Entrar
 Suscribirme 
Este medio electrónico utiliza cookies para mostrar contenido personalizado y publicidad segmentada relacionada con sus preferencias. Si continúa en nuestro sitio o aplicaciones, entendemos que otorga y acepta plenamente que sus datos recabados serán utilizados mediante las disposiciones y términos de nuestro aviso de privacidad.
Sandra Luz lo acusó; lo detuvieron por otro delito y hoy está libre
Luis Gabriel Valenzuela Valenzuela, el gran ausente en el asesinato de Sandra Luz Hernández, la mujer que murió hace 4 años buscando a su hijo desaparecido
Noroeste / Redacción
12/05/2018
Marcar como favorita
Foto: Noroeste

Sandra Luz nombró a Luis Gabriel Valenzuela Valenzuela más de 10 ocasiones ante el Ministerio Público como el posible responsable de la desaparición de su hijo, Édgar García Hernández. La entonces Procuraduría General de Justicia en Sinaloa en ningún momento solicitó alguna orden de aprehensión ante jueces para hacerlo rendir declaraciones.

Hace cuatro años, Sandra Luz fue asesinada y la persona que fue señalada como responsable, Luis Fernando Valenzuela Rodríguez, quedó en libertad porque no había pruebas suficientes. Él, de acuerdo con el expediente, era primo de Luis Gabriel.

En estos cuatro años, Luis Gabriel Valenzuela Valenzuela ya ha sido detenido en dos ocasiones, pero por otros delitos, porque hasta hoy no tiene una orden de aprehensión librada en su contra, según se confirmó por familiares a Noroeste.

“Él ya fue detenido, pero lo están soltando y ya no queremos seguir”, dijo un familiar a Noroeste que solicitó anonimato.

Recuerdan a Sandra Luz a tres años de su muerte

¿Cuándo fue detenido?

Primero cuando fue lo de la emboscada a los militares (el 30 de septiembre de 2016) y ahora que fue lo de la fiesta de Santa Fe.

 

¿Les han notificado a ustedes?

No, lo hemos visto en la prensa y mejor ya no preguntamos porque no queremos que vaya a ser que se vaya contra nosotros.

¿Pero ustedes lo han señalado?

(Sandra Luz) lo hizo varias veces y desde que la mataron nosotros hemos dicho que investiguen a las personas que decía que eran las culpables, pero si ya lo detuvieron y no le han hecho nada, no tiene caso que sigamos, por eso mejor le paramos.

 

¿Desde cuándo pararon?

Cuando vimos que lo detuvieron en Paredones por lo de los militares y que luego salió libre.

 

Noroeste consultó estrados del Poder Judicial de la Federación, en los que establece que en ambas ocasiones en que se le detuvo, Luis Gabriel resultó sin pruebas suficientes para ser acusado.

 

La primera detención: emboscada a militares

El 30 de septiembre de 2016, un grupo armado emboscó a un convoy de militares que trasladaba a una persona herida hacia Culiacán.

La Secretaría de la Defensa Nacional señaló que el ataque fue perpetrado por un grupo del crimen organizado, por lo que emprendió un operativo, del cual resultaron distintas personas detenidas. Además, se hicieron distintos aseguramientos de vehículos y armas, así como un rancho en el poblado Paredones.

En ese lugar también detuvieron a Luis Gabriel. Fue el 22 de octubre cuando se dio a conocer por la Sedena. Pero semanas más tarde fue liberado por falta de elementos de prueba.

 

La segunda detención: la fiesta en Colinas de la Ribera

El 17 de febrero de 2018, la Defensa Nacional volvió a detener a Luis Gabriel, esta vez en una fiesta que se desarrolló en el Fraccionamiento Colinas de la Ribera.

En ese lugar se le detuvo junto con cinco personas; además se aseguró una docena de armas y un jaguar.

Ese operativo duró alrededor de 14 horas, se retuvo a las personas que estaban dentro del local en Colinas de la Ribera.

Semanas más tarde, según los estrados del Poder Judicial, Luis Gabriel volvió a salir libre.

 

Ya pasaron 4 años, ¿entonces quién mató a Sandra Luz?

Luego de la desaparición de su hijo Édgar el 12 de febrero de 2012, Sandra Luz Hernández emprendió la búsqueda. Escarbó tierra en múltiples parajes, y asumió también su papel de víctima a la que las autoridades debían responder con resultados.

Se convirtió en lo que prometió ser: “una piedra en el zapato”. Exigía a la antes llamada Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) que la escucharan, que investigaran; incluso les daba los nombres de los que, aseguraba, eran los responsables de la desaparición de su hijo. Esos nombres los repitió hasta el día de su muerte, pero jamás fueron integrados en el expediente, y por ello, tampoco investigados.

“Son Joel y Gabriel Valenzuela”, diría hasta el último día de su vida.

 

Señalados ante las autoridades

El profesor Óscar Loza Ochoa, activista de derechos humanos en Sinaloa, fue testigo del de las distintas ocasiones en las que Sandra Luz mencionó esos nombres a la autoridad.

Recordó que lo señaló frente al ex procurador, Marco Antonio Higuera Gómez, y también frente al ex director de la Policía Ministerial del Estado, José Antonio Aguilar Íñiguez.

“Me consta que estuvo reiterando la acusación en contra de dos personas, en especial ante el procurador. En presencia mía (lo hizo) no menos de cien veces. Debió haberlo dicho sin mi presencia también”, comentó Loza Ochoa.

Los nombres se integraron en la averiguación previa como simples declaraciones, pero en ningún momento se libró alguna orden para ser interrogados al respecto.

Integrantes del colectivo Voces Unidas por la Vida, que integró Sandra Luz, coinciden en la insistencia de ésta para que las autoridades investigaran a los señalados.

“No tengo cuenta de cuántas veces la escuché, porque cada vez que estábamos frente al Procurador ella los mencionaba. Les decía: están en fulana parte, investiguen. Les señalaba todo con lujo de detalle, pero nunca se investigó”, dijo una de las integrantes, quien solicitó el anonimato.

Sin embargo, después del homicidio de Sandra Luz, el entonces procurador aseguró no haber escuchado nunca esos nombres.

“En el expediente que tenemos de esa investigación, de la que va a poder generarse copias, nunca hubo una comparecencia de ella donde haya manifestado los datos que usted plantea”, dijo Higuera Gómez, en la conferencia de prensa que se otorgó tras el asesinato de la activista.

Sin embargo, el expediente, del cual tiene copia Noroeste, se puede leer en distintas declaraciones de Sandra Luz ante ministerios públicos cómo sí se integró ese detalle, pero no hubo alguna acción judicial, por lo que no fueron llamados a declarar.

“Cuando me entero del asesinato de Sandra Luz, me puse a pensar una y mil veces en que, a final de cuentas ni estaban trabajando sustancialmente para lo que ella trabajó, y que tampoco serían presentados ante la autoridad, porque a la fecha no han comparecido”, dijo Loza Ochoa.

 

Sandra y Édgar, de víctimas a delincuentes

Édgar García Hernández, hijo de Sandra Luz, fue calificado por el entonces procurador Marco Antonio Higuera Gómez, como un delincuente en distintas reuniones con el colectivo Voces Unidas por la Vida.

Más tarde, luego de haber sido asesinada, haría lo mismo con Sandra Luz.

“En una reunión del colectivo Voces Unidas por la Vida con las autoridades, él (ex Procurador) dijo a Sandra que, si ella no sabía que su caso no era como el nuestro, porque su hijo era un delincuente. Ella contestó que si Édgar era un delincuente por qué lo tenía trabajando en la PGJE, que si acaso tenía delincuentes trabajando ahí”, recordó la testigo que solicitó anonimato.

En ese momento Sandra Luz advirtió también que sería una piedra en el zapato para la autoridad, hasta que le entregaran a Édgar, o a quienes lo desaparecieron.

“Tomamos muy a mal el comentario del procurador, le dijimos que no se valía que hiciera eso porque para una madre es muy doloroso perder un hijo. Las acciones que el entonces procurador tomaba con Sandra Luz no nos parecían porque ella era una madre que luchaba por su derecho”, señaló.

Luego de su asesinato, el 12 de mayo de 2014, el ex Procurador señaló en conferencia de prensa también a Sandra Luz como delincuente y cómplice de su hijo Édgar.

 

El día del asesinato

Según el expediente, Sandra Luz Hernández acudió a la PGJE a las 10:00 de la mañana, apenas seis horas antes de morir. Las autoridades la convocaron para hablar de avances en las investigaciones de su hijo, pero no hubo tal.

Después de la reunión, Sandra Luz acudió a una huelga de hambre en el Ayuntamiento de Culiacán, en apoyo a pepenadores de la Cooperativa Progreso. De ahí fue a comer y habló con una mujer que dijo ser vidente. Hizo una cita ese mismo día, pero cuando llegó al lugar que se le indicó un hombre moreno, de 1.75 de estatura y de complexión delgada se cubrió la cabeza con una capucha y le disparó en 15 ocasiones.

Ocho días después, la PGJE presentó a un joven de apellido Valenzuela Rodríguez como el supuesto autor material del crimen. Resultó primo de Joel y Gabriel, los nombres tan mencionados por Sandra Luz, según consta en el expediente

Durante la presentación, Valenzuela dijo vivir en la comunidad de Paredones y reconoció el asesinato. Dijo además que conocía a Édgar, que era delincuente y su madre estaba enterada. Más tarde negó lo declarado, y haber actuado bajo presión de la autoridad.

10 meses después, por falta de pruebas y faltas al debido proceso, Valenzuela quedó en libertad y exonerado de toda culpa.

“Vemos raro que sea primo de las personas a las que señaló Sandra. A ella la siguieron antes de su muerte, no puede ser coincidencia que agarraran tan fácil al supuesto asesino”, dijo una de las integrantes de Voces unidas por la Vida.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/uwJjq4muFJw" frameborder="0" allow="autoplay; encrypted-media" allowfullscreen></iframe>

Notificaciones
Entérate antes que nadie
Recibe notificaciones en tu navegador
Al suscribirte estás aceptando los términos y condiciones de servicio
Te puede interesar..

Oportunidades