Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Ayuda
Pide niña abanico para mitigar calor y ahuyentar zancudos en la colonia Ampliación Bicentenario en Culiacán
“Quisiera un abanico, en la noche no puedo dormir, hay mucho calor y zancudos”, señala
Claudia Beltrán
13/05/2018
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

En casa de Karla, niña de ocho años de edad, se batalla para el sustento diario, así como para llevarla en camión a la escuela.

Sin embargo, ella no sabe cómo sus padres obtienen el dinero y habla en base a sus necesidades personales.

No pide dinero, tampoco alimento, ropa en mejores condiciones, menos una vivienda digna, lo único que demanda es un abanico.

Quiere un abanico para enfrentar las altas temperaturas que se registran en el día, así como en la tarde cuando irá a dormir.

Pero eso no es todo, el abanico no sólo serviría para quitarle el calor, sino para ahuyentar a los zancudos que han provocado en sus piernas muchas ronchas rojas.

“Quisiera un abanico, en la noche no puedo dormir, hay mucho calor y zancudos”, señala.

La pequeña vive en la colonia Ampliación Bicentenario, a un lado del basurón municipal. Su casa está compuesta de lámina de fierro y palos.

El techo es de lámina galvanizada y los hoyos son cubiertos con una lona, material que impide que en tiempo de lluvias el agua no los invada.

Las paredes son de tablas, su piso de tierra. Su humilde vivienda es un pequeño cuarto. Ese cuarto es todo: recámara y cocina.

Karla no es exigente. No quiere abanico nuevo. Con uno que esté en buenas condiciones y le sirva, es suficiente.

El que tiene, es viejo, las tres aspas están sin protección. A veces prende y cuando prende, en cualquier momento se apaga y el calor llega a montón.

La niña está en segundo año de primaria, su maestra se llama Janeth. Asegura que sus calificaciones son ‘más o menos’.

Su cama la comparte con Luis Fernando, su hermanito menor que va al kínder. Pide a los lectores de Noroeste un abanico porque sabe que sus padres, que trabajan en el basurón, no se lo podrán comprar.

 

¿Quiere ayudar a Karla?

Puede llamar a 7598100 para cualquier información o acudir a la recepción de su periódico Noroeste.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades