Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
La Fórmula de la Felicidad: ¿Vamos a pegarnos como animales?
Columna semanal
Óscar García
29/02/2020 | 10:47 AM
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Esta experiencia tiene como escenario la coronación de la Reina Infantil del Carnaval. Es el día dedicado a los infantes de la casa y el impactante lleno del estadio Teodoro Mariscal es evidencia de la aceptación total del artista invitado, como decimos en el pueblo, de “Talla Internacional”, de esos que poco visitan nuestro puerto por lo alto de sus honorarios y de sus requerimientos de producción. La respuesta efectiva agotó el boletaje en un dos por tres, los organizadores acertaron en la fórmula de atractividad, pero este no es el tema, solo el contexto.

Mi mosquetero, bailador empedernido de este tipo de música, me reta a asistir al evento, alcahuete un poco con él, me atrevo con algunas consideraciones. Un buen sabor de boca la seguridad desplegada para el evento con impactante escenario que se eleva sobre el campo, histórico por las experiencias positivas únicas que el beisbol nos ha regalado a los pata saladas. El flujo de asistentes que circula con efectividad es muestra de un estadio de primer mundo, los organizadores cumplen hasta que se acerca el inicio del evento, cuando se paga el precio por haber repartido sin control boletos gratuitos y el pésimo comportamiento de algunos de los asistentes.

El show preparado todavía no anuncia la primera llamada y empieza el “espectáculo”, las primeras “pegadas como animales” (no sé si ofendo a las mascotas de casa, que muchas son educadas de forma extraordinaria) del denominado sexo débil en su lucha por un lugar. El grito de ¡Fuera, fuera! hace que todos localicemos la escena dantesca donde los pequeños de casa ven a sus madres darse en la m… Y luego nos quejamos de una sociedad violenta, ¿pues cómo ayudarles?

Han pasado pocos minutos cuando los lugares atinadamente reservados para personas con capacidades diferentes y adultos mayores, son invadidos por personas que por su apariencia bien pudieron comprar un boleto en primera fila. Nuevamente los organizadores despliegan un ejército de voluntarios y agentes de seguridad para controlar afortunadamente la situación; otra vez mi sorpresa, la mayoría de las que brincan cercas y tiran golpes a los custodios son mujeres. Una emoción no deseada en un momento diseñado para disfrutar la “fiesta infantil”.

¿Todo será culpa de la autoridad? ¿Necesitamos para los más de 20 mil asistentes la misma capacidad de agentes de seguridad para vigilar nuestro comportamiento? ¿Esta es la sociedad que reclama paz y premia la violencia para resolver sus conflictos? Muchas preguntas, de algunas sentimos no contar con la respuesta correcta, y más que la respuesta, con la solución correcta.

Se logra el control previo a la tercera llamada para tranquilidad de muchos de nosotros en plan de espectador ansioso, llega el desfile de las embajadoras infantiles. El que iba a divertirse empezó a inquietarse: evidentes los excesos de maquillaje, los vestidos de adultas en cuerpos de niñas, los movimientos cadenciosos y “sexys” con la mirada de admiración y orgullo de la madre. De impacto no positivo, ¿en qué momento nos acostumbramos a sexualizar tanto nuestros cuerpos, que muchos creemos que es “normal” hacer lo mismo con el cuerpo de nuestras hijas pequeñas?

Tres pesos de cordura, diría mi amá, y un poco de sentido común para interpretar lo que los expertos en comportamiento humano afirman: “no es correcto tratar de acelerar el proceso de crecimiento mental de un niño”. De tal manera que el hacer que utilicen ropa que no es propia de su edad, no hace más que impedirles vivir su infancia. La infancia es el momento para tener libertades, para jugar, saltar y ensuciarse, y no de estar preocupados por una pose o por verse perfectos. Este tipo de acciones impacta directamente la inteligencia emocional y social del futuro adulto.

Y así llega el momento más esperado de la noche, J. Balvin en escena. Una profunda letra hace que madres, padres, hijos y quien sea, sacuda a gritos y movimientos sexys el coliseo deportivo, la letra dice así: “Un culito así no se encuentra en eBay. Este bicho es tuyo, te lo tengo en layaway”. ¿Pues cómo habrá congruencia entre la lucha de alto a la violencia y nuestros comportamientos?

Recuerdo mi clase del máster, donde definíamos que: “La congruencia es la armonía y el balance que existe entre nuestros pensamientos, acciones y emociones; donde nuestras acciones son un reflejo de nuestros pensamientos y emociones, con un elemento importante adicional de conciencia”.

Se interpreta que la congruencia es un valor que engrandece a la persona que lo practica, la hace comportarse con gran inteligencia emocional y social para moderarse en lo que pide. Sabe elegir lo que necesita para llevar una vida digna y en paz.

El psicólogo estadounidense Carl Rogers hablaba de la congruencia como una de las características principales que han de tener quienes se dedican a promover el crecimiento de las personas. Ser congruente es garantía de bienestar subjetivo.

Ha terminado el concierto, los ríos de gente hacen fuga del recinto, y muchos siguen conectados al ritmo de: “Si necesita reggaetón, dale, sigue bailando, mami no pare, acércate a mi pantalón, dale. Vamos a pegarnos como animales”. Sí, atinaron, la mayoría son menores de edad. Dejo a su imaginación sus expresiones corporales.

La intención de esta columna es reflexionar juntos, qué gran tarea tenemos todos en casa. Seguimos conectados en LicOscarGarciaCoach.

 

En tiempos de incertidumbre, informarte bien es prioridad

En Noroeste estamos concentrados en informarte con precisión, oportunidad y verificación sobre los impactos sanitarios y económicos del Covid-19 en Sinaloa y México.

Es por ello que todos los contenidos relacionados con ese tema será abiertos a todo el mundo gracias a nuestros anunciantes y suscriptores. Si quieres apoyarnos, te invitamos a suscribirte aquí:

Noroeste Premium $1 diario *


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades