Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Gabriela encuentra día a día en sus hijos el motor para salir adelante
La florista, que enviudó hace seis años, dice que si Dios le prestó dos hijos es para sacarlos adelante y convertirlos en hombres de bien
Hugo Gómez
10/05/2018 | 1:56 PM
Marcar como favorita
Foto: Hugo Gómez

EL ROSARIO._ Con la premisa de que para descansar está la muerte, Gabriela Peinado Montero afirma que no teme realizar cualquier trabajo mientras éste le permita sacar adelante a sus hijos y la dignifique.

Hace seis años perdió a su esposo, quien era el apoyo y amor de su vida, quedando sola al cuidado de sus dos hijos de 15 y 19 años.

En este Día de las Madres recordó que fue el 30 de abril cuando llevaba a Mazatlán a pasear a sus hijos, aún pequeños, cuando recibió la noticia de que su esposo había sufrido un accidente en la avioneta que pilotaba para fumigar en Michoacán.

"Al principio estás en la etapa del duelo... Me dolió la pérdida, no era la manutención porque yo he trabajado de todo, toda la vida. Ningún día descanso, trabajo, ya que me muera vamos a descansar hasta llenarnos, quedé sola con una responsabilidad, pues bueno...", afirma.

A pesar de que confiesa que perder a su esposo fue una experiencia horrible, tuvo que anteponer la pérdida por la responsabilidad.

Gabriela cree que si Dios le prestó dos hijos es para sacarlos adelante, formarlos, y convertirlos en hombres de bien.

"Mis hijos son una responsabilidad, no es un trabajo para sacarlos adelante, porque Dios nos los prestó para hacerlos hombres de bien", afirma.

Sabe trabajar, pues desde los 5 años supo lo que era ganar algo, ya que recordó cómo barriendo patios, una vecina en Los Otates, de donde es originaria, le pagaba con litros de leche para su familia.

Con el paso del tiempo, por la necesidad, aprendió a vender flores para Día de Muertos, de las madres, así como también ha vendido joyería, zapatos.

Gabriela alterna todo esto con el cuidado de un depósito, y es secretaria en el comité municipal del PRI.

"Tengo que buscarle y mientras sea honrado, lo hago; porque si hay dinero, mis hijos estudian y comen", concluyó.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades