Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Evangelización, Eduación y Cultura
La región entre el Tigris y el Éufrates
Columna religiosa
Padre Amador Campos Serrano
04/06/2018 | 03:00 AM
Marcar como favorita

Conocida como Mesopotamia, termino griego que significa lugar entre ríos, la región ubicada entre los ríos Tigris y Éufrates es designada como la cuna de la civilización, pues las evidencias la señalan como el lugar donde se establecieron las primeras ciudades, en las cuales surgió el auge del desarrollo urbano, después de que el hombre se hizo sedentario.

El texto sagrado de la Biblia ubica ahí al Paraíso Terrenal o Edén, nombrando a los ríos Pizón y Gihon, además del Éufrates y Tigris, que antiguamente se llamaba Hidekel, siendo estos dos últimos los de mayor importancia por su voluminoso caudal fluvial, un importante sustento para la llamada Franja de la Media Luna o Fértil Creciente.

Los indicios arqueológicos nos revelan a este lugar como el sitio donde por primera vez la humanidad fue capaz de plasmar sus pensamientos, expresados hasta entonces por medio del sonido articulado de su voz, es decir, el lenguaje hablado, en los signos gráficos de la escritura, dando un impulso gigantesco hacia el progreso del hombre.

En el inicio del Periodo Neolítico, hace aproximadamente 7 mil u 8 mil años, fue cuando se establecieron los primeros asentamientos humanos de una manera estable, dando paso, con ello, a la acumulación de bienes, una innovadora experiencia para la humanidad después el largo periodo anterior de vida nómada.

La mítica creación del mundo es ubicada ahí por el texto sagrado, sin duda por ser el lugar en donde se empieza tener memoria histórica escrita, después del periodo de las tradiciones orales, en las cuales se fueron acumulando los mitos y las leyendas.

Con el incremento de las zonas urbanas, llegó el intercambio comercial. Al expandirse este modelo hacia otros lugares, en donde se iba reproduciendo lo iniciado en esta región, nacen los grandes imperios y con ellos, el ansia de dominio del hombre por el hombre.

En el nacimiento y la consolidación de las ciudades estado surgió la cultura sumeria, de la cual nos quedan vestigios en las ruinas arqueológicas de las murallas por ellos construidas.

Más cercanos a nosotros, hace aproximadamente 2 mil 500 años, surgen los acadios, de los cuales ya se tienen registros más precisos con el uso de la escritura. De ellos surgen los semitas y de ellos, el pueblo hebreo.

Sumida hoy en conflictos bélicos, la región ubicada ente estos ríos nos sigue hablando del origen de nuestra civilización, marcada por el progreso, originada en nuestra capacidad de seres inteligentes, pero que deberá de dirigir su orientación hacia una humanidad cada vez más humana.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades