Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
EDUCACIÓN EN LA FAMILIA
Lo que nos toca enseñar en casa
La columnista sugiere reflexionar sobre cómo vivir los valores y hacer de ellos nuestras virtudes
Yolanda Waldegg de Orrantia
28/02/2020
Marcar como favorita

Si les pareció que la lista anterior es larga, resulta que es más larga, y sí, son muchas las cosas, y las virtudes, que así se llama la repetición de actos buenos hasta lograr que sean hábitos, claro que no aparecen como hábitos sin ejercitar otras virtudes: como perseverancia, fortaleza, paciencia, se ejercitan todas y se fijan las nuevas.

Comprenderán, no es bajo el cuidado de empleada del hogar, los abuelos o nanitas, sino bajo la supervisión de los padres, que ya se pusieron de acuerdo antes y saben lo que quieren lograr, supervisar significa quitar la vista de lo que nos pueda distraer de nuestro cometido, comenzando por los celulares, tablets, series de televisión, exceso de vida social, etcétera, (no son malos, pero los excesos sí) y ponerla en nuestras metas.

La formación de seres humanos es el negocio más importante que pudieran tener entre manos, lograr que terminen siendo buenas personas el mejor éxito, mejor triunfo de sus vidas.

¿Que nos faltó en la lista? Pues eso de lo que se habla, pero no se practica, los valores, que no son otra cosa que virtudes humanas (de las que no está de moda hablar porque suena a religioso).

¿Como cuáles? Comencemos con la amabilidad, ser cariñoso y gentil con los demás y la mejor manera de enseñarlo es que vean a sus padres ser cariñosos y gentiles con todos, incluyendo el barrendero de la calle, el que cuida coches en el estacionamiento, la cajera de la tienda y los que andan atendiendo o trabajando dentro, el que lava los coches, los puesteros del mercado, los meseros del restaurante, nuestras amistades y, obviamente, entre la familia, dar gracias frente a los halagos o préstamos o servicios, compartir nuestras cosas, habrá que decirles algunas veces “da las gracias” porque luego les da pena, pero que nos vean.

Otra: respetar la diversidad, nos tachan de ser discriminatorios en México y es verdad, hay que quitarlo, enseñando que somos iguales, independientemente de la apariencia física, el color de la piel, la vestimenta, las costumbres, la religión, nacionalidad, origen, trabajo y cualquier otra cosa, debemos mostrar una mente y cultura sanas y abiertas, donde la comprensión y solidaridad vayan de la mano, con cuidado.

Un pordiosero chamagoso merece tanto respeto como el gerente general de la gran compañía, por ser persona igual a cualquier otra, no sabemos sus circunstancias, por eso no podemos juzgar, un trabajo aunque sea de limpiar alcantarillas, mientras sea honrado, es tan digno y necesario como el del gerente.

Las inclinaciones sexuales de otros son su asunto, no necesitamos aceptarlas y dar por buenas, pero a las personas se les debe respeto. Ayuda que lean cuentos sobre otras culturas, viajar con ellos cerca o lejos abre los horizontes.

Seguimos con amistad: es uno de los valores más importantes, el que más falta les hará a lo largo de su vida, la idea es que sepan ser buenos amigos, no solo amigos de travesura, de pachanga y locuras, que van incluidas en algún momento, pero no siempre.

Hay que poner las condiciones de que encuentren amigos apropiados aunque suene raro, pero sí, si el nivel económico no es parecido, alguno se sentirá incómodo, aparecerá la envidia y las necesidades que no son, se sentirá mirado menos, si son de cultura diferente lo mismo va a pasar, se necesita una madurez que los niños y jóvenes no tienen todavía, pero nos necesitan ver para adquirirla.

Además, no queremos que les pasen costumbres que no van con nuestros principios, como hablar con palabrotas, jugar peligroso, mentir y cosas así.

Otra, tolerancia: debemos enseñar que es muy importante escuchar a los demás, auch ¿sabemos escuchar nosotros?, ¿se escuchan entre sí los papás?, ¿escuchan a los hijos?, ¿dejo lo que estoy haciendo para ponerle atención a quien me lo pide?

Se me hace que ahí hay trabajo qué hacer, hay que enseñarles a intercambiar ideas sin peleas y respetar la opinión de los demás aunque no la compartamos, es la clase de cosas que hoy nos están faltando tanto.

La perseverancia: Enseñar a que si algo no nos sale bien, no pasa nada si volvemos a comenzar las veces que sea necesario, hasta dominar lo que queremos alcanzar, cualquier atleta sabe que no puede salir mañana a correr el maratón, si antes no comenzó por 3 kilómetros, ni se llega a ningún logro sin intentarlo, muchas veces sin estudiar intensivo, trabajar duro, caer y levantarse.

Enseñarles que lo que vale la pena cuesta y si tienen alas de águila no pueden quedarse como aves de corral. Como ven, es mucho trabajo, de que estar pendientes todo el día todos los días, hay que hacer ajustes y renunciar por el tiempo que sea necesario a cosas que nos gustan, luego las recuperamos, son pocos años los más importantes y vale la pena, si ponemos ganas un hábito tarda cuando mucho 15 días en conseguirse, perseverando.

 

En tiempos de incertidumbre, informarte bien es prioridad

En Noroeste estamos concentrados en informarte con precisión, oportunidad y verificación sobre los impactos sanitarios y económicos del Covid-19 en Sinaloa y México.

Es por ello que todos los contenidos relacionados con ese tema será abiertos a todo el mundo gracias a nuestros anunciantes y suscriptores. Si quieres apoyarnos, te invitamos a suscribirte aquí:

Noroeste Premium


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades