Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Militares dejaron descubierto a Culiacán durante el jueves negro: Diputado
Critica Mario Rafael González, presidente de la Comisión de Seguridad del Congreso, que elementos castrenses de la base El Sauz se encontraban en otros estados mientras ocurrían los enfrentamientos en la capital sinaloense
Sibely Cañedo
19/10/2019 | 1:42 PM
Marcar como favorita
Foto: Carlos Zataráin

MAZATLÁN._ En su análisis del operativo fallido para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo del “Chapo” Guzmán, en Culiacán, la comisión de seguridad pública del Congreso del Estado criticó que los elementos del complejo militar El Sauz se encontraban en otros estados dejando descubierto a Sinaloa, a pesar de ser el estado que paga la manutención de los 3 mil 500 soldados que allí viven y la de sus familias.

“No estuvieron el día de los lamentables hechos del Jueves Negro; estaban en otras ciudades:

3 mil 500 soldados que se encontraban en El Sauz no están en sinaloa, es una base para sacarlos a diferentes ciudades del norte, cuando nosotros pagamos y construimos esa base militar”, criticó el diputado Mario Rafael González Sánchez, presidente de la comisión mencionada.

 

La ciudad militarizada de El Sauz, que consta de 100 hectáreas al sur de la ciudad de Culiacán, campos de entrenamiento y unidad habitacional, fue inaugurada el 27 de noviembre de 2018, unos días antes de que Enrique Peña Nieto concluyera su mandato como Presidente de México. Todo ello con la finalidad de reforzar la seguridad en los estados de Durango y Sinaloa. Se invirtieron cerca de 800 millones de pesos de Gobierno del Estado para albergar a la Tercera Brigada de la Policía Militar.

Después de los acontecimientos que paralizaron a la capital sinaloense el 17 de octubre, el legislador del Partido del Trabajo pidió que se le dé prioridad a Sinaloa como un punto estratégico en la seguridad nacional y la seguridad pública.

Recordó que el propio secretario de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno federal, Alfonso Durazo, reconoció que muchos de esos policías militares no se encontraban en Sinaloa, cuando ocurrieron los enfrentamientos y los criminales tomaron la capital del estado.

“No es posible que podamos seguir de esa manera. Tenemos que asegurar primero a Sinaloa, si ellos están viviendo en una base con sus familias, necesitamos que le den debido cumplimiento al estado”, insistió.

El diputado por el distrito 21 estuvo en Mazatlán para dar a conocer su primer informe de labores legislativas, donde destacó sus gestiones para dignificar la labor de los policías y a sus familias.

El operativo: error tras error

Aunque el diputado Mario González Sánchez avaló la decisión del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de liberar a Ovidio Guzmán para evitar la pérdida de vidas inocentes, enumeró varios errores en la implementación del operativo por parte del gabinete de seguridad.

En primer lugar, haber realizado una acción de ese tipo en horas pico en una zona urbana de la capital sinaloense, sin evaluar los probables daños para la población y la fuerza de reacción de la delincuencia organizada.

“Uno: los operativos en Sinaloa no son como en cualquier parte de México. Sinaloa es una entidad sumamente especial; el tipo de personaje que querían detener es el hijo de un gran capo, no cualquiera; no evaluaron las circunstancias, ni planearon el daño colateral que se podía venir”, apuntó el legislador.

En suma: no tuvieron la estrategia de salida ni de ingreso ni de nada.

El presidente de la comisión de seguridad pública agregó que los mandos mostraron desconocimiento de la Ley de la Guardia Nacional, que permite a sus elementos ingresar a un domicilio en condiciones de flagrancia.

“La Ley de la Guardia nacional establece un decálogo sobre el uso gradual de la fuerza y poder ingresar a los domicilios sin ninguna orden de cateo, con la flagrancia de haber armamento y casas de seguridad, ahí fallaron, desconocimiento total por parte de los funcionarios del gabinete de seguridad pública”, expresó al calificar este hecho como lamentable.

Encima de esto, mencionó que a la hora que se inició con el operativo alrededor de las 12:00 horas, el presidente Andrés Manuel López Obrador se encontraba en un vuelo comercial, sin acceso a comunicación telefónica. Y por otro lado, se notó la ausencia de los mandos locales, en particular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, lo que arroja señales graves de falta de coordinación o de confianza.

“Si no los tomaron en cuenta, será porque no hay confianza; y si no hay confianza, ¿por qué no piden las destituciones que correspondan?”, cuestionó.

Por último, se pronunció porque los integrantes del gabinete, incluyendo el Secretario de la Defensa Nacional, el General Luis Crescencio Sandoval, sean llamados a cuentas y se rectifique de inmediato la estrategia contra el crimen organizado.

ANTECEDENTES DE UNA CAPTURA FALLIDA:

-El jueves 17 de octubre, a las 14:45 (hora local), un comando del Ejército y la Guardia Nacional patrullaba en el sector de Tres Ríos en Culiacán.

-La primera versión oficial es que se trató de una acción fortuita, donde fueron agredidos desde un domicilio donde se encontraba Ovidio Guzmán López, hijo del Chapo Guzmán, por lo que repelieron la agresión. Lo anterior, según las declaraciones del gabinete de seguridad en una conferencia de prensa ese mismo jueves por la tarde.

-Al tomar control del domicilio donde se encontraba el hijo del capo, la reacción de la delincuencia organizada para reclamar la liberación de Ovidio Guzmán constituyó en enfrentamientos con las fuerzas armadas, amenazas de matar a familias de militares y provocar un caos en la ciudad de Culiacán, donde liberaron reos, quemaron vehículos y obstruyeron vialidades.

-El viernes, en otra rueda de prensa, esta vez en Culiacán junto al gobernador Quirino Ordaz, los integrantes del gabinete reconocieron que sí había sido un operativo de detención, pero mal planeado y “precipitado”, por lo que se tomó la decisión de soltar al hijo del Chapo para evitar muertes de personas inocentes.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades