Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
EXPRESIONES DE LA CIUDAD: Seres estupendos que provocan bendecir la vida
.
Julio Bernal
03/09/2020
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Hacia el verano de 1989, un grupo de promotores y artistas nos sentimos vejados en nuestros derechos, y en un amanecer caluroso con una verberación imposible, abordamos -esperanzados- el portal de la Casa de la Cultura de la UAS, instalados en una huelga de hambre que se extendió por dos semanas, por esos días en que el insigne Óscar Liera retaba una enfermedad que terminaría por vencerlo, pero aún con fuerzas para escribir una carta tremenda, titulada: “Si ven al Gordo por allí”.

 Era una misiva de apoyo a los huelguistas, que quienes nos visitaban leían todas las mañanas desde el portal de protesta, y que Fito Arriaga y quien esto escribe, llevamos tiempo deseando recuperarla.

 La solidaridad de la comunidad artística y cultural fue enorme, que al no poder hacer otra cosa, nos copaba con frascos de miel de enjambre, que era lo que consumíamos en los primeros tres días, porque luego un galeno dijo que ya no, debido a que nuestros sistemas digestivos habían llegado a un límite en el que ya no podían digerirla. Y la miel, las palabras de aliento, los abrazos y la sola presencia de familia y amigos, nos hacían fuertes para no dejar de sonreír, como fue el caso de don Miguel Tamayo Espinosa de los Monteros, quien llegaba desde la alborada, con su luz en mano.

Cierta vez apareció ante nosotros uno de los colegas universitarios. Venía caluroso y apresurado. Casi sin habla. Y cuando recuperó el respiro, dijo: ¡Ustedes han lumpenizado a Miguel Tamayo!

Enseguida narraría que en el edificio central de la UAS, David Moreno Lizárraga estaba ofreciendo una rueda de prensa para denostar a los huelguistas, y que de súbito, quienes allí estaban, vieron al ilustrísimo Miguel Tamayo trepado en una butaca y que desde allí, despojado de linaje y de su exquisito devenir artístico y cultural, le gritaba al Rector: ¡Que baile el Gordo, que baile el Gordo!

Miguel Tamayo, el hombre de proezas que una vez oyó a Emilio el Indio Fernández decir: “Oye, comadre, te voy a presentar a un paisano tuyo”, y aquella mujer descendió desde la altura de su fama para conocer al supuesto sonorense. ¿De dónde eres?, preguntó. No, yo soy de Sinaloa, respondió Miguel. "¡Ay, es la misma cosa, a los dos nos bajaron del Bacatete!", exclamó María Félix, quien entonces filmaba Enamorada, película en la que Tamayo estaba participando como extra.

María Félix, durante la filmación de Enamorada, película en la que Tamayo estaba participando como extra.

 

 Don Miguel, quien fuera el brazo derecho del Indio Fernández, el actor y director de cine que un domingo de 1946, en la Casa de los Azulejos de la Ciudad de México, le dijo: “Conozco a una mujer sinaloense muy bella, de nombre Beatriz Tamayo”. Es mi tía, hermana de mi papá, respondió Miguel.

El señor Tamayo, quien naciera en Culiacán el 9 de diciembre de 1924, que tuvo por amistades a figuras como Carmen Montejo, Virginia Fábregas, Cachirulo, Luis G. Basurto, Columba Domínguez, Carlos Monsiváis y Julio Prieto; que conoció a Diego Rivera y Frida Kahlo; Miguel Tamayo, quien en 1953 tuvo que dejar la capital del país, a raíz de la muerte de su padre, y quien en octubre de ese año empezaría su historial como trabajador universitario de la cultura, marcando su paso con los signos de la generosidad y la lealtad, hasta jubilarse en 2005, luego de 52 lúcidos años de vida activa.

Hay entornos que le dan más luz a nuestras existencias y que te hacen bendecir a la vida por la ocasión de que seres estupendos se hayan cruzado en tu camino, como fue en mi entorno la presencia de Miguel Tamayo. Tuve la fortuna. Y punto. Comentarios: [email protected]

¡Suscríbete por 1 peso al día!

Y además llévate de regalo una taza personalizada con tu nombre de nuestro 47 Aniversario. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades