Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
DAÑO AMBIENTAL
Invasiones han ganado 1,100 m2 en el estero de Urías en Mazatlán, dice la Profepa
Son siete los predios donde se han detectado rellenos hormiga y hasta un atracadero clandestino para embarcaciones; habrá denuncia penal ante el MP
Noroeste / Redacción
15/05/2018
Marcar como favorita
Foto: Juvencio Villanueva

Luego de la denuncia publicada en Noroeste, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente inició una inspección de las invasiones que le han ganado terreno al estero de Urías, localizado en una zona de manglares, que es un ecosistema protegido por la ley desde 2007.

La dependencia ubicó el daño ecológico en al menos siete predios, que suman más de mil cien metros cuadrados ganados al sistema estuarino a través de construcciones rústicas (elaboradas con madera, lámina y tela), rellenos “hormiga” y hasta un atracadero para embarcaciones menores.

Así lo informó la Profepa a través del comunicado BP/ 527 –18, publicado este 13 de mayo, en el que se revela que por estos hechos se interpondrá denuncia penal ante el Ministerio Público de la Federación contra quien resulte responsable, “ya que no se encontró habitantes ni personas en esos predios”.

Según el informe, personal de Profepa acudió a los lotes de la colonia Quinta Chapalita y de la Casa Redonda donde se pudo constatar la denuncia hecha por este medio.

En el callejón Rosarito junto al Parque Alfredo V. Bonfil, se comprobó la ampliación de un relleno sobre el humedal de manglar, con material de escombro, ocupando una superficie de 300.24 metros cuadrados.

Dentro del polígono se encontró la ocupación irregular de tres lotes, los cuales cuentan con construcciones elaboradas a base de madera y lámina.

Además, continúa el avance de los rellenos para ganar terrenos al mar, “lo cual afecta a la población de manglar existente en la zona visitada, representada principalmente por mangle negro o cenizo (Avicennia germinans), al realizar cortes de ejemplares de esta especie”.

En la calle Rosarito de dicho asentamiento, se localizó un polígono en el cual se lleva a cabo un relleno tipo “hormiga” con escombro en una zona de manglar, sobre una superficie de 816.82 metros cuadrados.

 

 

Invasiones afectan especies amenazadas

En otros cuatro lotes también se observaron construcciones rústicas elaboradas con madera, lámina y tela de manera ilegal. La Profepa señala que este tipo de construcciones han provocado la desecación del humedal y la pérdida de cobertura de la vegetación de manglar.

Se ha presentado “la consecuente eliminación paulatina del ecosistema de humedal y de especies protegidas como lo son el mangle negro o cenizo (Avicennia germinans) y el mangle blanco (Laguncularia racemosa)”.

Son especies listadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, con categoría de Amenazadas.

La información agrega que dicho humedal provee servicios ambientales. Tales como ser filtrador natural del agua, lo cual ayuda al recargamiento de los mantos freáticos; además de ser refugio de fauna silvestre endémica y migratoria, y portador de nutrientes para las aves, peces, reptiles y mamíferos.

El humedal actúa también como barrera natural ante posibles inundaciones en temporada de lluvias, función que se ve afectada por los rellenos detectados.

 

 

Hasta 10 años de presión por destruir manglar

Derivado de lo anterior, la PROFEPA presentará denuncia penal con base en los artículos 418, fracción I, y 420, fracción V, del Código Penal Federal (CPF), que impone una sanción de seis meses a nueve años de prisión a quien desmonte o destruya la vegetación natural; y por el equivalente a uno a nueve años de prisión al que dañe algún ejemplar de las especies de flora o fauna silvestres.

Asimismo, la denuncia se fundamentará en el artículo 420 Bis, fracción I, del CPF, donde se señala una pena de dos a 10 años de prisión y de 300 a tres mil días de multa, a quien ilícitamente dañe, deseque o rellene humedales, manglares, lagunas o esteros.

 

 

QUÉ DICE LA LEY:

Artículo 60 TER de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS), establece: “queda prohibida la remoción, relleno, transplante, poda, o cualquier obra o actividad que afecte la integralidad del flujo hidrológico del manglar…”.

 

ANTECEDENTE:

El 5 de mayo de 2017, la Profepa informó de la clausura total temporal de una construcción en esta misma zona, donde la superficie total del proyecto comprendía 744 metros cuadrados.

 

 

Sé un buen ciudadano
Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades