Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Mazatlán
SABER VIVIR: La muerte zumba
Columna quincenal
Octavio Robledo
18/10/2020
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Hace unas semanas, en una edición por Internet llamada Antología internacional, cuento, poesía, ensayo y narrativa, Covid-19, 30 plumas de varios países, reconocidas por su gran trabajo literario, decidieron escribir sobre su experiencia ante el virus que estamos padeciendo y que, para muchos, es el peor año de su vida, que experimentan muchas familias a nivel internacional.

Al revisar y leer los textos publicados, me llevé la sorpresa que, la talentosa escritora Julieta Montero escribe una carta, que le agradezco el detalle, en donde describe todo lo que ella siente en este confinamiento, cuáles son sus sentimientos y por lo que le pasa en su mente ante lo que nunca nadie habíamos vivido y remata la carta con un gran poema que me sacudió, un poema que

lleva el tema de la muerte, pero la muerte del presente, la que experimenta en estos momentos.

Estamos viviendo con miedos, sobre todo miedo a la incertidumbre de no saber qué está pasando y ni siquiera tenemos la mínima idea de cuándo terminará esta odisea llamada Covid-19, quisiéramos saber la fecha de finalización, pero aún no se sabe, lo importante es crecer en este tiempo, salir adelante, ver nuevas oportunidades, el mundo se estremeció y todas las piezas perdieron su lugar, pero poco a poco nos iremos recuperando. Por lo pronto los invito a leer lo que escribió Julieta.

Mazatlán, Sinaloa a 13 de julio de 2020

Apreciable Octavio:

Desde hace cuatro meses estoy en casa. Ayer domingo salí por primera vez. La banqueta extrañaba mis pasos, las calles mi caminar y mis pulmones el olor salobre de la brisa del mar; así que decidí tomar precauciones elementales como tapabocas, gel, vidrios arriba en el coche y me lancé como a una expedición.

Mi experiencia fue como un viaje espacial, flotaba dentro de una nave a la deriva y desde las alturas tuve una visión triste y apesadumbrada de la tierra.

Me dolió lo que vi: el centro desolado, casas muertas, comercios desahuciados, iglesias cerradas, un malecón a media vida, plazas comerciales solas como islas en medio del Pacífico y la tarde gris, densa y muy cansada; la ciudad en sí muy desaliñada, un poco sucia, terregosa, casi diría que indigente.

Me cuestiono: ¿sería esa visión producto de mi miedo al contagio de esta pandemia?

Lo que si sé, es que regresé triste, dolida, llena de estrés, angustia, ansiedad. Mejor hubiera permanecido en casa, así estaría todavía ciega y hubiera continuado siendo sorda y muda a los efectos del Covid-19.

Ahora solo trueno mis dedos para ahuyentar esta mala vibra, creencia de antepasadas tribus.

¿Crees que deba volver a salir a enfrentar esta realidad hasta que la acepte estoicamente?

Me siento sola en mí y conmigo y mis ojos se llenan de agua, mis palabras zumban con el sonido sordo de la muerte.

La muerte zumba

1

La muerte zumba como agua en el arroyo

y cuesta abajo cae desenfrenada.

Aquí está delante de nosotros

a la vuelta de la esquina

a tres cuadras

en todas las colonias

en el trabajo

en cualquier oficina.

El rostro del Covid cubre su rostro

y un ropaje de fuego la consume.

En el aullido del viento

viaja el lamento como perro herido

y en lluvia las estrellas se desprenden del cielo

y vuelven a surgir otras.

La muerte zumba

zumba

zumba

de sangra por dentro con su llanto interno.

2

Ya no se siembran los cadáveres en la tierra

en una pira moderna llamada crematorio

danzan las almas

hasta quemarse los cuerpos.

Ya no existe cupo en hospitales

el camposanto se saturó de muertos

los hogares se volvieron tumbas

sin ruidos de carretas que sepultan.

Ya no hay más lágrimas

todos los dolores se acabaron

se desangró el mundo por completo

en este virus que se puso una corona.

Por siempre

Julieta Montero.

Octavio Robledo L.

Psicólogo clínico - Tanatólogo

Teléfono consultorio 669 982 5236

Fb tanatólogo Octavio Robledo

¿Te gustó lo que leíste?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a suscribirte por solo $100 pesos al mes y apoyar el periodismo que hacemos para ti con el objetivo de hacer de Sinaloa un mejor lugar para vivir. Haz click AQUÍ.

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Comentarios
Elevemos la conversación
Noroeste cree en la conversación abierta y responsable. Por eso este espacio es exclusivo para suscriptores y usuarios registrados. Opina con respeto.
El resto del contenido es exclusivo para usuarios registrados de Noroeste
Acceso   Registro
Utiliza tu red social favorita
   
Mediante correo y una contraseña
Recomendamos para ti

Oportunidades