DATOS OFICIALES
Pese a repunte, economía de Sinaloa no está para presumirse: Figueroa Elenes
Para el economista los números favorables en el primer trimestre de 2018 de Quirino Ordaz Coppel deben ponerse en contexto y no ser triunfalistas
José Alfredo Beltrán  -  12 Septiembre 2018
Rafael Figueroa Elenes

De acuerdo con los últimos datos oficiales la economía sinaloense “parece recuperarse”, aunque la situación no está para presumirse.

Para el doctor en Economía Rafael Figueroa Elenes los números favorables en el primer trimestre de 2018 de Quirino Ordaz Coppel deben ponerse en contexto, y no ser triunfalistas.

En todo caso, dice, de “focos rojos” pasamos a “focos amarillos”, y no debe perderse de vista que la economía estatal sigue rezagada entre los estados del Noroeste.

El catedrático de la UAS analiza las últimas cifras publicadas por el INEGI, en torno al comportamiento económico de las entidades federativas en el primer trimestre del 2018.

El proceso electoral incrementó la economía de Sinaloa, señalan

Para la economía en su conjunto, destaca, en el primer trimestre de este año se observa un importante crecimiento de 4.1 por ciento, si la cifra se compara con el primer trimestre de 2017.

De hecho, asevera, es el crecimiento trimestral más alto en lo que va del gobierno estatal actual, considerando que el crecimiento de los trimestres previos apenas rondaba el 1 por ciento.

“Con ello, en el periodo que comprende de enero de 2017 a marzo de 2018, se alcanza un crecimiento promedio de 1.6”, afirma.

Este crecimiento, agrega, puso a Sinaloa en el lugar siete en el país, por encima del crecimiento promedio nacional que fue del 1.4 por ciento.

Pero hay que resaltar que Sinaloa todavía está lejos de los líderes para este período que fueron Baja California Sur con cerca de 22 por ciento y San Luis Potosí con alrededor del 8 por ciento.

Figueroa Elenes resalta que este comportamiento positivo se vio impactado por un crecimiento extraordinario del sector agrícola.

A la par, se mejoró el desempeño del sector industrial.

Si bien hay números favorables, abunda, “no son precisamente cifras para presumir”.

Y es que es evidente que a pesar del destacado crecimiento de la entidad en el último trimestre para el que se tiene registro, añade, los “focos rojos” en el Gobierno de Sinaloa y en particular en la Secretaria de Desarrollo Económico pasaron en el mejor de los casos a convertirse en “amarillos”.

Los datos demuestran, abunda, en la alta dependencia de la economía sinaloense a un sector con alta vulnerabilidad y con resultados impredecibles.

El economista considera que hay una coyuntura propicia, con el próximo Gobierno federal, para replantear el modelo local.

Esto en el marco del proceso de la implementación de un nuevo modelo de desarrollo en el país.

Sinaloa, considera, debe replantear una verdadera estrategia de desarrollo regional.

La entidad, insiste, cuenta con un extraordinario potencial, pero por su escaso aprovechamiento la economía muestra un evidente rezago.

“También es verdad que una nueva estrategia nacional se estará construyendo, pero deberán ser los gobiernos locales, los estatales y los municipales, los que tracen las mejores y más adecuadas líneas estratégicas de desarrollo, en tanto son quienes mejor conocen los problemas y los rezagos, pero también las mayores potencialidades”, enfatiza.