Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
INNOVACIÓN
Los arquitectos que hicieron de la escuela una aldea para los niños
El mazatleco Érick Pérez y Estudios Macías Peredo diseñaron el Colegio María Montessori de Mazatlán y su proyecto le ha dado la vuelta al mundo
Sibely Cañedo
23/05/2018
Compartida 335 veces
Marcar como favorita
Foto: Juvencio Villanueva

Inspirados en la idea de una educación que gira en torno a los niños, el arquitecto mazatleco Érick Pérez Páez, su empresa EPA Arquitectos y Estudios Macías Peredo de Guadalajara diseñaron el Colegio María Montessori de Mazatlán. Tenían el reto de planearlo y construir la primera etapa en sólo siete meses. Entonces no imaginaban el impacto internacional que alcanzaría su proyecto.

Todo empezó cuando la directora del plantel, Paulina Carrillo, les pidió que construyeran un edificio que fuera una obra de arte, acorde con los principios del método Montessori. La premisa siempre fue que la educación no es lineal sino concéntrica, donde el centro de todo son los estudiantes.

Como resultado, este equipo de trabajo hizo del espacio escolar una “aldea” donde las aulas son como pequeñas casas para que los niños jueguen, aprendan y descubran el mundo por sí mismos, impactados por formas hexagonales y triángulos, muy poco comunes, pero con un efecto visual impactante.

En entrevista con Noroeste, Érick Pérez relató cómo fue este proceso creativo, cómo jugaron y experimentaron con formas, círculos, poliedros y, finalmente, hexágonos, que correspondieron con las seis áreas del conocimiento en este sistema educativo: lenguaje, matemáticas, cultura, vida práctica, ciencia y sensorial.

En agosto de 2016, a manera de células interconectadas, terminaron de edificar seis de los 19 módulos que conformarán en su totalidad esta aldea del conocimiento. La obra se realizó en un terreno de 2 mil cien metros cuadrados en la Marina Mazatlán y que, en su máxima capacidad, podrá albergar un total de 800 estudiantes de maternal, preescolar y primaria.

El objetivo del equipo era crear algo realmente innovador. Y decidieron publicarlo en la revista de arquitectura más importante en el mundo, ArchDaily. El artículo salió a la luz en junio de 2017, tras lo cual sobrevino una serie de reacciones que no se esperaban.

 

 

Un proyecto para premio

“Lo publicamos en el portal de arquitectura más importante del mundo. A partir de ahí se viene una serie de llamadas y de interés del mundo, no sólo de México...”, contó el arquitecto desde su despacho en una casona del Viejo Mazatlán, mientras repasaba las imágenes del proyecto.

Además de estar incluido en el libro “Radical: 50 Arquitecturas Latinoamericanas” (2017) y resultar finalista en el certamen de Archmarathon, que se presentó en la ciudad de Miami, el diseño del Colegio María Montessori de Mazatlán se ubicó entre los cuatro finalistas del MCHAP Emerge 2018 (Mies Crown Hall American Prize), en el que participaron cerca de 250 propuestas.

Este es un premio bianual que otorga el Instituto de Tecnología de Illinois (IIT por sus siglas en inglés) a lo mejor de la arquitectura emergente en las Américas. Durante la entrega de las preseas en Chicago, el pasado 12 de abril, los autores fueron felicitados por las autoridades de la ciudad y funcionarios diplomáticos, relató orgulloso Érick Pérez.

Otras revistas especializadas que han retomado el proyecto son PLOT, Platform y Arquine, un referente para el acervo arquitectónico del continente.

 

 

Una arquitectura para los niños

El IIT destaca que esta obra logró a cabalidad sus objetivos, pues el reto era construir un espacio pensado para los niños donde estos pudieran desarrollar su imaginación y habilidades, pero también contrarrestar las condiciones del clima en el puerto de Mazatlán, caracterizado por altas temperaturas y elevados grados de humedad.

“Los módulos de las 'casas de los niños' funciona a la perfección, con una cubierta exterior que mitiga el duro clima y el ruido, resaltando un interior suave que integra los materiales didácticos de las seis áreas del aprendizaje del sistema Montessori”, señala el instituto desde su portal de Internet.

El arquitecto mazatleco, quien es egresado del Iteso de Guadalajara (1995-2000) y lleva casi 20 años en esta profesión, piensa que los espacios arquitectónicos y el ambiente construido en una ciudad tienen un efecto directo en la calidad de vida de sus habitantes, por lo que en este caso la idea fue innovar para el espacio escolar.

“Sabemos que el niño es curioso, es creativo, y en esta etapa está en formación de sus capacidades, de sus percepciones, entonces buscamos que los niños que estudien y crezcan ahí puedan ver las cosas de una manera distinta a como las vemos normalmente”, explicó.

Parte de los creadores del proyecto de restauración de la Carpa Olivera y del Parque Héctor Peña, Pérez Páez se encuentra motivado para seguir contribuyendo al desarrollo urbano de Mazatlán. Piensa que este se ha dado de forma acelerada en la zona turística, pero hace falta planeación integral donde se incluya a toda la ciudad.

“Creo que no debemos de perder de vista que Mazatlán es todo, no solamente es turístico. Yo creo que no nos debemos de olvidar de las zonas más adentro de la ciudad (sector norte), donde curiosamente es donde se concentran las mayores cantidades de jóvenes y de personas...”

Para puntualizar, comentó que en esas zonas es necesario construir obras que tengan un impacto positivo en la comunidad. Para ello, agregó, se debería tomar en cuenta el talento local.

 

 

FICHA DEL PROYECTO:

Arquitectos: EPArquitectos, Estudio Macías Peredo

Ubicación: Fraccionamiento Marina Mazatlán

Arquitectos a Cargo: EPArquitectos; Erick Pérez Páez + Estudio Macías Peredo; Salvador Macías Corona, Magui Peredo Arenas

Área: 2100.0 m2

Año Proyecto: 2016

 

 

COMENTARIO DE REVISTA ARQUINE, SOBRE EL DISEÑO DEL COLEGIO MARÍA MONTESSORI.

“Una aldea. El equipo de arquitectos decide esta vez no diseñar un edificio, sino imaginar una célula -el aula- y establecer las reglas que permitan que ésta forme a su vez el campo, el paisaje de pequeñas villas que, a falta de un tejido urbano vecino, teja sus propias plazas y calles sin la necesidad de recurrir a las rejas.”

 

 

FORMAN EL EQUIPO DE EPARQUITECTOS:

Erick Pérez, Sacnité Flores, Guillermo Barrera, Gabriela Rodelo, Catalina López, Jorge Rojas, Roberto Pérez Rubio, Georg Glaubitz.

 

 

 

 

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades