Noé se desplazaron a la llanura del Senar, el lugar donde después se establecería esa legendaria ciudad.

Fue el bisnieto de Noé, Nimrod, quien tuvo la innovadora iniciativa de construir esta edificación, la cual posteriormente fue interpretada como un atrevimiento de rivalizar con el mismo Dios.

Por este hecho, aquellos hombres fueron confundidos en su comunicación, haciendo que hablaran en diferentes lenguas, pues hasta entonces era solo una la lengua utilizada como medio de comunicación. De esta manera se pretendió explicar la razón del uso de las diferentes lenguas en la humanidad.

Los estudios arqueológicos ubican esta mítica torre en el zigurat de Etemenaki, una edificación en forma piramidal, dedicada al dios Marduk, en la antigua ciudad de Babilonia y cuyos orígenes se remontan, probablemente al reinado de Hammurabi, es decir, alrededor de mil 800 años antes de Cristo.

El termino Babel ordinariamente es interpretado en su etimología como confusión, no obstante, también tiene otros significados, como el de puerta de los dioses y es una reflexión sobre el orgullo del hombre ante sus logros y la pretensión de rivalizar con el mismo Dios.

Después de estos hechos provenientes de la prehistoria de la humanidad, la ciudad de Babilonia ocuparía un lugar protagónico, en donde se escribirían las primeras hazañas de la historia, el momento del nacimiento de los imperios hegemónicos, asentados en legendaria ciudades-estado, en la región del Fértil Creciente de la región mesopotámica.

Superando las enseñanzas alegóricas, atribuidas a estos hechos de la historia, la Torre de Babel es una muestra el afán continuo de progreso y superación del ser humano, incursionando en nuevas búsquedas y horizontes, pero siempre esa búsqueda debe de estar orientada en el contexto de plan divino, en el cual el hombre colabora con el mismo Dios y nunca al margen de Él.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades