Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
'No la quiero en una fosa, porque el día que eso suceda yo sí voy a quemar', la advertencia de Marisol
Ante el Presidente Municipal de Culiacán, la joven abogada que busca a su hermana señala que la ley no existe; Estrada Ferreiro le corrige: sí existe, pero vale madre
José Abraham Sanz
11/09/2020 | 7:17 PM
Marcar como favorita

CULIACÁN._ Marisol tiembla a un ritmo incontrolado. Aspira, respira a como puede. Sostiene con ambas manos una pequeña cartulina enmicada con la foto de su hermana, y la suelta de vez en vez con la izquierda para reacomodarse su cubrebocas.

El tono de su voz es el de alguien enojado, dolido, herido. Harto. Por eso es que se pronto parece perder el control y revienta sus puños contra el cedro de la mesa del Salón del Cabildo del Ayuntamiento de Culiacán, es evidente, que como muchas otras de las Sabuesos Guerreras, tiene mucho que reclamar.

Marisol llegó con una veintena de sus compañeras de búsqueda poco después de las 5:00 de la tarde del jueves 10 de septiembre, como respuesta a una convocatoria que hicieron colectivos de mujeres activistas para exigir la destitución de una funcionaria que dijo que las dos jóvenes de 14 y 16 años que fueron asesinadas el día 2, y sus cuerpos fueron quemados, eran “ingobernables”.

Y no era cualquier funcionaria, sino la Procuradora de los niños, niñas y jóvenes del Sistema DIF Culiacán.

Por eso que aunque la funcionaria difundió un video con su renuncia firmada pocos minutos antes de las 5:00 de la tarde, no frenó la marea de hartazgo y enojo de las mujeres que exigen, como en muchas otras partes del País, un alto a la violencia.

Después de unos minutos, el Alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, aceptó abrir las puertas del Salón de Cabildo para sostener un encuentro con 10 representantes de las manifestantes. Marisol no quiso perderse esa oportunidad y subió con la comitiva, rodeada de medios de comunicación.

Fue la segunda en tomar la palabra cuando Estrada Ferreiro se sentó frente a las mujeres.

“Yo quiero presentarme con usted”, le gritó.

“Quiero que vea la foto de mi hermana porque muy seguramente estoy que no la conoce”.

Un año sin Mayra; no hay nuevas pistas

Marisol busca a su hermana Mayra desde hace un año y casi siete meses. Decidió unirse a Sabuesos Guerreras, un colectivo independiente que ha destacado por su valentía en las búsquedas de sus familiares desaparecidos en Culiacán y Sinaloa.

La familia de Mayra ya no supo de ella luego de que salió de Culiacán con su pareja con rumbo a Guamúchil desde el 15 de febrero de 2019; es madre de tres pequeños.

La furia de Marisol estalló cuando recordó el motivo de que las mujeres se hayan reunido ahí. De cómo la autoridad, en muchas ocasiones, justifica que las víctimas aparezcan asesinadas, como lo que acaba de ocurrir con la funcionaria diciendo que las jóvenes de 16 y 14 años eran “ingobernables”.

Marisol no puede ocultarlo. Detalla cómo es que ahora, de la misma forma en que está sentada frente al Presidente Municipal de Culiacán, ya estuvo sentada frente al Fiscal del estado, Juan José Ríos Estavillo, el mismo que hace más de 20 días la detuvo y le dijo no la busques, yo te la voy a traer”.

Se encabrona, y se nota, porque ya pasaron todos esos días 21 y no ha obtenido respuesta.

“La vida y ese motivo me orilló a buscar con estas mujeres de lucha, porque las autoridades, ninguna autoridad, hizo nada por buscar a mi hermana, ¿y sabe por qué? Mi hermana no tenía un tatuaje, mi hermana no era lesbiana, mi hermana no era drogadicta, mi hermana era una madre... es una madre de familia, tiene tres niños chiquitos”.

“¿Qué van a decir a Mayra?", cuestiona a gritos, para no imaginar que a su hermana la puedan tildar de algo.

“¿Por qué no buscan a Mayra? ¿Qué han buscado de Mayra? ¿Qué saben de Mayra? Nada”.

Cuando Marisol decidió contar detalles de lo ocurrido a los medios de comunicación, aseguró que la Policía de Investigación logró rastrear la última localización de su teléfono celular en La Ciénega de Casal, un pueblo que pertenece al municipio de Salvador Alvarado, en la región centro norte de Sinaloa.

“¿Y por qué no buscan ahí? Porque tienen miedo, porque los mismos policías investigadores y el mismo Ministerio Público me lo ha dicho: no me puedo meter ahí, porque es zona de riesgo... entonces, me pregunto, ¿qué hacen las autoridades? ¿El Ismujeres conoce el caso de mi hermana? No. ¿El DIF, ha buscado a mis sobrinos? Tampoco. ¿Qué apoyo hemos tenido nosotros, señor Presidente? Ninguno”, expresa.

“Y sí, voy a admitir, nunca lo he buscado a usted, porque he estado con 'los de arriba' y no me han visto, me ven y me mienten, y yo ya no quiero, y no quiero encontrar a mi hermana en una fosa, yo quiero a mi hermana con vida, porque viva se la llevaron, y Mayra no era una delincuente, ¿qué van a decir de Mayra? ¿Qué va a decir la Procuradora de Mayra? ¿Qué va a decir? ¿De qué manera va a revictimizar a mi hermana?”.

Marisol hace una pausa y dice en tono desafiante al Alcalde: "Vea la foto de mi hermana".

“Mi hermana no estaba tatuada, mi hermana no era ingobernable, ¿qué van a decir las autoridades cuando busquen (y encuentren) a Mayra? La quiero viva, yo no voy a permitir más tanta omisión de parte de las autoridades y tanta burla, ya me cansé, ya me enfermé”.

La joven mujer recalca que es abogada de profesión y en algún momento de la intervención asegura haberse cruzado con el propio Estrada Ferreiro, quien también es abogado, en litigios en tribunales.

“Soy abogada de profesión y la ejerzo con mucho orgullo, pero la ley no existe y lo digo porque la conozco. No existe y menos aquí en Culiacán”, expresa.

“Sí existe, pero vale madre”, responde el Presidente Municipal.

“Vale madre, así es”, completa Marisol.

Marisol continúa; por micrófono del salón de Cabildo, ante cámaras y celulares que transmiten en vivo desde la protesta de las mujeres y ahora su intervención, pide: ya no más asesinadas, ya no más quemadas, ya no más desaparecidas, y ya no más muertas.

Luego revela algo que demuestra con hechos lo que los propias policías y agentes del Ministerio Público, que la zona es de alto riesgo, que hasta ellos temen investigar ahí.

“Ahorita y ayer fui y me cambiaron los investigadores (encargados del caso de Mayra) y no se me notificó, fui a que me notificaran en persona y tampoco quisieron, no pudieron, porque el Ministerio Público no sabe quiénes son mis investigadores ahora”, expresa.

“Temo por mí, temo por mi mamá y temo por mis sobrinas, porque por el caminar me he dado cuenta que el hacer ruido también te mata y también te desaparece, y cada vez que salgo de esa oficina del Ministerio Público me encomiendo a Dios y que Dios me cuide, porque ahorita para ellos es más fácil y más barato desaparecerme”.

Marisol repite el mismo argumento que la convenció de entrar a esa reunión con el Alcalde, y a tomar el micrófono: Mayra no es nada lo que ahorita se dice por lo que ustedes se escudan, se lavan las manos diciendo que es que era esto, era lo otro, andaba con tal y andaba con quién sabe quién. Marisol tiembla otra vez, bota en la silla y sus puños sujetando la fotografía enmicada de su hermana rebota con el estruendo, ignorando el dolor de su piel, de sus huesos y sus sangre molida. “Mayra no, Mayra no era eso y ¡¿por qué a Mayra no la han buscado?!”

“No la quiero en una fosa”, respira, reacomoda su cubrebocas. “Porque el día que eso suceda yo sí...”, respira hondo otra vez, aprieta el tono y advierte: "¡Yo sí voy a quemar y yo sí me voy a arrastrar!, porque ya lo hice, porque ya he vivido... porque estoy muerta en vida, porque como lo dijo María Isabel (la líder de las Sabuesos Guerreras) caminamos como zombis y si por quemar me van a matar, que lo hagan, pero yo no quiero a mi hermana muerta”.

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades