Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Los héroes de blanco, tristemente olvidados. In memoriam del Dr. Padilla
A estas alturas de la pandemia ya la mayoría hemos conocido a personas contagiadas y casos de muertes por el Covid-19
Octavio Robledo
14/07/2020 | 7:59 PM
Marcar como favorita
Foto: Cortesía

octarobledo@hotmail.com

Desde que se activó el puerto a los turistas, constantemente se ve a personas bebiendo alcohol, caminando por todo el malecón y reunidos en “bola” sin mantener el distanciamiento social, todas estas personas están y ponen en peligro a todos, ellos no valoran sus vidas y ponen en riesgo a todos los trabajadores de la salud.

El personal médico y de enfermería se encuentra en primera línea para combatir el virus Sars-Cov-2, están más que expuestos, y tiene mayores riesgos de contagiarse, son los que se encuentran luchando contra la pandemia del coronavirus, son los que han observado a esta enfermedad directamente a los ojos.

Muchos médicos y enfermeros han fallecido en el proceso. En muchos casos, los profesionales de salud reclaman que no han contado con los equipos de protección adecuados o suficientes desde que se inició la pandemia en sus países.

A estas alturas de la pandemia ya la mayoría hemos conocido a personas contagiadas y casos de muertes por el Covid-19, los doctores y enfermeros desde hace meses se visten como astronautas. Los guantes, las batas especiales, los gorros, las caretas y las gafas que te aprietan el rostro, todo un equipo protector ante este virus, pesado, incómodo, y hay que aguantar el calor que produce.

Muchos doctores y enfermeros escriben sus nombres con un marcador en los trajes para reconocer quién es quién. Muy incómodo trabajar así durante más de 15 o 24 horas que puede llegar a durar un turno.

Alrededor de 70 por ciento de trabajadores de la salud que se ocupaban de Covid-19 en las ciudades peor afectadas de coronavirus están sufriendo de agotamiento, según un estudio reciente. Están presentando insomnio, pesadillas, sueño interrumpido, taquicardias, alterados, intolerancia, cansancio crónico, angustia, algo de depresión, alteraciones alimenticias y estrés.

En realidad, este es el momento más difícil para médicos y enfermeros, comentaba una enfermera: “No estoy segura de que quiera seguir en mi trabajo más tiempo, he visto más gente morir en los últimos dos meses que durante cinco años”. Han sacrificado a su familia y algunos hasta están ubicados en un departamento para no correr el riesgo de llegar a contagiar a su familia.

Se preocupa que muchos médicos y enfermeras sufrirán síntomas de trastorno por estrés postraumático (TEPT) mucho después de la pandemia. Esto es, cuando el impacto de una experiencia traumática afecta la vida de una persona, meses y hasta años después.

Para los trabajadores de la salud, esto podría dificultar sus habilidades de continuar trabajando con la intensidad y concentración que sus trabajos requieren.

Son los héroes olvidados, mientras que en otros países son elogiados, aplaudidos, se les da el pase de una fila, o mínimo se cuida la ciudadanía para ya no exponerlos más, aquí seguimos con el desorden, queriendo ganarle al virus con unas cervezas de más, o simplemente caminando y gritando sin ninguna protección.

Una de las víctimas de este virus, el tan querido amigo Dr. José T. Padilla Ortega, un hombre sumamente alegre de esos que te contagian su buen humor, siempre positivo, súper famoso en los partidos de beisbol, inmediatamente se sabía cuándo él entraba al estadio, la cámara lo ubicaba y él la acaparaba, jamás pasaba desapercibido; ya las conferencias del Hospital Marina no serán las mismas sin su presencia, recuerdo que por lo general después de la conferencia nos íbamos a desayunar, Padilla, Zazueta, Santiago y yo, y el Dr. Padilla se encargaba de poner la broma.

Sin lugar a dudas un gran ser humano, entregado a su profesión y a su familia, excelente amigo, fue un placer conocerlo, Dr. Padilla!

“Todos nosotros tenemos un papel crucial que jugar en este momento”, señala. “Debemos asegurarnos de no olvidar lo que médicos y enfermeras hicieron por nosotros”.

 

 

El autor es Psicólogo Clínico y Tanatólogo

Consultas (669) 982.52.36

¡90 días gratis de periodismo!

Mientras tú vuelves a la "nueva normalidad", en Noroeste nunca hemos parado de informarte con rigor y oportunidad sobre los impactos de la pandemia.

Pero no somos inmunes, la publicidad que es nuestro principal ingreso, se redujo drásticamente durante el confinamiento y para continuar haciendo nuestro trabajo requerimos el apoyo de lectores como tú.

Prueba 90 días gratis nuestro servicio de suscripción digital PREMIUM haciendo click AQUÍ.


INFORME COVID-19

Visita nuestra sección especial sobre Covid-19 actualizada en tiempo real - Ir a sección

Suscríbete a nuestro newsletter diario "Informe Covid-19"

Suscríbete a nuestro servicio de Noticias por Whatsapp en este número: 6674318521
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Jorge Gómez
Magnífica persona , se nos fue un gran amigo qepd
Recomendamos para ti

Oportunidades