Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
La abuela Ruth se queda al cuidado de sus nietos en el inicio del ciclo escolar a distancia
Yo quiero que los niños estudien, que se enseñen, no como yo, que no sé, dice la mujer de 54 años
Carolina Tiznado
24/08/2020 | 12:04 AM
Marcar como favorita
Foto: Carolina Tiznado

ESCUINAPA._ El inicio de clases se vive diferente en cada hogar del País.

Tener clases en casa es un reto difícil porque no se cuenta con las herramientas tecnológicas o con el conocimiento para enseñar lo que el programa escolar, Aprende en Casa II, requiere.

Ruth Santana Ochoa se encarga de tres nietos, mientras su hija va a laborar a uno de los empaques del municipio, en donde aún se emplean decenas de madres de familia.

No sabe leer, pero asegura que escribe lo básico, por lo que siente que no ayuda a sus nietos que van a preescolar y primaria.

“No sé leer y escribo poco, se me hace difícil enseñarles, no sé cómo explicarles, espero que llegue su mamá a las tres de la tarde y se haga cargo”, señala.

El inicio de clases a distancia fue algo que le preocupó cuando se anunció, pues su hija regularmente trabaja en los empaques o en el campo como jornalera.

Los niños no tienen televisor en casa, tampoco hay internet ni tienen un celular para poder presenciar sus clases, no saben qué es Zoom ni otras modalidades que algunas escuelas han emprendido para llevar la escuela hasta casa.

Le preocupa porque desea que ellos sí aprendan a leer bien, a escribir, que no se queden a medias, que no anden como ella cuando va al rancho, en Nayarit, preguntando los nombres de los camiones, para ver si es el correcto para subirse.

“Yo quiero que los niños estudien, que se enseñen, no como yo, que no sé, a veces me da vergüenza andar preguntando cuando voy al rancho, qué camión tomar, le digo a la gente ¿ese camión a dónde va?, a veces me siento mal”, dice.

Tiene 54 años, pero insiste, no puede enseñar a los niños aquello que ella no aprendió, por lo que solo se hace cargo de cuidarlos, cuando lleguen los papás, espera que avancen con el trabajo escolar de cada día.

 

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades