Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Evangelización, Educación y Cultura
Nemrod y la Torre de Babel
Columna religiosa
Padre Amador Campos Serrano
11/06/2018
Marcar como favorita

Legendaria y mítica la Torre de Babel, surge como un símbolo de la soberbia humana y su afán de imponer su presencia absoluta, pretendiendo dejar a un lado el dominio divino.

El nombre de babel conecta de manera automática con la legendaria torre que pretendía alcanzar el cielo, en los orígenes de las primeras ciudades estado, después del paso a la vida sedentaria de la humanidad.

La mención de babel hace referencia a la aspiración de dominio del hombre, quien, dotado de razón, empezaba a ejercer dominio con los seres de su entorno. Muchas veces esta capacidad de ser pensante del ser humano, único y diferente, cambió su relación con el entorno, olvidándose de origen de todo lo creado, para pretender ser, él mismo, el artífice de la creación.

La leyenda caldea del diluvio universal, también presente en las páginas de la Biblia, hunde sus raíces en la época prehistórica, es decir, en el tiempo acontecido antes de la invención de la escritura, de esa época se rescatan tradiciones que nos introducen en un mundo legendario, del cual surgen nombres y acontecimientos en un mítico en el cual se confunde lo humano con lo divino.

Noé fue el constructor, siguiendo las instrucciones divinas, de la legendaria arca, en la cual la humanidad pudo subsistir, pese a la universal inundación, con ello su familia dio inicio a un renacimiento de la humanidad. Entre sus hijos sobresalen los nombres de Sem, Cam y Jafet.

Siguiendo el hilo de la historia registrada, tanto por la recopilación posterior en la tradición oral en la escritura, como por los vestigios arqueológicos, se nos muestra el nombre de Nemrod, un bisnieto de Noé.

Según la llamada tradición yahvista del pentateuco bíblico, Nemrod era hijo de Cus, el cual a su vez era hijo de Cam y por lo tanto era bisnieto de Noé. Gobernó como un tirano buscando convencer a sus súbditos de que no es Dios quien nos da los logros, sino es el hombre quien alcanza todo, al margen de Dios.

Nemrod es descrito como un poderoso cazador, pero con una actitud opuesta a Dios, a este personaje se le atribuye la probable creación de Babilonia la primera ciudad, capital de la primera potencia imperial de la época.

En datos extrabíblicos se hace alusión a la construcción de la legendaria torre de Babel, símbolo del poder del hombre frente al poder de Dios, aunque otras leyendas lo relacionan con personajes y deidades mesopotámicas.

Más allá de las alusiones fantasiosas, Nemrod puede ser considerado como un personaje que realmente existió en una antigüedad muy remota, aunque su existencia esté rodeada por el mito y la leyenda.

 

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades