Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
La Fórmula de la Felicidades:El reto de siempre quedar bien
Columna semanal
Marisela González
01/08/2020
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

La semana pasada se me brindó la oportunidad de participar en un evento con más de 150 jóvenes líderes de carreras profesionales de Universidad Tecmilenio, fue un taller lleno de aprendizajes personales. Es un hecho que cada vez que intervenimos, además de emociones positivas, nuestro banco emocional se llena de gratitud por los regalos maravillosos que nos otorga la mirada de nuestros aprendices del futuro.

¿Cuál es la intención de recrear este contexto? Que durante una de las dinámicas realizadas surge uno de los más activos participantes con una pregunta que, en un principio, me sacó de mi tramo de control, que amortigüé con una fuerte invitación a indagar, buscando la respuesta más acertada. La pregunta tan poderosa en mención fue: ¿El liderazgo auténtico es quedar bien con todo mundo?

Se dice que no se puede responder una pregunta con otra, pero no me dejó otra opción: ¿Qué observas que te genera esa inquietud? Su respuesta fue instantánea: “Mi papá dice que su jefe solo premia a los que le siguen la corriente”.

Aproveché la intervención con ejecutivos de una empresa líder que realizaba ese mismo día para ”soltar” la pregunta con referencia al que hoy denomino “El jefe queda bien”. Los comentarios del joven estudiante fueron validados por este grupo de colaboradores con comentarios tales como: “Mi jefe evita el conflicto y eso le genera más conflictos”, “Mi jefe no reta a los que le cuestionan, siempre les da por el lado”, y el más certero cuestiona “¿Eso lo aprendimos desde casa?, ¿alguno de nuestros padres siempre nos sigue la corriente y es con el que nos sentimos más apoyados?”. Me hizo tanto sentido la situación que decidí investigar un poco más y ponerlo en esta columna.

Un punto de inicio o partida es el juicio de que todos deseamos caerle bien a todo el mundo, además de querer quedar bien. Parece que disfrutamos “formar” desde la necesidad de que nos pregunten, y así nosotros validar todo lo que sucede en casa o empresa. Es tipo líder solar, todo gira alrededor de él.

La pregunta planteamiento es: ¿Se puede estar en querer quedar bien con absolutamente todo el mundo, cercanos o no tan cercanos? Esto ya no resulta tan “normal”, más cuando en algunos se observa casi un comportamiento obsesivo que, como cualquier comportamiento polarizado, a la larga nos puede pasar una factura muy alta, tanto en el ámbito empresarial como en el personal.

Es clave aprender a diferenciar entre preferir quedar bien con los otros y la preocupación en exceso de nuestra imagen, porque en este último caso todo lo que hacemos se puede convertir en lo que quieren los demás que hagamos, y cuidado, no siempre los intereses de los demás van de la mano con el beneficio de la organización o de nuestra familia.

Es un hecho que el enfoque de cualquier líder (ojo, intencionadamente no digo jefe) o padre de familia busca dotar de autonomía y certeza a las personas para que estas se empoderen y tengan las competencias para la toma de decisiones efectivas y afectivas. Dentro de este rol existe un interés auténtico de apoyar, a través del acompañamiento, en su proceso de transformación, incluyendo en esa formación el que la persona se haga cargo/responsable de lo que le toca, que sea autosuficiente y resiliente para aprender hasta de sus errores. Un ejemplo que mi madre me repetía constantemente: “Si das todo sin límites estás haciendo inútil a una persona”. Traducido a uno de sus famosos refranes, “¿A quién le dan pan que llore?”. Nuestros hijos nos toman la medida y terminamos jugando su juego de manipulación, así mismo nuestros colaboradores.

Entonces, es necesario diferenciar entre las acciones que hacemos para ayudar, y van más allá de la guía formativa, y las que, de forma casi inconsciente, se mueven con nuestra intención o deseo de quedar bien.

Al revisar el comportamiento humano observamos que muchas de estas personas “queda bien” lo que buscan es una aceptación total, el reconocimiento de que todos mencionen lo “buena persona” que es. Pero ¿qué pasará cuando el colaborador tenga que hacer cosas que no le apetecen en absoluto? Los hallazgos muestran que su necesidad de quedar bien y su incapacidad para decir que no, lo obligarán a hacerlas, aunque no le apetezca, llenándolo de una tremenda frustración y resentimiento.

¿Te imaginas el nivel de estrés al que estará sometido el jefe queda bien? Alto, muy alto, porque acostumbró a sus hijos o colaboradores a ineludiblemente dejarlos siempre contentos, una obligación que él mismo se impuso.

¿Qué se esconde detrás de querer quedar bien con todos? Los expertos afirman que es la baja autoestima la que consigue que una persona se obsesione con esto. Por lo general, una persona con autoestima baja asume que si hace o dice lo que quiere, y no hace lo que los demás le piden, será rechazada y se quedará sola. Y ese tremendo miedo la hace tomar decisiones que incluso van en contra de su estructura de coherencia.

Así, una simple tarde de taller me llevó a reflexionar de forma poderosa en el miedo que da plantarnos y decir que no a algo, porque asumo que me rechazarán, que se enojarán conmigo o que dejaré de contar con el apoyo de ese hijo o colaborador. Lo que desconocemos muchas veces es que con esta actitud tal vez conseguiré precisamente eso, porque por no hacerle un feo a nadie, termino fallándole a la persona más importante en mi vida: Yo. A ti, ¿te gusta quedar bien con todos?

Les recomiendo seguir mi pagina @LicOscarGarciaCoach y no se pierdan el programa dominical “Pensar con bienestar” para continuar aprendiendo juntos. La cita es este domingo 2 de agosto a las 11:30 tiempo de Mazatlán, 19:30 tiempo de España. Contamos con una de las coach más influyentes de habla hispana, Laura Chica.

 

 

¡90 días gratis de periodismo!

Mientras tú vuelves a la "nueva normalidad", en Noroeste nunca hemos parado de informarte con rigor y oportunidad sobre los impactos de la pandemia.

Pero no somos inmunes, la publicidad que es nuestro principal ingreso, se redujo drásticamente durante el confinamiento y para continuar haciendo nuestro trabajo requerimos el apoyo de lectores como tú.

Prueba 90 días gratis nuestro servicio de suscripción digital PREMIUM haciendo click AQUÍ.


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades