Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
CONFERENCIA
José Limón fue un bailarín luminoso, dice Héctor Chávez
El maestro Héctor Chávez dice que la obra del coreógrafo sinaloense trasciende el tiempo y las fronteras y sus conceptos estéticos siguen vigentes
Nelly Sánchez
23/09/2020 | 3:02 PM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

A 47 años de su partida, la presencia de José Limón, a través de su legado, sigue en escena siendo poderosa, porque fue un bailarín luminoso, aseguró el maestro Héctor Chávez Fierro.

Durante la charla sobre José Limón, llevada a cabo dentro de los Festejos del 489 Aniversario de Culiacán, organizados por el Instituto Municipal de Cultura Culiacán, el coreógrafo y promotor cultural, destacó que el sinaloense dejó como legado la técnica Limón para las nuevas generaciones de bailarines del mundo.

"La universalidad de la obra artística de Limón trasciende el tiempo y las fronteras y sus conceptos estéticos continúan vigentes en el mundo de la danza".

Limón, que nació en Culiacán en 1908, dijo, está considerado como uno de los mejores bailarines y coreógrafos del Siglo 20.

"Recibió los más importantes reconocimientos de la comunidad dancística de Estados Unidos y cuatro doctorados honorarios de las universidades más importantes de aquel país, tan así que la coalición de la Herencia de la Danza lo nombró como uno de los tesoros irremplazables de la danza americana".

Compartió aspectos de su historia, como que la familia Limón Traslaviña vivió en centro de Culiacán, en la calle del Comercio hoy Ángel Flores, en el Paseo del Ángel, según la fe bautismal y acta de nacimiento de Limón, donde ubicó la casa, que encontró el historiador Gilberto López Alanís.

"El papá de Limón, Florencio Limón, era profesional de la música, dirigia la Banda Sinfónica del Estado y su mamá, Francisca Traslaviña, se dedicaba a las labores del hogar, pero la revolución y el cierre de la actividad musical hicieron que la familia emigrara al norte del país, llegaron a Cananea y posteriormente cruzaron la frontera y al final se establecieron en Los Ángeles".

Limón tenía 10 años y su condición de migrante lo hizo reflexionar y tomar consciencia de que lo que quería ser era un traductor y conciliador de culturas, y eso se nota mucho en su obra artística, aseguró Chávez.

Y fue en Nueva York, a donde llegó en 1928, donde se dio cuenta que lo que realmente quería era dedicarse a la danza, luego de ver una presentación de los bailarines Harald Kreutzberg e Ivonne Georgia, que lo dejó impactado.

"Y buscó un estudio, una escuela donde pudiera entrenarse y encuentró el estudio de Doris Humphrey y Charles Weidman, que era el único que admitía varones", contó Chávez.

"Cuando José Limón entró al estudio, a la primera persona que conoció fue a  Pauline Lawrence, quien era la administradora, pianista que acompañaba las clases de la escuela, quien diseñaba vestuario y ellos hicieron una gran amistad y a los años, se convirtieron en matrimonio, que duró hasta la muerte, primero de ella y al año siguiente de él".

Y así, la exitosa trayectoria de Limón como bailarín, inició a los 20 años guiado por Humphrey, se convirtió en un bailarín de alto nivel, actuó en los mejores foros de danza aclamado en todo mundo, el mundo occidental.

En los años 30 se integró a la compañía de ella, bailaba sus obras  e incursionó en el teatro musical en Broadway, aunque lo que más le interesaba era la danza moderna.

En 1939, recordó Chávez, Limón hizo la primera obra importante, Danzas mexicanas, y los 40 marcaron su vida.

"En 1942 se casó, al año siguiente el Ejército de Estados Unidos lo recluta, porque estaba en plena Segunda Guerra Mundial y a todos los migrantes los estaban reclutando, y con el Ejército creó algunas coreografías, en colaboración con algunos compositores", apuntó.

"Otro acontecimiento importante ocurrió en 1946 porque gracias a que hizo su servicios especiales en el Ejército, le dieron la ciudadanía estadounidense, después de eso pudo fundar la compañía José Limón, y él fiel a su maestra, la invitó para ser directora artística".

En 1949, ya con su propia compañía, el sinaloense montó La pavana del moro, considerada una obra maestra y ese año ganó el premio Dance Magazine por esa obra.

Con su compañía hizo muchas giras por Estados, intercambios culturales a Europa, Asia y América del Sur.

 

"En 1950 vino por primera vez a México a bailar en el Palacio de Bellas Artes invitado por Miguel Covarrubias a quien conoció previamente en Nueva York y lo invitó también en 1951 no solo a bailar con su compañía, sino a hacer una  residencia larga donde creó seis montajes con bailarines mexicanos, consolidando de esa manera la nueva danza mexicana".

De esas coreografías, cuatro tenían eran con temática de la cultura nacional.

"Una era Los cuatro soles, basada en una leyenda náhuatl; Redes, que tenía música de José Revueltas; Diálogo, donde anteponía personajes como Moctezuma y Hernán Cortés, y por otro lado Maximiliano y Benito Juárez", detalló.

"Pero según las notas de los periódicos de la época, la obra que tuvo mayor éxito fue Tonantzintla, que nació después de conocer la iglesia en Puebla, quedó tan impactado de la arquitectura barroca y creó una historia alrededor de esa concepción... En esa obra bailaba Valentina Castro junto a José Limón".

Luego de la muerte de Doris, Limón siguió haciendo arduamente coreografías, como Los olvidados, sin música y solo para varones, una para Isadora Duncan, a Carlota, la esposa de Maximiliano, creó la Fundación de Danza José Limón, y en 1970 lo diagnostican con cáncer.

"Unos meses antes de morir hizo Orfeo, dedicada a su esposa muerta, fue una de sus últimas obras y no paró de crear hasta antes de su muerte. Él murió en 1972, a los 64 años, y dejó como legado 104 obras coreográficas de las cuales 20 son parte del repertorio de compañías profesionales de danza en Europa  y América".

Al final, Chávez recomendó a quienes les interese conocer más de la vida y obra de este artista nacido en Culiacán, leer 'Las memorias inconclusas de Limón, que pueden encontrar en la librería del Casino de la Cultura, del Isic.

 

MIÉRCOLES

18:00 horas. Charla Lipita la novia, el tesoro de la divina gracia, con Ulises Cisneros.

JUEVES

18:00 horas. Entrevista De la Col-Po a Casa de América, 70 años de un culichi tenaz e innovación, con Élmer Mendoza y Leonor Quijada.

 

VIERNES

20:00 horas. Entrevista Cuerpo de obra, con Guillermo Pacheco.

Todas las actividades se transmiten por la página oficial de Facebook del Instituto Municipal de Cultura.

 

¡Suscríbete por 1 peso al día!

Y además llévate de regalo una taza personalizada con tu nombre de nuestro 47 Aniversario. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades