Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
OPINIÓN
FACTOR HUMANO: El Sentido Común
En lo práctico lo defino como “la inteligencia intuitiva” que nos facilita ver algo claramente y su acción correspondiente
Paúl Chávez
18/08/2019
Marcar como favorita

De él se habla mucho y se entiende poco. Todos lo tenemos y no siempre lo aplicamos. Cuesta explicarlo y otros parecen tenerlo más. ¿Qué es?, ¿qué lo hace común? y ¿por qué no es tan común?

¿Qué es el sentido común?

Cuando a la gente se le pregunta suelen responder con una famosa frase sobre él como evadiendo la respuesta. Analizándolo resulta que tiene varios modos: el que se refiere al entendimiento primario de algo; el que se refiere a la aplicación del buen juicio; el de la suma de creencias de verdades comunes incuestionables en cada época aunado a sus costumbres y gustos. Por otro lado unos parecen desarrollarlo más, sin embargo nadie puede presumir de él porque fácilmente la mente se equivoca o no advierte siempre lo esencial o falla al aplicarlo.

En lo práctico lo defino como “la inteligencia intuitiva” que nos facilita ver algo claramente y su acción correspondiente. Al discernir o al escuchar lo importante sale de su escondite haciéndose obvio y esto facilita la acción a tomar.

Veo que implica tres actos:

1. Un entendimiento intuitivo que nos permite entender con claridad sin esfuerzo.

2. Un juicio, al compararlo con algo relevante bota lo evidente, ejemplo: el costo de oportunidad ¿dónde gano más?, ¿por qué el kilo de jamón de pierna es más barato que el kilo de pierna? y

3. La reflexión de la situación concluyente: “sale más caro el caldo que las albóndigas”.

Se critica la falta de sentido común cuando falta alguna o las tres, es decir cuando no se ve lo relevante, no se atiende o no se acierta.

En lo intelectual Tomás de Aquino va a la raíz, basado en Aristóteles lo define: “el conocimiento primero, anterior al juicio y al razonamiento, por el que el intelecto penetra en la esencia de las cosas más allá de lo que los sentidos”, lo que la vista, tacto, nos dicen.

Para Henri Bergson es “la Razón espontánea y primitiva, la metafísica natural de la inteligencia”. Metafísica significa más allá de los sentidos.

Para otros es “una facultad que posee la generalidad de las personas, para juzgar razonablemente las cosas” o “el don provisto para saber distinguir todo lo que nos rodea: el bien, el mal, la razón y la ignorancia”.

El sentido común destaca lo importante haciendo obvio lo más conveniente en una situación y muy importante: la ve con proporción. Normalmente nos quedamos en los planteamientos elementales sin ir más allá, precisamente porque nos parecen obvios.

Lo obvio no requiere demostración, así la situación nos parece tan clara que no admite duda. La sagacidad en cambio va más allá de esta simplicidad captando o cuestionando la realidad con agudeza, ella mejora el sentido común.

La verdad se esconde muchas veces detrás de lo que nos parece obvio, porque no siempre lo es y porque lo obvio para unos no lo es para otros. Aquí empieza el problema de por qué el sentido es común y por qué no lo es.

 

¿Qué lo hace común?

Los primeros principios. Estos son los postulados más simples de la realidad, son el sustento del sentido común; son autoevidentes, su simpleza y abstracción les hace universales y atemporales, comunes para todos:

1) Principio de Identidad: Una cosa Es lo que Es en ese momento, una puerta es esa puerta.

2) Principio de la Existencia: “el Ser ES y el No Ser no es”, algo existe, es, o simplemente no existe, lo afirmó Parménides y con esto el pensamiento científico se separó de la mitología.

3) Principio de No Contradicción: Una cosa no puede ser una y otra a la vez, la puerta no puede ser ventana.

4) Principio de Razón Suficiente: todo objeto tiene una razón suficiente que lo explique, en palabras de Leibniz "Nada acontece sin razón".

“Sin embargo todos ellos pueden ser reducidos al principio de identidad”, con ello se niega que una misma cosa sea otra distinta simultáneamente.

En la próxima entrega veremos: ¿Cómo simplificamos lo difícil? ¿Por qué el sentido común no es tan común? ¿Por qué no se aplica siempre? ¿Cambia con el tiempo?

 

 

 

Paul Chávez

paulchavz@gmail.com

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades