Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
Evangelización, Educación y Cultura: El despertar de un sentimiento de nación
La lucha de la Independencia continúa todavía en proceso de transformación
Padre Amador Campos Serrano
17/09/2019
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Mazatlán._Un despertar impulsado por mentes brillantes, inconformes con la dogmática imposición del sometimiento, amparado con la falsa interpretación de la obediencia a una autoridad, convertida en autoritarismo, posicionamiento en quienes han llegado a considerar como inferiores a otros, sin tener en cuenta sus capacidades, tan solo por el solo hecho de haber nacido en circunstancias diferentes.

El mestizaje desarrollado por la fusión de dos etnias, originado en una vasta extensión de territorio, desde la frontera sur de las tierras del naciente país, autodenominado Estados Unidos de Norteamérica, hasta las australes tierras de la Patagonia, la conciencia de una nueva identidad empezaba a resquebrajar la autoridad establecida en la superficie continental de Latinoamérica.

La sensibilidad con el pueblo sencillo, por el trato directo con él, de la pertenencia a una nacionalidad, en una adelantada etapa de formación, lleva a los pastores de la fe a involucrarse en una postura disidente con el poder establecido, el cual permeaba las entrañas de las estructuras sociales, pretendiendo adueñarse de la misma institución religiosa, la Iglesia, aceptada por el pueblo.

El disgusto social a causa de un creciente alejamiento con el poder establecido, se da en elementos representativos de todos los segmentos del entramado social, como intelectuales, clérigos y militares, formando el caldo de cultivo para el descontento social.

Después de varias conspiraciones, fue en Querétaro donde el movimiento detonó, encabezando los miembros del clero, la milicia y otros de la sociedad, quienes dirigirían la conciencia de una nación en su etapa de infancia, empezando su adolescencia.

Hidalgo, Morelos Matamoros son nombres de clérigos conocidos participantes, pero se especula que alrededor de 650 también se sumaron en el transcurso del tiempo del conflicto. Además se menciona a Allende, Aldama, Abasolo y Jiménez, figuras de la milicia, participantes, pero existieron un gran número de militares sumándose al movimiento y con ellos, un grupo de intelectuales, docentes atendiendo las zonas rurales.

Originalmente no se pretendía la tajante separación de España, pues a diferencia del vecino país del norte, en el gobierno ibérico no había sido tan nefasto para los naturales de la Nueva España, habían permitido, por ejemplo, el mestizaje, lo cual no ocurría en las colonias sajonas, pero sí con un mal ejercicio del gobierno, con sus malas decisiones, empeorando esto con la presencia de un gobierno usurpador, allá en la Península Ibérica.

La maduración del sentimiento nacional se dio a través del tiempo de la lucha y sería otro luminoso héroe, José María Morelos, quien daría una nueva orientación, inspirado por las nuevas visiones del orden social, del ejercicio del gobierno y por su formación religiosa, lo llevó a autodefinirse como un siervo de la nación, desde las palabras del Maestro Divino, quien afirmó; “Yo no he venido a ser servido, sino a servir”.

El periodo de lucha lo han dividido en tres marcadas etapas, en las cuales es de señalar la presencia esperanzadora de la llamada Virgen de los Insurgentes, la primera bandera desde el inicio del conflicto armado y con ella del México independiente, llevando desde la figura materna de la divinidad, unas raíces hundidas en la misma fe, desde la Época Precolombina y siendo enlace cultural de esta tierra con la Madre Patria, adoptando el morisco nombre de Guadalupe.

La lucha de la Independencia, la primera lucha de un pueblo naciente como etnia en el Nuevo Mundo, es una lucha todavía en proceso de transformación, con un legado de héroes con la estatura de gigantes, una lucha por alcanzar una mejor convivencia, donde reine y se perfeccione la justicia, el amor y la paz.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades