Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
OPINIÓN
EXPRESIONES DE LA CIUDAD: De prisión a santuario del arte
Ya se había puesto el sol de los años ochenta cuando una vez, siendo estudiante de la Escuela de Derecho de la UAS, me tocó asistir a la antigua cárcel municipal de Culiacán
Julio Bernal
06/08/2020
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Ya se había puesto el sol de los años ochenta cuando una vez, siendo estudiante de la Escuela de Derecho de la UAS, me tocó asistir a la antigua cárcel municipal de Culiacán, en solidaridad con una compañera de clase, quien buscaba al hermano que no había amanecido en la cama. Más de una década después sería testigo del evento que oficialmente institucionalizó la remodelación del edificio que albergó la prisión, para convertirlo en el Museo de Arte de Sinaloa. La vida, digo yo.

Sin embargo, tal como lo dije el domingo 13 de enero de 1991, en El Diario de Sinaloa, por esa época se decía que la edificación tendría el nombre de Museo de Arte Mexicano, pero sin más detalles.

Y digo que sin detalles porque había confusión respecto al quehacer del inmueble, como lo hizo ver el entonces director de la Escuela de Artes Plásticas de la UAS, Héctor Manuel Valenzuela Meleros (ya fallecido), quien vio con beneplácito el proyecto, pero no tenía claro si nada más se utilizaría para exhibir obras del patrimonio estatal, es decir, en plan de pinacoteca; o si también programaría exposiciones de pintores internacionales, o de artistas locales reconocidos, como Guadalupe Castro "Lopus", Álvaro Blancarte, Arturo Moyers (fallecido), Antonio López Sáenz y Alejandro Mojica.

Fue un 1991 coronado de programas culturales que en el futuro serían célebres, porque ese fue el signo del gobierno de Francisco Labastida Ochoa, y por el interés de su esposa, María Teresa Uriarte.

En la máxima casa de estudios, el paisaje de la cultura sufría claroscuros con más tendencia a la tenebra -con David Moreno al frente-, el Rector que por ese entonces declaró, como parte del sarcasmo que le era habitual ante cualquier animadversión, que él no sabía reírse como el conejo Quick, mientras la comunidad artística reclamaban la apertura del Salón de la Plástica Sinaloense.

Obviamente, en la casa rosalina brillaban acciones con luz propia, como las producciones del Taller de Teatro de la UAS (Tatuas), que en el 91 sufría el primer aniversario del fallecimiento de Óscar Liera, y como aún era un dolor muy nuevo, el sábado 5 de enero (fecha de la muerte del dramaturgo) organizó un homenaje en la Casa de la Cultura (que ahora se llama Miguel Tamayo), donde el número más fuerte fue la lectura de La Infamia, obra inédita del escritor sinaloense y universitario.

Además de miembros del Tatuas, en la velada in memoriam también participó el entonces muy joven guitarrista Pável Meza, tocando la pieza “El árbol de las estrellas", de su autoría, inspirada en la obra Los caminos solos; por su parte, Rosy Robles cantó “Una carta a mi amigo", composición suya.

En La Infamia, Fito Arriaga dio vida a Tobías de Ibarra y estremeció su lectura, al lograr comunicar la esencia del personaje, esto es, un hombre castrado en una familia donde gobernaban las mujeres y donde todo era apariencia, hipocresía. Un ser débil y alcohólico: Veme a mí, aquí, despidiéndome y esperando un día o una noche y no sé cuál; si la que está abajo o la que subirá mañana… Elodia, la esposa de Tobías, surgió en la voz de Rosa María Peraza (ya fallecida), en un tono ajeno al personaje, comentario que me valió una retahíla de Héctor García. Y Sergio López hizo a Damián, el sobrino.

Al tiempo, no haría falta que Claudia Apodaca leyera las acotaciones, que fue su cometido durante la lectura; y el papel del sobrino sería de Héctor García; ello, cuando el montaje de la obra se formalizó, con la dirección de Lázaro Fernando. Y punto. Comentarios: contacto@al100xsinaloa.com

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades