Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
COLUMNA
LAS ALAS DE TITIKA: No apagues mi fuego
Espantado, abrió los ojos. La tenía encima de su cuerpo. No era un sueño, él estaba despierto y ella lo observaba
María Julia Hidalgo
16/02/2020
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

Espantado, abrió los ojos. La tenía encima de su cuerpo. No era un sueño, él estaba despierto y ella lo observaba. Estaban allí, recostados cara a cara. Le sonrió sorprendido ¿Qué pasó?, le dijo. Ya no te quiero. ¿Cómo? No sé, ya no quiero estar contigo.

Intentó incorporarse. ¿Qué dices? estás bromeando. No. Ya no te quiero, me voy. ¿Pero qué dices, qué pasó. No pasó nada, simplemente ya no siento nada por ti. Tragó saliva y su aliento era amargo. Intentó levantarse, ella no lo dejó. Lo observaba como si fuera la primera vez que lo tuviera de frente, que descubriera sus ojos, su nariz, un nuevo lunar. Guardaron silencio.

Pasaron los minutos. También la observó. Nunca le había dicho algo así, su tono era determinado. Habló como si jamás hubiera dicho otra verdad. Cerró los ojos y se deslizó, quedó pegada a su costado. Ambos veían el techo. Sus miradas quedaron fijas en la lámpara, esa que él había comprado sin consultarle y que fue la causa del primer disgusto

¿Era una lámpara la causante del desafortunado momento?, ¿designios del feng shui, como siempre decía ella? No, él regresó, aquel día, con la lámpara, porque le contó la mentira más inverosímil, le dijo que no había llegado a dormir porque atropelló a una perra y los perritos se habían quedado desprotegidos y tuvo que llevarlos a la casa de una amiga que se dedicaba a rescatar animales maltratados y abandonados.

Pero su amiga no estaba en casa y tuvo que tocarle al vecino para contarle el cuento del atropello y pedirle que si él se podía encargar de los cachorritos hasta que llegara la amiga pues él debía llegar a casa, que seguro su esposa ya estaría muy preocupada. ¿Y por qué no le llamas por teléfono?, le preguntó el hombre. Es que usted, no sabe, con el enfrenón, mi móvil salió volando y se estrelló, pero no me importó, con tremenda lluvia no podía dejar morir a los perritos. Lo bueno que a la lámpara no le pasó nada…

¿Se apagó el fuego?… ¿en qué momento nos llegó esto? Es una crisis más, seguro se le pasará. Cuántas veces en el bar, al filo de las cervezas, has escuchado a tus amigos hablar sobre sus propias crisis. Los has escuchado decir: "ya no la aguanto”, “por qué no se larga”, “es intolerable, le falta imaginación, sentido del humor”.

Tú los has consolado: “se le pasará”, “así son ellas, medias locas”, aunque pienses que ya es caso perdido. Te alegra saber que lo de ustedes va muy bien. No se los dices, tienes que ser solidario, alentarlos y darles ánimo. Eso hacen los amigos. Pero ella no te da tiempo, mira dónde están ahora.

Piensas en eso mientras tus ojos siguen fijos en la lámpara. Intentas descifrar lo que piensa ella. Optimista, imaginas: “no soportaré los domingos, él sabe que son mis peores días, que tenemos un plan fijo”.

Acomodas las ideas, te aterra saber lo que realmente está pensando. Nunca le habías escuchado ese tono. Nunca te había asustado como ahora. Nunca…, ella toma su mano; la siente tensa. ¿Me das un cigarro?, le pregunta ella. Pero si tú no fumas. Eso crees tú. Le da un beso y se marcha.

 

Comentarios: majuliahl@gmail.com

 

En tiempos de incertidumbre, informarte bien es prioridad

En Noroeste estamos concentrados en informarte con precisión, oportunidad y verificación sobre los impactos sanitarios y económicos del Covid-19 en Sinaloa y México.

Es por ello que todos los contenidos relacionados con ese tema será abiertos a todo el mundo gracias a nuestros anunciantes y suscriptores. Si quieres apoyarnos, te invitamos a suscribirte aquí:

Noroeste Premium


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
josé leonides alfaro bedoy
De pronto, aunque increíble, puede ocurrir. Los sentimientos humanos suelen ser impredecibles...
Recomendamos para ti

Oportunidades