Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Firmas
Elecciones en EU
Jesús Héctor Muñoz Escobar
08/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
Hubo un momento en la noche del 3 de enero pasado durante el caucus de Iowa (el caucus de Iowa es el primer paso de los Estados Unidos en el proceso de nominación presidencial para los demócratas y los republicanos) en que el corazón de muchos estadounidenses empezó a palpitar de una forma diferente. Los resultados ya eran incontestables, y Barack Obama era el ganador indiscutible en el bando demócrata. Era el momento del discurso de la victoria, pero el Senador por Illinois hizo otra cosa, pronunció un discurso para la historia: "A veces hay noches como éstas. Una noche que en los años por venir, cuando hayamos hecho los cambios en los que creemos, cuando más familias puedan permitirse visitar un doctor, cuando nuestros niños hereden un planeta un poco más limpio y seguro, cuando el mundo vea a América de una forma diferente, y América se vea a sí misma como una nación más unida y menos dividida, podrán recordar y decir que este fue el momento en el que todo empezó".
¿Y qué es lo que ha empezado?, en palabras de este Senador de 46 años, el cambio, para que EU vuelva a ser EU, dicho por él, cambio es una palabra gastada, por ser el recurso que usa la oposición cuando quiere recuperar el poder. Sin embargo, él es el cambio, para empezar porque es negro y aspira a ser presidente de EU. Incluso su biografía es diferente. Hijo de un keniano y una blanca de Kansas, Obama, se crió en Indonesia y Hawaii, estudió en la Universidad de Columbia (en Nueva York) y en Harvard, trabajó como organizador comunitario en un barrio pobre de Chicago y como abogado. De hecho, los principales líderes negros (con la excepción de Oprah Winfrey) no lo han recibido con fuegos artificiales como pudiera pensarse, sino casi con recelo. En su carrera política, como ha demostrado de nuevo en la blanquísima Iowa, a Obama, le han votado negros y blancos. Y este pasado jueves sobre todo jóvenes y mujeres, que en marketing político son oro molido.
¿Puede un afroamericano ser presidente de EU? Obama apenas habla de este asunto, deja que otros lo hagan por él. Hasta Iowa, la creencia generalizada era que no, que EU aún no está preparado para ello. Los caucus en un estado formado por un 98 por ciento de anglosajones, han tenido la virtud de demostrar que Obama puede ser un ganador.
El impulso ganado por Barack Obama en los caucus de Iowa amenaza con arruinar la carrera presidencial de Hillary Clinton. Tras su contundente triunfo en el estado del maíz (Iowa), todos los sondeos realizados después reflejan el empuje de Obama y el debilitamiento de Clinton. Los centros Rasmussen y American Research Group otorgan al legislador por Illinois una ventaja de entre 10 y 12 puntos, lo que supondría para la ex primera dama un revés aún mayor que el sufrido en la noche del jueves, para el día de hoy (martes) en que se realiza la primaria de New Hampshire. En el promedio elaborado por Real Clear Politics, Obama obtiene una estimación de voto del 33.2 por ciento frente al 31.2 por ciento de su adversaria. Esto contrasta cuando hace una semana, Clinton le ganaba por más del doble cuando se preguntaba a los demócratas de New Hampshire qué aspirante era la mejor opción para vencer a los republicanos en noviembre; el triunfo de Obama en un estado abrumadoramente blanco puede haber resuelto algunas dudas sobre la elegibilidad del candidato afroamericano para ocupar la oficina oval.

Comentarios: jhme@cln.megared.net.mx
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades