Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Malas condiciones obligan a comerciantes a cambiar huelga de hambre por plantón, en Culiacán
Los estragos de la falta de alimentos obligaron a los comerciantes a recibir atención médica y mantener un plantón permanente y dejar la huelga de hambre
José Abraham Sanz
24/08/2020 | 12:01 AM
Marcar como favorita
Foto: Alejandro Escobar

CULIACÁN._ Los dos de agremiados de la Unión de Locatarios del Centro de Culiacán que comenzaron una huelga de hambre hace una semana, tuvieron que cambiar de estrategia luego de la última valoración médica, la sugerencia de un doctor y las condiciones adversas que implicaba continuarla.

Ahora, decidieron mantener un plantón permanente hasta que el Ayuntamiento de Culiacán reconsidere la decisión de abrir las calles del primer cuadro de la ciudad que cerraron por la pandemia y que se han negado a abrirlas con otras por las que ya fluye el tráfico de transporte urbano y peatonal.

“Ya tenemos una semana, pero ya no seguimos en huelga de hambre, ahora estamos en plantón permanente, plantón permanente para exigir, puesto que las condiciones climáticas no se prestaron para que nosotros pudiéramos en algún momento prolongar la huelga de hambre”, explicó Miguel Ángel Millán Meza, el presidente de la Unión.

“Aunado al factor de la temperatura, la falta de alimento y la falta de sueño, porque no estábamos durmiendo bien, porque estábamos aquí en la noche, a la intemperie, pasa mucha gente, los carros juegan carreras, está en riesgo constante uno porque no hay seguridad ni vigilancia, no tenemos nosotros, digamos, una patrulla para que esté pendiente de nosotros, porque estamos afuera en la calle y luego que teníamos que estar cuidándonos entre nosotros”.

Dijo que por cinco días, él y su compañero Alejanro Angulo Urías podían dormir sólo tres horas, luego de intercambiarse guardias nocturnas, algo que físicamente los desgastó más rápido de lo esperado.

“Llegó un momento en que caímos en un sopor, en un sueño muy profundo, que pues lógico los compañeros se asustaron, y luego que mi compañero sufrió una descompensación aún más fuerte todavía, que se desvaneció, entonces en ese contexto, la Cruz Roja vino a auxiliarnos a canalizarnos, nos pusieron un suero... nos llevaron como a la una de la tarde, a la cuestión de la Cruz Roja, salimos de ahí como a las cuatro de la tarde, la doctora que nos atendió ahí nos recomendó cinco días de reposo, de descanso y de alimentación gradual, para poder nosotros regresar al estado en que nos encontrábamos antes de la huelga”, agregó.

“Ahorita ya pudimos nosotros levantarnos, salir de nuevo aquí al plantón permanente, para continuar con la exigencia que se aperturen las calles que permanezcan cerradas, bajo el pretexto de la pandemia, porque pues nosotros vemos que en la Obregón están circulando y tienen mucho tráfico, entonces por qué no se cierra la Obregón, por qué no cierran la Escobedo, la Paliza, otras calles, ¿no?, a nosotros nos mueve porque está perjudicando nuestro centro de trabajo que es el primer cuadro”.

Angulo Urías explicó que antes de que tuvieran que ser atendidos de emergencia, él mismo solicitó ayuda al secretario del Ayuntamiento, Othon Herrera y Cairo, pues desde que instalaron la carpa en las afueras del edificio, llevaron abanicos para hacer más llevadero el calor de la ciudad, pero constantemente los funcionarios desconectan la energía eléctrica de la fachada para no compartirles electricidad.

Esta mañana, tanto al pantalla gigante como la fuente, se encontraban apagadas. Angulo Urías asegura que los trabajadores del Ayuntamiento desconectaron la energía cuando se dieron cuenta que tenían encendidos los abanicos.

“Esa pantalla está día y noche, este contexto evidencia claramente que ellos están boicoteando nuestro movimiento, para quitarnos de aquí, para que no soportemos, pero nosotros estamos estoicamente resistiendo hasta que el cuerpo aguante”, agregó Millán Meza.

El comerciante, quien es propietario de una boutique de ropa de etiqueta para niños y jóvenes, aseguró que nadie del Ayuntamiento se ha acercado a entablar comunicación.

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades