Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Tradición viva
La música de los organilleros llega hasta la Machado, en Mazatlán
Con el uniforme que les regaló Pancho Villa, un changuito de peluche en lugar de uno vivo y las ganas de rescatar una cultura musical de otros tiempos, dos organilleros llegan a Mazatlán
Ariel Noriega
26/01/2018 | 7:09 PM
Marcar como favorita
Foto: Ariel Noriega

Un par de organilleros bastaron para convertir la Plazuela Machado en un trocito de aquellos barrios de la Ciudad de México donde la música marcaba el ritmo de la tradición.

Silvestre Maroto y Ricardo Castro, procedentes desde la capital del País, ya no cargan sobre la espalda el organillo, ni traen amarrado un chango verdadero, pero todavía conservan la tradición de una música que sólo conocimos en las películas de los años 50 o en los paseos por la Ciudad de México.

La música del organillo sobrevuela la Plazuela Machado y les da el pretexto a los trotamundos para contar su historia y como fueron a parar al puerto.

“Vamos recorriendo pueblo por pueblo tratando de que nuestra cultura no se pierda, la idea es recorrer todos los estados de México y recorriendo los pueblos llegamos a Mazatlán”, explica Maroto.

Con su uniforme caqui, inspirado en los uniformes de los guerrilleros de Pancho Villa, los organilleros explican que provienen de una estirpe de músicos que se remonta a sus bisabuelos, todos organilleros y aunque presumen carreras profesionales, aseguran que ser organilleros les permite conservar una tradición que les gusta y que los lleva por todo México.

Sin embargo, no siempre son bien recibidos como en Mazatlán, durante su recorrido llegaron a Puerto Vallarta donde terminaron siendo expulsados.

“Hay lugares donde sí te piden permiso y si no lo tienes te corretean como si fueras un delincuente, en el malecón te quieren quitar tu aparato y te quieren llevar detenido, por eso nos vinimos para acá, aquí los mazatlecos nos han recibido muy bien”, explicó Castro.

Los organilleros aseguran que su amor por el organillo ya no es un negocio que les permita vivir solo de eso, así que solo lo hacen por temporadas.

“Lo hacemos como un pasatiempo, ir y alegrar al pueblo, somos el mariachi del pueblo”, asegura Maroto.

Su sueño es saltar el mar y recorrer Europa, donde aseguran que la gente todavía disfruta de su música, además aseguran que por allá son muy respetadas las canciones mexicanas.

Mientras uno acciona la manivela que permite girar un cilindro la música se libera, su compañero pide “cooperación” a los paseantes.

Aseguran que los que más dinero le dan a su changuito de peluche son los mexicanos, ya que los estadounidenses no conocen su arte.

 

De origen alemán

Los primeros organillos llegaron de Alemania, pero actualmente se producen y reparan en Chile. México es el país donde mejor se conserva la cultura de su música.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades