Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Malecón
La rifa del tigre.
El Centinela**
07/01/2008 | 00:00 AM
Marcar como favorita
En su primera semana como Alcalde de Mazatlán, Jorge Abel López Sánchez empieza a ver que no es lo mismo ver los toros desde la barrera que agarrar el capote y enfrentarlo.
Problemas de finanzas en el Ayuntamiento, un servicio deficiente en los Servicios Públicos y críticas por la manera de seleccionar a sus funcionarios han sido los primeros yerros del ex Senador.
Si bien es cierto que la administración panista le dejó cero recursos en las arcas, tampoco es para que Jorge Abel pretexte una crisis y mucho menos el de estar reprochando cada vez que surja el tema.
Para solucionar este problema ya acudió con el Gobernador Jesús Aguilar Padilla, para pedirle una adelanto en las finanzas y la respuesta fue positiva, de haber sido negativa, entonces sí que sería una gran noticia.
La gira a Culiacán, al sexto piso del Palacio de Gobierno, evidencia lo que Jorge Abel reiteró durante la ceremonia de asunción, que estaría en constante comunicación con el Gobierno del Estado.
Otra situación que se está gestando como bola de nieve y que empieza a ser agenda de los medios de comunicación es la nominación de José Luis Franco Rodríguez como director del Instituto de Cultura, Turismo y Arte.
La crítica se da porque al profesor Franco lo agarraron como bateador emergente, porque el nombramiento original recaería en el ex flamante presidente del Consejo Estatal Electoral, Rigoberto Ocampo Alcántar, pero éste aspiraba a seguir comprando casitas en El Cid y se le hicieron poco los 32 mil pesos.

Una de cal
El Alcalde pide para José Luis Franco, recientemente nombrado titular de la Dirección de Turismo y Arte de Mazatlán, el beneficio de la duda. Se entiende y se acepta, tampoco Pepe Franco fue bajado del monte a tamborazos, no hay que olvidar que es catedrático universitario y tenaz organizador de la Feria de las Artes y el Libro en Mazatlán, que en la mayor parte de sus ediciones se ha hecho casi por milagro y terquedad.
Tampoco hay que olvidar que Franco nunca ha contado con el equipo humano, tecnológico, la infraestructura ni la logística con la que contaba Codetur, hoy Cultura.
Desde luego que están aquellos para quienes el arte y la cultura sencillamente no existen en el mundo sin la celestial presencia de Raúl Rico, Enrique Patrón de Rueda y Antonio González, los tres paladines del quehacer cultural patasalada. Vamos, tampoco es para tanto.
Si Franco le mete ganas, inteligencia y no toma decisiones apresuradas, las cosas le pueden salir bien o mejor que a su antecesor.
Por ahí se rumora que para la velada de Juegos Florales, Franco programó a la Orquesta Sinaloa de las Artes y a Delfos, sin un solista visible. La verdad es que desde este personal punto de vista, sí merece la pena y la ocasión la contratación de uno de esos fenómenos populares de la música, recuérdese el espectáculo de un Di Blasio o una Eugenia León, algo para plato fuerte de la noche.
Delfos es de probada calidad, sin duda, de primer mundo, lo mismo que la Orquesta, pero la producción de estos dos excelentes grupos es también un poco para iniciados, no todo mundo gusta de la música clásica y la danza contemporánea. Si no, pelen el ojo para ver si ven por ahí a Ronaldo González, verán que no.
Habría que recordarle a Franco que el Carnaval de Mazatlán es para echar la casa por la ventana. Y como dice el mismísimo Gerardo Ascencio, gurú de la Feria de las Artes, hay que traer lo mejor de lo mejor, incluso lo mejor del mundo. Tiene que pensar en un Joaquín Sabina, en un Raphael, en Luis Miguel o en cualquiera de ellos que haga de los Juegos Florales una velada inolvidable para muchos, para la mayoría.
Ahora también habría que ver si Franco tendrá el respaldo del Ayuntamiento y no que por ahorrarse unos centavos vayan a hacer un carnavalito escuelero, pues por ese lado también le estarían pegando a Franco.
En lo que respecta al alcohol, les recuerdo que a Enrique Vega hubo quienes le cuestionaron que no hubiera bebido una gota de cerveza en su vida trabajando para el Carnaval, eso cuando trabajaba en Codetur al lado de Raúl Rico.
Es imposible darle gusto a todo mundo, compadre.
Y el clamor de quienes lo conocemos es: Franco, tápanos la boca, por favor.

Esperanza en justicia
Con el retiro voluntario de Jorge Romero Zazueta como Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado posiblemente termine una era en el Poder Judicial de Sinaloa.
El abogado cumplirá 15 años como Magistrado dentro de poco y, por lo tanto, deberá jubilarse, así que no le quedó de otra que solicitar a sus compañeros magistrados del tribunal que no lo reeligieran.
Romero Zazueta sostuvo en sus manos la balanza de la justicia en la entidad durante 14 años, tiempo en el que el STJE fue el más opaco, o por lo menos el más hermético, de los tres poderes de Sinaloa.
Además de las partes involucradas en los litigios, los más beneficiados o perjudicados con el relevo serán los abogados, quienes a diario tienen que lidiar con el aparato de justicia.
Nadie mejor que ellos sabe, por experiencia personalísima, si los magistrados, jueces, secretarios de juzgados y demás personal trabajan verdaderamente para cumplir la frase "justicia pronta y expedita".
Por lo pronto, los litigantes consideran positivo y oxigenante que Canuto López López haya sido elegido nuevo Magistrado Presidente del STJE.
Al nuevo titular del Poder Judicial lo eligieron con 10 votos a favor y uno en contra, del Magistrado Claudio Gámez Perea.
El consejero cónsul (que cargo tan rimbombante) de la Federación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México, Moisés Tapia Tapia, señala que el cambio es una oportunidad para que la justicia sea administrada con más rectitud y que cuiden que no haya corrupción en los tribunales, por lo que el reto de López López es desterrar algunas prácticas deshonestas que todavía se presentan en el tribunal.
El presidente del Colegio de Abogados Norma Corona, Rogelio Macedo Peña, resalta que siempre se da línea a los jueces, lo que daña enormemente al sistema judicial (y las partes involucradas en los juicios).
Se entiende que como tarde o temprano tendrán que acudir al tribunal, los litigantes tienen que emitir declaraciones con mucha prudencia, no sea que después les cobren factura.
Pero quien no se detiene ante posibles represalias es el abogado litigante Luis Alfonso Valenzuela, ex presidente del Colegio de Abogados Alberto Sánchez González, quien desde hace años sostiene y denuncia presuntas prácticas corruptas en el Poder Judicial.
Sin rodeos ni meandros discursivos dice que Jorge Romero Zazueta deja un Supremo Tribunal impregnado de tráfico de influencias y prácticas de corrupción.
Según Valenzuela, el hasta el sábado Magistrado Presidente, aprovechaba que sostenía en sus manos la balanza de la justicia para inclinar a favor de quien se le antojara.
Llama incluso dictador a Romero Zazueta, y a Canuto le otorga el beneficio de la duda.

Malecón es columna institucional de esta casa editorial
malecon@noroeste.com
Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades