Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
TESTIMONIO DE MAESTRA
Ignorarlos, clave contra acosadores, destaca maestra
Asegura que su caso lo ha compartido con los jóvenes a quienes da clases, alrededor de 300, porque está al frente de 6 grupos de 50, para que eviten ser víctimas de malas experiencias.
José Abraham Sanz
07/04/2019
Marcar como favorita

CULIACÁN.- Recuerda que leyó algo parecido hace unos días en una cuenta de denuncia sobre acoso que se abrió en el Facebook para Culiacán.

Ella de niña viajaba todos los días desde Bugambilias hasta el antiguo estadio General Ángel Flores para tomar clases en la Secundaria Federal dos.

Hoy le molesta pensar que tuvo que pasar por situaciones incómodas, como el hecho de que un hombre adulto casi la violara con la mirada.

Le miraba las piernas y estaba pendiente de cualquier movimiento.

Ella, de unos 13 años, le ignoraba, cambiaba de lugar, se cubría con la mochila.

Debes Leer:

Denuncia joven acoso sexual; en Sinaloa no hay castigo, dice

Y tampoco fueron pocas las veces que atravesó el centenar de metros desde la calle Andrade hasta la entrada de la escuela, que a las seis y media de la mañana, a una soledad que le abrumaba, era común hallar a personas que abrían la puerta del carro para mostrarles su miembro.

“Yo también lo viví”, recalcó. A casi 25 años de eso, y ya convertida en maestra, descubrió hace unos días en su bandeja de no deseados, decenas de mensajes de varones de diferentes partes del país a quienes no conoce y que insistentemente le han buscado. “Eres muy bonita, nena”, luego cascadas de “holas”, luego “Hola, preciosa”.

Esto, reflexiona, es más común de lo que se piensa.

Asegura que abrió su cuenta de Facebook desde 2009 y ha encontrado mensajes desde 2011 y 2012.

“En realidad ninguno de ellos, aunque no he abierto todos tampoco, pero los pocos que he abierto y que ellos no se han dado cuenta, nunca iniciaron con una foto inapropiada, ninguno.

Todos con un hola, pero pues uno ya saben para dónde van”, aclaró.

La maestra expuso la lista en las redes sociales, sin embargo prefirió mantener el anonimato también de quienes han enviado los mensajes.

Asegura que su caso lo ha compartido con los jóvenes a quienes da clases, alrededor de 300, porque está al frente de 6 grupos de 50, para que eviten ser víctimas de malas experiencias.

“Uno viendo desde ahí, en mi caso viendo cómo inician la conversación, pues yo me pongo a pensar, lo conozco o no. No tiene caso, yo sé a lo que va, para mí es importante crear más que nada la prevención, porque el mundo está lleno de locos”, expresó.

“Yo soy de la idea de prevenir, de no llegar más allá. Ahí los deja uno, ni siquiera en el visto”. Les ha contado a sus alumnas que mantengan distancia sobre desconocidos y a los hombres les aconseja que no hagan eso, porque se ve mal y además se podrían meter en problemas. “Trato de concientizarlos de alguna manera”, dijo.

Es algo de mal gusto, asegura, y no suele abrir conversaciones que dan pie a otras cosas. “Mejor que haya un loco a que haya dos, gracias Dios no ha pasado más, porque no lo he permitido”, agregó.

La maestra está a favor de que las mujeres intercambien experiencias, que entre ellas se informen y adviertan sobre situaciones. “Para no prestarnos o no caer, no seguirles el juego”, resaltó.

 ¿Qué fue lo que pasó por su cabeza cuando halló todos eso mensajes?

Yo me asombré, realmente me asombré porque nunca pensé que detrás de una red social como es Facebook, y yo la iba descubriendo poco a poco, no tiene mucho tiempo, pero tengo mensajes como te comenté, desde 2011.

Sí me quedé sorprendida porque nunca me imaginé que existiera un submundo debajo de eso, debajo de una red social que se supone que debe ser para socializar con personas que conoces, familiares, etcétera, y hubiese un submundo que hay personas en este caso hombres que nada más buscan el momento para degradarse.

“Aunque este mundo está acostumbrado de años y ahorita lo queremos cambiar, que fue muy machista en muchas cosas, pero tiene que empezar a cambiar”, agregó.

“Me parece que sí debemos cuidarnos y ya si encontramos un acosador, verdaderamente que no nos deje, que nos llame, que consiga el número, pues (denunciarlo)”.

La maestra asegura que con el paso de los años, ha vuelto a toparse a su acosador de la niñez. “Lo curioso es que me lo he topado en Fórum haciendo lo mismo. Está igualito... sólo que ahora ha cambiado su modus operandi”, recordó.

Esta persona, explicó la maestra, compra un agua de un litro y pasa el tiempo en el área de alimentos. De pronto finge buscar algo debajo de la mesa para fisgonear a las chicas.

“ Me parece que sí debemos cuidarnos y ya si encontramos un acosador, verdaderamente que no nos deje, que nos llame, que consiga el número, pues (denunciarlo)”. Testimonio de maestra n

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades