Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD: ¿Te cuento un secreto?
Su secreto de la vida feliz fue reconocer que era un simple mortal disfrutando su caminar, aprendió a vivir de acuerdo a sus circunstancias y en su interior sabía que no podía controlar el momento de su partida, pero sí podía controlar su propia vida.
Óscar García
17/05/2017 | 11:02 AM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Estoy sentado frente a la computadora, un poco desvelado y confundido tratando de asimilar la triste noticia del fallecimiento de un colaborador de la Universidad Tecmilenio. Hoy nos dejó, Don Raúl un hombre sencillo, que diario me y nos regalaba una espontánea sonrisa llena de honestidad, seguido de un intencionado “Muy buenos días”, razón más que suficiente que me permitía llenarme de optimismo e incrementar mi capacidad de admiración por su ejemplo de amor al trabajo.

Para maximizar mi capacidad de asombro, bastaba el simple hecho de observarlo en pleno verano bajo el sol cenital y los casi 50 grados de sensación térmica, tirado al piso, protegido por su característico sombrero de paja y cuidando cada una de las plantas, sus plantas.   No le temblaba el pulso de sus manos repleta de años de experiencia para asumir la responsabilidad y el compromiso, para que su pequeño gran jardín siempre presentara su mejor versión.

Recuerdo cuando los alumnos se atrevieron a invitarlo a ser testimonio y ejemplo de su pasión y amor al trabajo en una de sus clases. Con su conversación ligera de palabras, pero profunda en contenido, atrapó al grupo completo. Pequeños detalles como éste, lo colocan como miembro de esa pequeña comunidad de seres humanos que han encontrado un sentido a la vida, y los hace únicos e irrepetibles.

Difícil es imaginar la presencia de Don Raúl sin su libro en las manos, esperar el atardecer para disfrutar pequeñas conversaciones de su forma de ver la vida y de su visión auténtica para colaborar intencionadamente a través de su ejemplo en la formación de las futuras generaciones. Bajo el amparo de su filosofía me dio cátedra de lo que es una educación positiva. Aclaro, nunca le pregunté si terminó la primaria, pero qué importa ante su capacidad de dar y experimentar las emociones y los sentimientos que enaltecen a cualquier ser humano. 

Mi querido amigo era de esas personas felices que no tienen una vida diferente a la tuya o la mía, sólo viven de una manera diferente porque aprecian más lo que tienen que los que están siempre molestos. Por siempre estará presente su sonrisa como un ejemplo de que: La felicidad es el resultado de lo que percibimos, y cómo percibimos las cosas es una elección. Estoy convencido de que la forma en que vivió le permitió darnos un ejemplo diario, me quedo con el reto de ser más agradecido todos los días, para disfrutar el cuidar las plantas y flores de mis propios sueños.

El Señor de la Sonrisa, como lo nombraban los que no conocían su nombre, hacía las cosas porque quería, no porque tenía que hacerlas, Más de una vez su respuesta a mi cuestionamiento ¿qué hace tan tarde aquí? fue un simple: “Aquí terminando de arreglar mi jardín”. Puede ser un misterio en qué parte de la vida o en qué hoja de un libro descubrió que las personas felices piensan que no tienen que hacer nada por obligación, hacen lo que creen que es correcto y no se molestan en pedir permiso. 

Me quedo con una gran duda en su partida: ¿Escogería el día de la celebración del Día del Maestro para dejarnos una muestra más de su sabiduría? No lo sabré, prometo ni siquiera indagarlo. ¿Sabes por qué?:

Su secreto de la vida feliz fue reconocer que era un simple mortal disfrutando su caminar, aprendió a vivir de acuerdo a sus circunstancias y en su interior sabía que no podía controlar el momento de su partida, pero sí podía controlar su propia vida.

Desde este pequeño espacio terrenal envío un agradecimiento profundo a su ejemplo, con la promesa de guardarme en mi mente y corazón los sabios ingredientes que al coincidir me regaló, y en mi caminar los tendré presentes para seguir construyendo mi propia fórmula.

Te invito a visitar mi página Oscar García Coach y que formes parte de esta comunidad de aprendizaje.

 

¡90 días gratis de periodismo!

Mientras tú vuelves a la "nueva normalidad", en Noroeste nunca hemos parado de informarte con rigor y oportunidad sobre los impactos de la pandemia.

Pero no somos inmunes, la publicidad que es nuestro principal ingreso, se redujo drásticamente durante el confinamiento y para continuar haciendo nuestro trabajo requerimos el apoyo de lectores como tú.

Prueba 90 días gratis nuestro servicio de suscripción digital PREMIUM haciendo click AQUÍ.


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades