Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Las alas de Titika: Diez años con Estrella
.
María Julia Hidalgo López
26/01/2018 | 12:59 AM
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Andrea regresa a casa con su hijo y con un diagnóstico médico. Eso que no quería escuchar, justo ahora se lo confirma un especialista: “Su hijo tiene autismo”. Le ha dicho que es un trastorno del desarrollo que afecta la comunicación y la interacción social. Que los patrones de comportamiento de los autistas suelen ser restringidos, repetitivos y estereotipados... fueron tantos los términos que ella no comprendía del todo. Sólo supo que lo que está por venir no será sencillo y no tiene claro por dónde empezar.

En su búsqueda cibernética, encuentra un lugar llamado Estrella Guía (EG). Lo primero que lee le recuerda que alguien más ya lo había mencionado. Revisa el portal de la institución y se decide a llamar. Del otro lado del teléfono responde Sayra. Andrea le cuenta sobre su hijo y le detalla el diagnóstico. Lo primero que Sayra dice es que lo tome con calma, que en EG la pueden orientar. Le pregunta si desea recibir la información vía telefónica o si prefiere visitar las instalaciones. Andrea opta por lo segundo; le programan una cita. Sayra le pide que lleve consigo el informe médico y cualquier prescripción o antecedente clínico realizado a su hijo.

Andrea se documenta y confía. Ahora sabe que EG es un lugar en donde la pueden capacitar y acompañar, no sólo a ella, sino a cualquier padre y/o persona que tiene a su cargo a niños con lesión o desorganización cerebral, o incluso sólo a quienes desean potenciar las habilidades de sus hijos. Se entera que además de autismo, también dan seguimiento a otro tipo de trastornos, como síndrome de Down, déficit de atención e hiperactividad o parálisis cerebral; todos aquellos que son consecuencia de un daño cerebral y que llegan a causar algún tipo de discapacidad. Le surgen algunas dudas, pero decide esperar para el día de la cita.

Lo primero que Sayra le aclara es que ellos no trabajan directamente con los niños, sino que capacitan a los adultos para que ellos a su vez ayuden a los pequeños que están a su cargo. Tampoco medican ni interrumpen la previa medicación. Una vez aclaradas las primeras dudas, Sayra la presenta con la doctora que hará la valoración. Andrea escucha y le reconforta saber que todos los programas y talleres van encaminados a estimular neurológicamente a su hijo, y a fortalecerla a ella emocionalmente; algo en lo que no había reparado y que ahora sabe es algo fundamental para ser el soporte adecuado de su hijo.

Esta vez, Andrea regresa a su casa, pero con una sensación de confianza. En EG le han entregado un programa personalizado para empezar a trazar un nuevo camino con su hijo. Además, se inscribió al taller gratuito de los martes, Creciendo juntos; un grupo de autoayuda en el cual se comparten experiencias con personas que viven una situación similar.

Al igual que Andrea, yo me intereso por saber más de EG. Para mi sorpresa, descubro que este mes celebran su primera década; diez años de orientar y acompañar a las familias sinaloenses. Una institución de asistencia privaba (IAP) que nace por el interés de compartir una experiencia familiar de amor, voluntad y éxito. Converso un poco con Sayra y me entero que además de Culiacán, la injerencia de EG ha tocado directamente a familias de Los Mochis y La Cruz de Elota. Ha llegado a escuelas y a instituciones públicas y privadas. Publican y distribuyen mensualmente un boletín con información especializada y tips de neurodesarrollo. Ofrecen talleres y conferencias, organizan eventos, establecen convenios de colaboración, canalizan casos, reciben a estudiantes para prácticas de servicio social... Sayra, encargada del departamento de Vinculación, no oculta el entusiasmo por pertenecer al equipo de EG. Lleva cuatro años en la institución y supo de ésta por una campaña llamada Adopta un cochito y dale un cachito. Una de sus mayores satisfacciones es recibir a las familias y sentir que en EG se les abre un nuevo horizonte; tal como le acaba de suceder a Andrea.

Enhorabuena y que vengan ¡muchos años más!

Comentarios: majuliahl.@gmail.com

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades