Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
Evangelización, Educación y Cultura: Orígenes de Alejandría
Columna religiosa
Padre Amador Campos Serrano
30/04/2019
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Hijo de mártir, anheló el martirio para sí mismo y aunque lo sufrió en vida, no murió mártir, pero sí por causas posteriores de su martirio.

Orígenes de Alejandría fue un brillante teólogo en la primera mitad del cuarto siglo de la Era Cristiana, desarrollando una profunda reflexión con base en las Sagradas Escrituras, al estudio de las cuales les dedicó la mayor parte de su vida.

Nació en Alejandría, Egipto, en el año 285, su padre fue Leónidas de Alejandría, quien siempre se preocupó de darle una profunda enseñanza en la doctrina cristiana.

Desde muy joven, ingresó a la prestigiosa escuela, dirigida por Clemente de Alejandría, convirtiéndose en su discípulo más brillante. Cuando se desató la persecución de Séptimo Severo, esta llegó a Alejandría bajo el mandato de Maximiliano y Clemente tuvo que salir de la ciudad; posteriormente, Orígenes tomó la dirección de la escuela.

Según San Jerónimo, escribió alrededor de 800 obras, las cuales, desafortunadamente, se han perdido en su mayoría, sin embargo, las que aún quedan, forman una rica herencia para la doctrina de la Iglesia.

En sus enseñanzas afirma la preexistencia de Jesús, que por medio de Él, nosotros conocemos a Dios Todopoderoso, pues Él es el Logos, es decir, la Palabra Eterna del Padre y es el origen de sus diferencias con el Obispo de Alejandría, llamado Demetrio, que lo llevaron a salir de esa ciudad, viajando a Cesárea, en Palestina, donde fue bien recibido, otorgándole la ordenación sacerdotal.

A la muerte de su padre, a causa de su testimonio en el martirio, en la ya citada persecución de Séptimo Severo, nació en él un fuerte deseo de entregar su vida a Dios como un testimonio, deseándolo como un bautismo de sangre, según él mismo lo expresa con estas palabras: “Si Dios me concediera ser lavado con mi sangre para recibir un segundo bautismo, aceptando la muerte de Cristo, me alejaría seguro de este mundo”.

El Papa Benedicto XVI, en una homilía en abril de 2007, alude a él como iniciador de un cambio irreversible en el pensamiento cristiano, consistente en fundamentar la teología cristiana en la aplicación de las Sagradas Escrituras, pues para Orígenes, hacer teología es comprender las Sagradas Escrituras.

En el año 250, por un edicto del Emperador Decio, fue encarcelado, cargado de cadenas y torturado. Finalmente, ya estando en Tiro, murió a causa de las heridas de las torturas sufridas.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades