Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
La educación es la que hace la diferencia, dice Julia Gillard, ex Primera Ministra de Australia
La ex parlamentaria participa en el encuentro México Siglo XXI, con un mensaje a los jóvenes para que no desistan en sus propósitos
Héctor Castro
06/09/2019 | 1:02 PM
Marcar como favorita
Foto: Internet

En la vida no hay algo que importe tanto como la educación, pues será la que vaya abriendo camino para alcanzar los propósitos, dijo la ex Primera Ministra de Australia, Julia Gillard.

Sus padres, migrantes de Gales, que llegaron a Australia en la década de los 60 del siglo pasado para buscar una mejor calidad de vida, alentaron a sus hijas a no abandonar la educación que ellos no pudieron recibir.

“La educación me convirtió a mí. Yo no podría haber sido Primera Ministra sin la educación”, expresó.

En su hogar, señaló, se le enseñó a estudiar arduamente y conseguir su sueño, aunque había trato diferenciado de género.

Y es ahí donde Gillard empezó una lucha, que fue la de acceso a la educación y de eliminar las diferencias de género en el acceso a la educación en Australia.

“Si uno cree en algo, uno levanta la voz y uno se convierte en un actor activo, y uno puede llegar a cambiar su mundo”, asentó.

“Ahora, no fue una línea recta de la universidad a la oficina del Parlamento. Hubo momentos de estrés y fracasos a lo largo del camino”

.

Y de su experiencia, enumera algunos cambios que han sido fundamentales para entender cómo es posible contribuir a hacer los cambios necesarios.

Primero, explicó, no se necesita tener antecedentes privilegiados para poder llegar a hacer una diferencia en el mundo.

También destacó que el fracaso no es el final de nada, sino el comienzo de la experiencia que vas a tener, porque fracasar le permitió entender cuándo estaba lista para asumir nuevas responsabilidades.

Advierte que no hay límites a pesar de los estereotipos que todavía prevalecen, como el de género, de raza, religión. Y esos límites, recordó, los rompió en la política australiana.

Y este reto lo emprendió a pesar de ataques constantes que hablaban sobre su apariencia, sobre que no tenía hijos, parámetros que no suelen aplicarse en los hombres.

“Los estereotipos aún prevalecen, pretendemos que los hombres sean juzgados por sus acciones y las mujeres por apariencia, que los hombres estén al comando y las mujeres en lo materno, que los hombres sean juzgados por la fuerza y las mujeres por la empatía”, asentó.

A los jóvenes becarios de la Fundación Telmex les recordó que ellos son los navegadores y arquitectos de su propia vida, por lo que tienen qué encontrar cuáles son los propósitos en sus vidas y cuál será el sentido de esos propósitos.

“Luchen por ese sentido de propósito, cuando lo logren, escríbanlo y manténgalo cerca. Vivir una vida sin límite es vivir con una autoestima”, expreso.

Y hay que cultivar el arte de utilizar el tiempo de manera provechosa, añadió, pues en un mundo hiperconectado, se roban momentos de silencio necesarios para retarte en tus propósitos y ver hacia dónde estás caminando.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades