Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
La Ruta del Paladar: Sobre las Olas
No cualquier cocina puede jactarse de extender la mano para tomar los productos de su hábitat natural, como las cocinas de los restauranteros de Altata
Julio Bernal
10/08/2018
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

BAHÍA DE ALTATA, Navolato._ Es casi seguro que un crítico atroz pudiera decir que hace falta una voz fuerte en la cocina de Altata, alegando que en aras de complacer al paladar tradicional, esto es, a los comensales promedio que visitan la bahía y que hasta se atreven a regatear precios, se da poco espacio a la creatividad.

Sin embargo ese crítico estaría viendo una sola cara de la moneda, ajeno a la conexión irrefutable de los sabores y su entorno, además de ignorar que quienes ejercitan cucharones y cazuelas en los fogones, saben lo que es cocinar con el agua de mar arriba de los tobillos, saben lo que es la arena agolpada en los rostros por las ventiscas, saben de los lancheros y sus infortunios en los días malos, o del panguero alegre por la generosidad de la pesca.

 Todo esto no nada más es circunstancial, o sucesos simples del devenir. Más que sencilla cotidianeidad, puede traducirse en cultura, vida, fortaleza, grabados en la piel y el alma, lucidez, pasión, estilo y hasta destino. Existe un apego profundo y amoroso entre el mar y su gente. Además, no cualquier cocina puede jactarse de casi extender la mano para tomar los productos de su hábitat natural, sazonarlos y ofrecerlos en las mesas, que es tal vez el gran prodigio de los restauranteros genuinos de Altata, impuestos a la frescura, a que las jaibas casi caminen entre los pies, o a que los camarones lluevan, tal como llovieron flores amarillas en un pasaje fantástico de García Márquez.

Restaurante Sobre las Olas, fundado por Loreto Navarro en 1962.

 

En los tiempos que corren, sigue habiendo un respeto irrestricto y hasta reverencial a los sabores esenciales de los productos marinos, que aquel crítico pudiera tildar de timidez, de no atreverse a jugar con las recetas de la abuela. Pero yo festejo el desayuno que me ofreció Lupita Torres en su restaurante Sobre las Olas, que fundara su madre, Loreto Navarro, en 1962, lo que es mucho decir, porque eran aquellos días en que se cocinaba con el agua arriba de los tobillos, hasta que en 1966 fue favorecida con un terreno por Leopoldo Sánchez Celis. Digo yo que desde entonces viene la tradición de la machaca de camarón, el platillo que me fue servido, que aunque la hubiera preferido más deshidratada, fue gratísima su degustación, guisada con la sencillez de julianas de cebolla blanca, chile poblano, poquísimo tomate y un ligero espolvoreado de orégano.

Frijoles refritos con elote cimado, acentuado con asadera y salsa pico de gallo con cilantro fresco

Lupita Torres, la mujer de la sonrisa, en verdad sorprendió con unos frijoles refritos, no al modo común, sino extraordinariamente combinados con elote cimado, permitiéndome una sabrosa explosión de mexicanidad en la boca, acentuada con asadera y salsa pico de gallo con cilantro fresco. Debo decir que esta visita fue posible gracias a los contactos de la periodista Juanita Pérez, de Navolato, quien me puso al habla con Natalia Hernández, directiva de la Promotora Turística de la Bahía, quien a su vez hizo gestiones para que a un servidor otuviera una noche de cortesía en el Hotel Altata Bay, del que quedé gratamente sorprendido por la calidez de sus instalaciones.

En cómodas habitaciones de primer nivel, el hotel Altata Bay recibe al turismo de la bahía.

Hay mucho más en el menú del Restaurante Sobre las Olas, ubicado sobre el pequeño pero hermoso malecón de la Bahía de Altata, Navolato. La orden de machaca de camarón tiene un valor de $150.00. Tiene que probarlo. Y es todo. Escríbame: contacto@al100xsinaloa.com

La suscriptora de Noroeste Rocío Álvarez Anistro gana un kit de cocina, cortesía de pasta Yemina.

 GANE KIT DE COCINA

Usted puede ganar un kit de cocina cortesía de la pasta Yemina, la cual lanzó su iniciativa “Con energía, es posible”, el objetivo es recordarle a los consumidores que con energía es posible realizar sus sueños, con la idea de sembrar certeza en sus vidas. El kit consta de una mason jar, un termo, un juego de cuatro platos del buen comer, una bolsa de conchita de Yemina y una bolsa de tela.

Para participar, deberán acertar a la siguiente pregunta:

¿Cuál de estos postres es originario de Sinaloa?

A)Glorias  B)Borrachitos   C)Pan de mujer   D)Jericalla

 Se tomará en cuenta la primera respuesta correcta. Envíos: contacto@al100xsinaloa.com

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades