Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Gozosa tradición
Para sellar su alianza con los hombres, Dios entregó a los Reyes Magos una piedra, que hoy es el muñeco dentro del pan.
Dantiela Mendoza
06/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
La gran delicia culinaria del 6 de enero es, por mucho, la Rosca de Reyes, en ocasiones como postre, otras como el plato principal, este singular pan fusiona diversas costumbres con un sentido religioso para la socialización.
La celebración del Día de Reyes, como muchas otras, es motivo de una gran movilización comercial, establecimientos comerciales, en especial para los de giro de la repostería, es una fecha de arduo trabajo.
Tal es el caso de la fábrica de la Pastelería Panamá, donde para hacer posible que miles de mazatlecos vivan la tradición de compartir la Rosca de Reyes, desde el pasado viernes inició la preparación de las roscas.
La cantidad de roscas a elaborar es enorme, sobre todo este año que ofrecen cinco variedades: tradicional, volteado de piña, ciruela, piña y tres leches, deliciosa cada una a la vista y paladar.
Mientras que en las pequeñas panaderías del puerto las jornadas de trabajo se han duplicado para elaborar, además del pan del día, la mayor cantidad de roscas de Reyes que les sea posible.
El Grupo Amistad de Drogadictos Anónimos, por ejemplo, este año contempla hornear mil 500 rocas normales y una de 300 metros, así que el horario de trabajo se extendió a los tres turnos y la plantilla laboral subió de 6 a 18 personas.
El Día de Reyes, la Rosca de Reyes es para la mayoría de las personas un motivo para convivir con seres queridos y personas cercanas, el último festejo relacionado con la Navidad y que se enlaza con la celebración del Día de la Candelaria.
Preparar la Rosca de Reyes es una labor muy delicada, no sólo es mezclar harina, mantequilla y huevos, sea rosca de repostería o tradicional requiere de un seguimiento puntual a la receta e interés por la cocina.
Será por eso que en la actualidad son realmente muy pocas las familias que comparten una rosca hecha en casa, por lo general se compra en alguna pastelería de cadena, tienda de autoservicio o panadería de la ciudad.
Al compartir la rosca cada persona corta su rebanada, quien encuentre el niño será el anfitrión de la celebración del Día de la Candelaria, el 2 de febrero, la tradición dice que esta persona debe confeccionar un traje nuevo al niño Jesús y ofrecer tamales y chocolate.



Hay varios tipos de roscas de Reyes, la tradicional es pan de levadura, saborizado con agua de azahar, adornada con higos y acitrón; también hay de varios tipos panes de repostería, a continuación la receta para preparar la rosca de Reyes tradicional:

Ingredientes
- 60 gramos de levadura fresca
- 1/2 litro de agua tibia
- 1 kilo de harina
- 600 grs. de azúcar
- 14 huevos
- 1 cucharadita de sal
- 2 kilos de harina
- 1 kilo de mantequilla
- 1 cucharada de rayadura de naranja
- Frutas secas para la decoración
- 3 muñequitos

Preparación
La levadura fresca, el kilo de harina y el litro de agua tibia se mezclan y se ponen a reposar seis horas antes de preparar la rosca.
Con la batidora se mezclan la mantequilla, sal y azúcar hasta acremar, luego se agregan los huevos de uno en uno, también la harina y por último se incorpora la masa con levadura previamente preparada y la rayadura de naranja.
Se bate por 10 minutos hasta que la masa se despegue, luego se saca de la batidora y se pone a reposar durante dos horas.
La rosca se forma en una charola engrasada, en el interior de la harina se ponen los muñequitos, se adorna al gusto con las frutas cristalizadas, se barniza con huevo y se espolvorea con azúcar.
Se hornea a 180 grados centígrados, durante 15 ó 20 minutos, se deja enfriar y está lista para compartirse.


Desde
Oriente
Los Reyes Magos son una tradición cristiana denominada también Epifanía, que narra la historia que tres sabios que salieron de Persia salieron para adorar al nuevo rey, a quien llevaron los regalos de oro, incienso y mirra.
Cada regalo era una prueba para conocerlo, pues si el nuevo rey tomaba el oro, era un rey terreno; si tomaba el incienso era un Dios; y si tomaba la mirra, era un médico, la sorpresa fue que tomó los tres.
Al poco tiempo el Rey Herodes mandó ejecutar a todos los primogénitos de Israel, fue entonces que José huyó a Egipto con María y el niño Jesús, para salvarlo de la muerte.
Para conmemorar todo esto y también abatir una celebración pagana de origen romano, en la Edad Media surgió la costumbre de partir la rosca, que era un pan dulce, de forma redonda, adornado con azúcar y frutas cristalizadas.


HISTORIA
Año 2 ó 3 a.C.
Tres sabios de oriente adoran al Niño Jesús en Belén, le llevan oro, incienso y mirra, la tradición dice que se llaman Melchor, Gaspar y Baltazar
Edad Media
La Iglesia Católica sustituye la celebración de una fiesta pagana de origen romano con la Epifanía cristianizando el festejo
Época Colonial
Los conquistadores españoles introducen a México la celebración de la Epifanía, el chocolate se une a la celebración por ser una 'bebida de dioses'
Siglo XIX
Las familias de clase alta celebran meriendas de Día de Reyes, la rosca tiene escondido un dedal y un anillo para augurarle soltería o matrimonio a los jóvenes
Siglo XX
La figurita escondida en la rosca de Reyes es sustituida por un muñequito de plástico, para evitar que se lo traguen y evadan ofrecer la merienda del Día de la Candelaria
Nuestros días
Tiendas de autoservicio y pastelerías producen roscas de Reyes en serie para atender la demanda de este producto durante la celebración del Día de Reyes.
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades