Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
La diferencia entre humanos es de solo el 0.1 por ciento
El estudio ha utilizado más de 5 millones de ejemplos genéticos pertenecientes a 100 mil especies animales; los individuos sólo se distinguen en 1 de cada mil "letras" que hace una secuencia de ADN
noroeste.com
23/05/2018 | 08:04 AM
Compartida 7 veces
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

La diversidad genética entre humanos, como sucede con la mayoría del resto de los animales, es mínima, de sólo el 0.1 por ciento, reveló un estudio dado a conocer este lunes.

Publicado en la revista científica “Human Evolution”, el estudio "¿Por qué la mitocondria debería definir las especies? ha utilizado más de 5 millones de ejemplos genéticos pertenecientes a 100 mil especies animales y revela que la diferencia genética entre dos individuos del planeta sólo se distinguen en 1 de cada mil "letras" que hace una secuencia de ADN.

Esta es una mala noticia para los que defienden cualquier concepto de supremacía genética entre los distintos grupos humanos, explicaron los autores del estudio, los científicos Jesse Ausubel, Mark Stoeckle, ambos de la Universidad Rockefeller (Estados Unidos), y David Thaler, de la Universidad de Basilea (Suiza).

"No somos tan diferentes genéticamente", declaró el profesor Stoeckle, investigador asociado del Programa para el Medio Ambiente Humano de la Universidad Rockefeller. "Este estudio es un importante recordatorio científico que genéticamente somos muy parecidos. No somos grupos distintos. Si nos queremos separar por razones culturales es una cosa", añadió.

El científico Jesse Ausubel coincidió en que "todos los humanos somos genéticamente compatibles incluso si encontramos otras razones para ser incompatibles. Es realmente impresionante ver cuánto tenemos en común. Pero los humanos tienden a olvidarlo".

Por su parte, el doctor Thaler explicó que las diferencias genéticas que algunos quieren identificar "es fruto de las tendencias de los observadores.

Pero cuando nos alejamos un poco y vemos el bosque, la diversidad genética entre humanos, comparado con cualquier otra especie animal es bastante baja, especialmente comparada con el gran tamaño de la población humana".

El estudio también señala que da lo mismo que la población de una especie se dé más de 7 mil millones de individuos, como es el caso de los humanos, o de sólo unos cientos de miles de ejemplares: en el 90 por ciento de todas las especies animales vivas, la diversidad genética es de sólo el 0.1 por ciento.

Esta constante es fruto de otro de los descubrimientos del primer estudio de todo el material genético acumulado durante los últimos 15 años en la base de datos GenBank del Centro Nacional para la Información de Biotecnología de Estados Unidos: la mayoría de las especies animales somos jóvenes en términos evolutivos.

El estudio indica que, genéticamente, ese 90 por ciento de especies animales que muestran una variación genética de sólo un 0.1 por ciento aparecieron hace 100 mil-200 mil años.

"Nuestro estudio fortalece el argumento que la baja variación en el ADN mitocondrial de los humanos modernos también explica la similar baja variación en más del 90 por ciento de las especies animales vivas. Probablemente todos surgimos debido a procesos similares y la mayoría de las especies animales son probablemente jóvenes", explicó el doctor Thaler.

"Nuestro trabajo sugiere que la mayoría de las especies animales que existen hoy en día son como los humanos, descendientes de antecesores que surgieron de pequeñas poblaciones, posiblemente con eventos próximos a la extinción, hace pocos cientos de miles de años", añadió.

Esos eventos que pudieron provocar la reducción masiva de las poblaciones, los científicos señalan desde asteroides hasta épocas glaciares pero también virus y otros agentes microbiales que dejaron sólo pequeñas poblaciones de individuos más capaces de sobrevivir.

Ausubel señala otro hallazgo del estudio: que "genéticamente, el mundo no es difuso. No existen especies intermedias" que conecten otras dos especies existentes.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades