Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
VIOLENCIA
Niños de Sinaloa se rebelan a ser secuestrados por el narco
Se rehúsan a caer en los grupos del crimen organizado, y se refugian en actividades deportivas para huir de la violencia que enfrentan en sus casas y la calle
Karen Bravo
03/06/2018 | 6:03 PM
Compartida 41 veces
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

CULIACÁN._ Los niños sinaloenses forcejean, luchan y se rebelan a ser secuestrados por el narcotráfico. Usan el deporte para escapar y son conscientes de la violencia en la que viven, pero la critican y cuestionan a cada oportunidad.

"Somos Valientes" es una docuserie realizada por la periodista Lydia Cacho. En la primera temporada entrevistó a niños de Sinaloa, Yucatán, Ciudad de México, Chiapas y Jalisco.

En la realización del capítulo que corresponde a Sinaloa, Lydia Cacho descubrió la madurez que tienen los niños entre los 6 y 16 años. Señaló que cuestionan la violencia, se rebelan contra el destino manifiesto de ser "secuestrados" por el narcotráfico.

"Todos hablan de huir de 'caer en malos pasos'", señaló la periodista en entrevista para Noroeste.

En cuatro años 43 mil niños, es decir, los menores de 18 años, fueron reclutados por los cárteles mexicanos de las drogas en México, particularmente en el noroeste y noreste del país. El estudio de Norberto Emmerich con la Red por los Derechos de la Niñez lo confirma, explicó la periodista.

El abandono paterno es tres veces más elevado en zonas dominadas por la delincuencia organizada y las desapariciones de niñas dos veces mayor que en el sureste.

Los varones son cooptados para labores de vigilancia denominadas "halconeo" y las niñas en general como objetos sexuales. En ambos casos se les coopta con las características propias del delito de trata de personas, en este caso sería trata para fines de guerra, abundó.

"Sin embargo, las autoridades se niegan a reconocerlo y les señalan como si fuesen niños que voluntariamente se suman a las filas del crimen", agregó.

Las organizaciones civiles tienen que pedir permiso en cada colonia, a los líderes criminales para operar pues la inoperancia de la autoridad política que proteja la seguridad humana es prácticamente absoluta en el 90 por ciento del territorio, detalló Cacho.

"Los niños y niñas lo saben, culpan parcialmente a la prensa y a la televisión por endiosar al narco y a los asesinos", continuó.

La niñez sinaloense tiene un discurso de igualdad de género muy claro y contundente, el más destacado que en los otros cuatro estados que componen la docuserie, detalló Cacho.

"Ven como algo natural que las niñas tengan los mismos derechos y habilidades que ellos; son capaces de reconocer que sus padres y madres son machistas pero ellos no lo son, es muy esperanzador escucharles", dijo.

Señaló la periodista que a la primera violencia que están expuestos los niños es el hogar, narraron historias de violencia paterna y materna. La violencia de la delincuencia organizada, les preocupa el fácil acceso a las armas y que el bullying puede terminar en la muerte.

"Con la niñez sinaloense pudimos corroborar las mentiras que narra el periodismo y la población, los pueblos de los narcos son los más pobres, sin escuelas, con mayor desigualdad y gran violencia familiar, contra mujeres, niñas y niños", narró Cacho.

La violencia sexual es a la que están más expuestas las niñas en Sinaloa, comentó la periodista.

"Encontramos un discurso muy moralino, mucho miedo a hablar sobre sexualidad pero no sobre armas y drogas", detalló.

Sin embargo las pequeñas emprenden acciones para contrarrestar los pronósticos que tienen en contra.

"En Sinaloa encontramos una gran fortaleza en las niñas, rebeldes, claras en sus ideas y metas, fue difícil elegir a las principales entrevistadas sin duda los deportes, en particular el béisbol juegan un papel fundamental para su disciplina personal y sentido de pertenencia", señaló.

En cambio los niños están mayormente expuestos a la violencia criminal y a la paterno-filial, es decir, son golpeados por sus padres para que "se hagan hombres" y aprendan a defenderse.

"El bullying para pertenecer a grupos secundarios de la delincuencia organizada es brutal. Dicen que lo hablan entre ellos, pero nunca con sus padres o familiares", comentó.

"A los niños los seducen con armas, a las chicas con promesas de bienestar y de matrimonio", sentenció.

 

Malala hace valientes

 

La Academia Malala IAP es una escuela donde los niños intercambian tareas por horas de estudio de artes marciales. Ahí mismo los estudiantes cuentan con las herramientas necesarias para poder realizar sus tareas.

En la docuserie Somos Valientes, Lydia Cacho interactúa con estudiantes de artes marciales de la Academia Malala.

Con una serie de preguntas la periodista pregunta la opinión de los niños sobre la violencia que hay en Sinaloa y cómo se afrontan con ella.

La docuserie está disponible en la página www.somosvalientes.mx.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades