Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Guerra por el agua en Chihuahua arrebata una vida y aumenta tensión social y política
Una mujer murió y su esposo se encuentra herido de bala después una protesta de pobladores en contra del traslado de agua desde Chihuahua. Se investiga si los disparos provinieron de uno de los elementos de la Guardia Nacional, que eran seguidos por cuatro camionetas de civiles, entre quienes estaban las víctimas
Pie de Página
11/09/2020 | 08:46 AM
Marcar como favorita
Foto: Cortesía / Lalo Fernández Talamantes

Texto: Adriana Esquivel / Raíchali

 

CHIHUAHUA.- La guerra por el agua almacenada en la región centro-sur de Chihuahua escaló esta semana con un ataque en el que murió Jésica Silva, una joven que participó con su esposo en la toma de la presa La Boquilla, en el municipio de San Francisco de Conchos.

Jaime Torres, pareja de Yessy, resultó con heridas de gravedad por las que estuvo en terapia intensiva desde la noche del martes, hasta la mañana de este jueves.

Pero el conflicto también detonó una confrontación directa entre el Gobernador Javier Corral y el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quienes dedicaron un espacio en sus ruedas de prensa matutinas a señalar al otro de intereses políticos electorales.

“Vemos que el Presidente le tiene un odio enfermizo hacia el PAN que no le permite ver la realidad del País y verse como el Presidente de todos los mexicanos, agravia a cientos de miles de mexicanos, porque lo vemos como un adversario político, no como un Presidente”, dijo Javier Corral Jurado.

“Lamento mucho que haya perdido la vida una mujer, que su esposo, incluso, esté grave, mi pésame profundo a sus familiares, a sus amigos, desde luego que se van a deslindar responsabilidades. Lo que ya sabemos y no es nuevo porque ya lo venía yo diciendo aquí, es que estaban utilizando este asunto del agua con propósitos políticos electorales y, también, porque existen intereses creados en todo el control y manejo del agua, el día de estos lamentables hechos, participaron dos ex Gobernadores de Chihuahua del PRI, el senador (Gustavo) Madero del PAN”.

¿Qué pasó con el ataque a Yessy y Jaime?

Según la información proporcionada el miércoles por autoridades estatales y del municipio de Delicias, la pareja fue atacada alrededor de las 11:30 horas mientras se dirigían a su hogar tras una segunda protesta en la presa derivadora de Las Pilas.

De acuerdo con las declaraciones de los testigos, agentes de la Guardia Nacional dispararon en al menos cinco ocasiones contra la camioneta de la pareja. Jésica murió en el lugar y Jaime fue trasladado a Chihuahua para recibir atención médica.

La noticia conmocionó a familiares, amigos, habitantes de la región y usuarios de las redes sociales, quienes exigieron justicia para la familia de agricultores Torres Silva, originaria de Lázaro Cárdenas.

En su rueda de prensa, el Gobernador Corral informó la detención de 13 personas, el decomiso del mismo número de armas, así como la revisión de los vehículos de la Guardia Nacional, cuyo peritaje no arroja ningún impacto de bala.

También cuentan con videos para hacer una reconstrucción de los hechos, varios testimonios de personas que presenciaron el momento de las detonaciones, así como la lista de efectivos que estuvieron presentes.

Respecto a la línea de investigación, aseguró que la Fiscalía General del Estado la dará a conocer conforme avancen las indagatorias, pues hay irregularidades como el hecho de que las personas que fueron puestas a disposición del Ministerio Público llegaron a la capital a las 17:00 horas, es decir, al menos seis horas antes del ataque contra Yessy y Jaime.

La versión proporcionada por el Presidente López Obrador fue la siguiente:

La mañana del martes 8 de septiembre, se convocó a un mitin en la presa La Boquilla en la que participaron los ex Gobernadores priistas Fernando Baeza y Reyes Baeza, así como el senador panista Gustavo Madero, quien, además, aspira a la gubernatura de Chihuahua.

Para la tarde de ese mismo día, los manifestantes que, según el reporte del Gobierno federal, sumaban más de 2 mil 500 personas, fueron a los efectivos de la Guardia Nacional con piedras y palos que les entregaron los ex Gobernadores.

Luego de que los productores tomaran el control de La Boquilla, los efectivos tomaron la tarde para recoger sus cosas y retirarse a la ciudad de Chihuahua.

El Presidente aseguró que los agentes que protegían la cortina de la presa eran los únicos armados, por lo que quienes cuidaban los accesos sólo contaban con el equipo de antimotines, el cual les fue retirado por los manifestantes.

En la noche, uno convoy que se trasladaba a la capital detuvo a unos conductores que los habían amenazado con tirar bombas de gas lacrimógeno contra ellos. Al inspeccionar los vehículos encontraron que contaban con las granadas que le habían quitado a la Guardia Nacional durante la protesta.

“(La Guardia Nacional) los detienen, se organizan en una caravana para llevarlos, y comienzan a seguirlos cuatro camionetas (de civiles). Se dan unos disparos, contesta uno (de la GN) con unos tiros al aire y de las cuatro camionetas se dan cuenta de que una queda detenida. Se paran los de la Guardia y encuentran que estaba herida de muerte una señora y el esposo. Llega la ambulancia, muy lamentable esto. Lo que hay que ver es si hubo disparos, eso se sostiene: un miembro de la guardia nacional disparó. Tienen instrucciones de presentarse y declarar”.

Estimó que fueron cerca de 20 efectivos los que conformaban la caravana y que fueron detenidos y trasladados a Chihuahua, para ser puestos a disposición del Ministerio Público a las dos de la mañana.

López Obrador aseguró que desde el miércoles pidió que la Fiscalía de Chihuahua lleve la investigación completa sobre el crimen, pero, también, incluya a quién convocó, quién tomó la decisión de tomar la presa, cuál fue la participación de los dirigentes y políticos, y que se castigue a quienes asesinaron a Yessy.

En respuesta, el Gobernador aseveró: “nosotros no vamos a encubrir a nadie. vamos a dar una investigación profunda y vamos a dar a conocer los hechos tal y como sucedieron, no importa y no importará quién esté involucrado”.

Militarización amenaza a la región centro-sur de Chihuahua

La guerra por el agua inició con la extracción en la presa El Granero entre octubre de 2019 y enero de 2020, bajo el argumento del pago de 436 millones de metros cúbicos que debe hacer México a Estados Unidos por el Tratado Internacional de Límites y Aguas.

Sin embargo, los líderes campesinos principalmente en la región centro-sur, comenzaron a organizarse para defender el agua, lo que derivó en al menos cuatro enfrentamientos con la Guardia Nacional, así como la quema de vehículos oficinales en Ojinaga.

Los campesinos y productores insisten en que es un crimen extraer el agua casi al final del ciclo agrícola y con la sequía que enfrenta Chihuahua, la cual fue catalogada como la peor en 21 años por Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA).

Desde que inició el movimiento, tanto el Gobierno federal como el estatal han declarado que hay intereses políticos de fondo y, pese a las varias reuniones y propuestas que han hecho los campesinos, los acuerdos se han roto y las extracciones continúan.

Al momento, la Guardia Nacional mantiene vigilancia permanente en las presas de la región, e incluso ha negado el acceso a quienes visitan Las Vírgenes y La Rosetilla.

Tras la toma de la presa La Boquilla, los efectivos abandonaron el pueblo, pero la presencia militar continúa con la intención de retomar el control.

El mismo miércoles, en su cuenta oficial de Twitter, la Guardia Nacional anunció que personal de Asuntos Internos llegaría a la zona, y desde la mañana del jueves, los campesinos han advertido que los militares ya se encuentran en la región.

Para el Gobernador de Chihuahua, la versión proporcionada por el Presidente fue sesgada y con datos insostenibles, por lo que respondió que el único que tiene intereses políticos electorales con el agua de Chihuahua es López Obrador.

“No estoy de acuerdo con lo que los gobernadores han hecho, pero de ahí a acusarlos de haber incitado la toma de la presa no es correcto ni es justo. Estoy obligado a hablar con la verdad, a decir que me consta que el propio licenciado Fernando Baeza Meléndez, ya salida de control la manifestación a la que se convocó, para mi gusto de manera equivocada, sobre todo tan cercana a la presa, me consta que el licenciado Baeza llamó al orden, a no caer en provocaciones de quienes efectivamente se infiltran este tipo de movimientos para descarrilar”.

La molestia de Corral estuvo en las acusaciones que hizo López Obrador en su conferencia matutina sobre las alianzas que los gobernadores de Chihuahua, entre ellos el panista Francisco Barrio, hicieron con el ex Presidente priista Carlos Salinas de Gortari, con lo que remató:

“Hay una asociación entre ellos. No hay ninguna diferencia, engañaron al pueblo de Chihuahua durante mucho tiempo de que eran distintos y, al final, es más de lo mismo que había antes. Ahora que vienen las elecciones en Chihuahua, ya está prácticamente el proceso, surge este problema del agua que tenemos que cumplir desde 1924 porque, si no cumplimos, puede haber represalias para México”.

Corral Jurado reclamó que hay muchas mentiras y magnificación del caso, así como un deplorable manejo político desde el Gobierno federal que sólo ve intereses políticos del PRI y el PAN, sin hablar de las que tiene su partido y que han operado a través del delegado Juan Carlos Loera.

Por otra parte, lamentó que las propuestas que han hecho tanto los productores como él para regular el tema del agua sin dejar de pagar el Tratado Internacional de Aguas con Estados Unidos han sido ignoradas por todas las dependencias federales a las que se han acercado.

Recordó que el 27 de agosto los productores redactaron un documento en el que proponen una extracción de 100 millones de metros cúbicos para garantizar el agua de riego y cubrir el pago, sin embargo, hasta el momento no hay una respuesta del Gobierno federal.

“Nunca hemos dejado de reconocer que debemos colaborar con nuestro país en el pago del tratado del 44, los mismos productores lo han dicho (…) las largas, es lo que ha caracterizado el manejo del gobierno federal en este conflicto, por eso ha aumentado la tensión política y social”.

Al finalizar la rueda de prensa, Corral Jurado pidió los productores y campesinos de Chihuahua a hacer un frente común para mediar y para buscar una solución definitiva al problema, para proteger el ciclo agrícola.

También llamó a ver todos los días la rueda de prensa de López Obrador para conocer qué dice del conflicto del agua para que “inmediatamente demos la nuestra, en respuesta a lo que vayan diciendo. Porque la ausencia de nuestro punto de vista alimenta las confusiones y dan pretexto a estos que andan haciendo politiquería para golpearnos a nosotros”.

 

¡Suscríbete por 1 peso al día!

Y además llévate de regalo una taza personalizada con tu nombre de nuestro 47 Aniversario. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades