La enfermera también se deprime - Noroeste
Periódico Noroeste
23 de Mayo de 2018  •  Edición impresa Edición de hoy  •  25º
Buscar
null
>
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
La enfermera también se deprime
Raquel Sauceda Mendoza dedicó 40 años a servir a enfermos; asegura que duele ver morir a un paciente.
Liliana Zamora
06/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
¿Que si me gustaría hacerlo de nuevo? Posiblemente la pregunta sobraba. El "sí" de Raquel sonó fuerte y preciso.
Raquel se jubiló como enfermera en noviembre del 2000. No fue una decisión; su distanciamiento del equipo del Seguro Social respondió a un padecimiento que le impidió continuar con la labor que desempeñó durante más de 40 años.
Pero ayer evocó algunos pasajes que le heredó su paso por Ferrocarriles Mexicanos, el IMSS y la Universidad Autónoma de Sinaloa, cuando personal de enfermería de la Clínica 45 del Seguro Social le entregó un reconocimiento por los años de servicio que le dedicó a la profesión.
Lo mostró orgullosa a quien la interrogaba sobre su experiencia almacenada en el mundo de la enfermería.
"Si yo pudiera seguir ejerciendo, lo haría".
Raquel Sauceda Mendoza inició a los 14 años. Lo hizo cuando experimentó la satisfacción de ver que un paciente sana y sale de un hospital por su propio pie.
"Decidí ser enfermera desde que acompañaba a mi tía, que también lo era. Me gustó el ambiente y el servir a la humanidad", expresó.
La jubilada gozó cada momento. Eso, pese a las críticas intercambiadas sobre la baja calidad en los servicios de asistencia.
"La atención siempre ha sido buena (de enfermeras a pacientes), pero hay que ponerse en el papel del familiar, se desespera cuando siente que no es atendido; hay que entender que unos son más urgentes que otros".
-¿Qué es lo más duro?
"Ver fallecer a alguien, aunque los familiares piensan que no nos duele porque no lloramos con ellos, pero la enfermera también se deprime".
Raquel habló en presente como si el pasado no existiera; como si continuara ejerciendo. Quizás intentaba borrar el tiempo y hacer de cuenta que seguía siendo parte de los enfermeros y enfermeras del Instituto Mexicano del Seguro Social, que ayer 5 de enero se reunieron para conmemorar su día con anticipación.

"Ver fallecer a alguien (es lo más duro), aunque los familiares piensan que no nos duele porque no lloramos con ellos, pero la enfermera también se deprime."
Raquel Sauceda Mendoza
Enfermera jubilada
    Sé un buen ciudadano
    Suscríbete al boletín Front News y recibe las noticias más importantes en tu correo todos los días.
    Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
    Te puede interesar..