Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Llegan los Reyes Magos
Llegan los Reyes Magos
Samuel Parra
07/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
MAZATLÁN._ Ayer los mejores momentos de 2008 comenzaron para cientos de niños en Mazatlán, uno de ellos madrugó porque los Reyes Magos llevarían un telescopio hasta la puerta de su casa.
Los padres de Fernando Alexis Hermández hicieron una promesa a su hijo, pronto las estrellas serían alcanzables para él..., así sucedió.
"¡Me dieron mi telescopio! Por qué tardaron tanto me estaba dando sueño", expresó el niño feliz porque la campaña Se Busca un Rey Mago cumplió su sueño.
Desde el Estero del Infiernillo hasta colonia La Sirena, pasando por Loma Bonita, Universo, Felicidad, Tierra y Libertad y Quinta Chapalita, viajaron Melchor, Gaspar y Baltazar donde entregaron cientos de regalos a niños de escasos recursos.
A la caravana de repartición, que organizó Noroeste, participaron estudiantes del Instituto Anglo Moderno y personal del Hotel Pueblo Bonito, quienes también por enésima vez regalaron juguetes que llevaban en varias camionetas.
Entre colonias e invasiones los Reyes Magos visitaron más de 10 sitios, los niños perseguían a los vehículos pidiendo un juguete más.
Alrededor de las 8:30 horas cuatro camionetas, cargadas de regalos, avanzaron sobre Avenida Ejército Mexicano entregando el primer obsequio a Brian Viera Deraz, habitante de la Colonia Tierra y Libertad, quien el pasado 31 de diciembre, sufrió el incendio total de su vivienda.
La avanzada se movilizó al crucero de Juan Pablo II e Insurgentes, ahí los esperaba Mirna Zatarain Garzón junto a sus hijas Yésica y Marbella quienes recibieron una casa para sus muñecas.
Con calma los Reyes Magos hicieron otra entrega especial, dos bicicletas y unos carritos fueron entregadas a tres hermanitos en la Colonia Quinta Chapalita.
El éxito de la campaña pertenece a los lectores de Noroeste, quienes lograron conectarse emocionalmente con las historias publicadas en este diario que reflejaban los deseos de los niños.
Uno de los relatos presentó a Brian Fernando Rubio Castro, habitante de la invasión El Palmito, él podría involucrarse en el ámbito científico porque recibió lo que tanto había pedido, un juego de química.
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades