Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
FACTOR HUMANO: Y seréis como dioses
.
Paúl Chávez
05/07/2020
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Al cambiar los papeles como creaturas cambiamos todo, ¿realmente todo el esfuerzo humano es suficiente para salir adelante?

El libro del Génesis

Es muy conocida la escena en que Eva es tentada por la serpiente, la secuencia de hechos impresiona y cambia todo, incluyendo a la naturaleza:

“Y dijo la serpiente a la mujer: “¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?” Respondió la mujer a la serpiente: “Podemos comer del fruto de los árboles del jardín, más del fruto del árbol que está en medio del jardín, ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis, so pena de muerte”. Replicó la serpiente a la mujer: “De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal”. (Gen3, 1-5)

La serpiente los engaña con él no moriréis, siembra cizaña entre ellos y Dios cuestionando el único mandato que tenían. Detrás de toda tentación hay un engaño, una “válida” justificación, una aparente ganancia; nos dejamos marear, cedemos en la medida en que dialogamos con ella.

La frase matadora “y seréis como dioses” despertó en ellos una ambición desmedida: conocer el bien y el mal, ser más poderosos por sus propios medios, olvidando su condición de creaturas, su amistad con Dios, intentando igualársele

Y al ver lo apetecible del fruto y lograr la sabiduría “la mujer comió y dio a su marido. Entonces se les abrieron los ojos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos; y cosiendo hojas de higuera se hicieron unos ceñidores” (Gen3, 5-8)

 Las consecuencias

Desde entonces decía nuestro gran amigo Don Willy las mujeres “no tienen nada que ponerse” y otro “mi mujer tiene dos closets llenos de nada que ponerse”. Ellos empezaron a ver lo que falta y a vivir el drama de la carencia. Bastaba que le pidieran lo que deseaban como se le pide a un padre, a un amigo. Desobedecieron y perdieron todo, esa bendita intimidad con el Creador.

La soberbia creció por el abuso de la libertad: dejaron de ser teocéntricos y empezaron a ser antropocéntricos, desordenando la creación, instalando una aparente autosuficiencia. Y empezaron a acostumbrarse a valerse por sí mismos a espaldas de su Creador, a sentirse solos, con culpa y vergüenza, al escuchar sus pasos se escondieron en el Edén. Empezaron a ser como dioses en una abismal desigualdad,

Elegir nuestro enfoque

Al centrarnos en ver lo que nos falta como personas nos metemos a una noria profunda, entre más adentro más vacío y oscuro. Siempre encontraremos algo irresoluto en el pasado, aprendamos a caminar con eso. Ese sentido de carencia nos hace caer en la terrible tentación de que no somos lo suficientemente buenos para algo. Una manera de nulificarse a sí mismo, fruto de una soberbia invertida por estarse comparando, juzgando, por creer mentiras de uno mismo.

O podemos elegir la grandeza pero no a espaldas de Dios o como le llames. Contando con Él sumándole nuestro esfuerzo.

El Ego

Podemos pervertir lo más bueno y noble, como la religión, el amor paternal, el de esposos, el trabajo, la sociedad. Al buscarnos como fin a nosotros mismos lo bueno empieza a pesar, ese afán de logro puede neurotizar cuando se centra en el ego. Ese afán de destacar, de quedar bien ¿de dónde viene?, ¿qué tanta paz y energías te quita? La carencia personal busca la aprobación de otros, así perdemos poder.

Juzgar

Una de las peores cosas es estarnos juzgando, llega a ser insoportable. Donde hay juicios se escapa el amor que es aceptación, comprensión, rendirse ante la personal e irremediable insuficiencia. Viene de origen. Una anciana fue llevada a un asilo, la asistente le describía el lugar, ella maravillada, “espérese a ver su habitación, ya verá”, no es suficiente dijo la anciana: ya he decidido que me gustará”. La desgracia no es tener desgracias, inevitables muchas, sino en sentirse desgraciados.

El sustento

¿Qué motiva al desmotivado, al desperanzado? Preguntémosles a quienes viven con adictos. A veces es un infierno ¿son suficientes la buena actitud, la motivación, los consejos, la sabiduría, las terapias, el afecto? El potencial de la naturaleza humana no es suficiente. Entre los éxitos de AA hay dos pasos para la recuperación “Llegamos a creer que un poder superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio”, “resolvimos confiar nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios, según nuestro propio entendimiento de Él”.

Creo que la misión de los consejeros, terapeutas y los ejecutivos es facultar y empoderar. No sumar errores ni buscar lealtades.

¡90 días gratis de periodismo!

Mientras tú vuelves a la "nueva normalidad", en Noroeste nunca hemos parado de informarte con rigor y oportunidad sobre los impactos de la pandemia.

Pero no somos inmunes, la publicidad que es nuestro principal ingreso, se redujo drásticamente durante el confinamiento y para continuar haciendo nuestro trabajo requerimos el apoyo de lectores como tú.

Prueba 90 días gratis nuestro servicio de suscripción digital PREMIUM haciendo click AQUÍ.


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades