Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
RISATERAPIA
La risa es un asunto serio, dice Ana Yolanda Bueno Díaz
Lograr que la risa sea una terapia para mejorar ambientes es el objetivo de la fundadora de Yul Capacitación
Leopoldo Medina
05/06/2018
Compartida 28 veces
Marcar como favorita
Foto: Roberto Armenta

CULIACÁN._ Cuando se trata de reír, Ana Yolanda Bueno Díaz se la toma muy en serio.

La joven de 28 años de edad es médico y terapeuta que ha encontrando en la risoterapia un proyecto de vida y una manera divertida de ayudar a los demás.

“Reír es tan importante como comer, es una necesidad del cuerpo, del alma, si no comemos un día nuestro cuerpo lo resiente, lo mismo pasa con la risa”.

Afirma que muchas personas desconocen lo bueno que es reír para la salud física y emocional, incluso para vender, hacer negocios y para tener un clima laboral más productivo en una empresa. 

La fundadora de Yul Capacitación asegura que cuando se reconozca a la risa como una herramienta útil, se entenderá que reír cada día es un asunto muy serio.

“Mi objetivo como médico o terapeuta de la risa, es que el público entienda que reír es un asunto serio y que así como se debe comer, bañar o trabajar todos los días, también se debe reír, buscar maneras de hacerlo y contagiarla”.

 

El acercamiento

Su primer encuentro con la risoterapia se dio cuando Ana conoció el voluntariado Médicos de la Risa en Culiacán, perteneciente a una organización llamada Risoterapia A.C, y fue una amiga quien la invitó a una certificación junto a otros 19 participantes.

“Al visitar los hospitales me di cuenta del impacto que tiene una sonrisa en una enfermera porque siempre están estresadas, y cuando nos ven y nos reímos con ellos sus rostros cambian y tratan mejor a los pacientes; eso se va contagiando a los demás y se hace una gran ola creando un impacto positivo”, señaló.

Ana asegura que un Médico de la Risa no es un payaso, que la nariz que utilizan es esa llave que tiene el poder de abrir una puerta para que las demás personas se den el permiso de reír.

 

Crea su propia empresa

Al ver lo resultados positivos que brindaba como médico y terapeuta de la risa en los hospitales, Bueno Díaz decidió llevar la técnica a las empresas.

“Busqué mejorar el ambiente laboral donde hay falta de empatía, donde hay enojo, estrés”.

Junto a Karely Ochoa, una de sus mejores amigas, fundó Almok Consultores, la cual desde su creación tuvo buena respuesta.

“Empezamos padrísimo, nos fue muy bien, pero después de dos años empezamos a tener distintos intereses y pues no quisimos afectar la amistad, por lo que decidimos terminar con este proyecto”, recordó.

Para Ana fue un momento difícil, lo mencionó como un sueño que fracasó, sin embargo, su espíritu emprendedor le permitió construir un nuevo plan para seguir brindando ayuda, así que continuó con la idea de crear algo nuevo, y así fue como nació Yul Capacitación.

Junto con la empresa buscó más certificaciones y fue en la Ciudad de México donde logró el título de Líder Internacional en Yoga de la Risa, por parte de la institución Dr. Kataria School of Laughter Yoga.

“Yoga de la risa es una técnica que combina respiración pranayama con ejercicios de risa que permiten conectarse con la carcajada genuina, el cerebro no identifica una carcajada genuina de la que no es, pero el beneficio es el mismo si tú te la ocasionas o si sucede algo gracioso”, explicó la terapeuta.

Aunque en un principio fue difícil que las empresas contrataran sus servicios para mejorar ambientes laborales, hoy a nueve años, la historia es otra.

“Muchos no saben de qué se trata la risoterapia; cuando yo inicié con esto tenía sólo 20 años, la gente me veía muy chica y no me daban trabajo, pensaban que les iba a hacer cosquillas o algo así, y cuando por fin me dieron el primer trabajo me pagaron con comida, es algo al que todo emprendedor se tiene que enfrentar cuando tu idea es nueva o no te has dado a conocer aún sabiendo que eres bueno en lo que haces”.

Armada de paciencia y confiando en lo que ella hacía, comenzó a trabajar a cambio de comida: recibía por sus talleres muestra un donativo en especie de la empresa René Produce.

“Ese donativo lo entregábamos a la fundación En Acción sólo con Amor I.A.P., la cual dirige mi mamá Martha Díaz”, platicó.

Después de brindar sus servicios a esta agrícola, Ana fue invitada por la Empresas Chata a impartir sus talleres, lo que calificó como su primer contrato real, donde estuvo dos años trabajando.

“Los nueve años que llevo haciendo esto han sido para muy gratificantes, porque cada vez que me pagan no puedo creerlo, se me hace lo más increíble del mundo recibir dinero por hacer algo que me apasiona”.

Pese a que al principio sintió miedo de que esto no funcionaría en Culiacán, ha tenido mucho éxito.

“Busqué ser profeta en mi propia tierra antes de llevarlo a otros lugares, y cuando me dí cuenta que sí se podía, me sentí muy feliz porque lo que hago ha tenido un impacto positivo en muchas personas”, destacó.

 

En constante aprendizaje

Ana considera que su trabajo le ha permitido crecer más como persona y se ha seguido preparando. 

“La risoterapia es una técnica que requiere de constante aprendizaje, te permite un mayor crecimiento lo que le da mayor certeza a las empresas que te contratan”.

Entre sus certificaciones está la que hizo como facilitadora en el modelo Gerza de Dinámicas para Grupos; con la empresa Paphaki tomó la certificación 'El juego como recurso pedagógico', además maneja también técnicas de clown, coaching, entre otros.

“He creado programas de Bienestar Corporativo con los que busco implementar la cultura de la felicidad del colaborador”, explica.

“La felicidad es una decisión, es muy personal, y lo que nosotros hacemos para crear una cultura de felicidad es ponerle los medios a la empresa para que puedan decidir estar bien”.

Afirma que no es sólo jugar, tiene que ver con la flexibilidad de la empresa, que los propios empleados no hagan juicios, que permita que la vida del colaborador se empate con la de la empresa.

“Que sepan que afuera del trabajo también tienen una vida, para que el bienestar se alinee con lo que están haciendo y no sea sólo trabajo”.

Señaló que un empresario puede ser un villano o un superhéroe si éste se preocupa por la salud emocional de sus colaboradores, logrando con ello una mayor empatía, mejor comunicación, creando trabajadores más felices no sólo al interior de la empresa, sino fuera de ella también.

“A casi 10 años de intenso trabajo, puedo decir que ha sido de harto amor y 'contentura', por ello, cada vez que voy a dar un taller o una conferencia agradezco mucho a Dios la oportunidad de hacer algo increíble, de abrir un regalo y compartirlo con alguien todos los días, me siento feliz de mi trabajo, honrada de haber creado una necesidad gracias al efecto que brinda el simple hecho de reír”, recalcó.

“Mi deseo es que la gente comprenda el enorme impacto que puede tener en esa persona por el simple hecho de haberle regalado una sonrisa”.

 Programas de bienestar

Entre los nuevos proyectos que prepara la terapeuta está la creación de programas de bienestar corporativo, además de impartir una certificación de médicos de la risa, los días 7,8,14 y 15 de julio.

“Será impartida por Risaterapia A.C de la cual soy voluntaria y puede acudir quien lo desee”.

Comparte que los requisitos son ser mayor de 18 años y cubrir la cuota de 2 mil pesos, el cual incluye material y la cédula con la cual puedes ingresar a cualquier hospital del mundo como Médico de la Risa.

Los interesados pueden llamar al teléfono 667 476 7665.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades